Economía

Cristina denunció un "movimiento de pinzas" para voltear al gobierno

La presidenta criticó a Griesa, al gobierno de EEUU y a empresarios locales. La jefa del Estado pidió al BCRA y a la CNV que profundicen los controles sobre maniobras en el mercado cambiario.

Miércoles 01 de Octubre de 2014

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner denunció que hay un "movimiento de pinzas" de grupos concentrados de la economía para "voltear al gobierno con ayuda extranjera". La jefa de Estado ató en esa maniobra las decisiones del juez Thomas Griesa en contra del país, las manifestaciones de funcionarios del gobierno de Estados Unidos, los movimientos realizados en el mercado de cambios por un puñado de bancos y sociedades de bolsa, la retención de la cosecha y el boicot al Procreauto. Esta ofensiva, advirtió, puede ir más allá: "Si me pasa algo, no miren a Oriente, miren al Norte", dijo al hacer referencia a las versiones sobre amenazas del terrorismo internacional contra su persona.

Recargada, la presidenta habló un día después de que el juez de Thomas Griesa declarara en desacato a la Argentina por no cumplir su fallo a favor de los fondos buitre y sancionar la ley de pago soberano, que permite a los acreedores reestructurados cobrar a través de Nación Fideicomisos. En cumplimiento de esa norma, el gobierno depositó ayer 161 millones de dólares para afrontar los vencimientos de bonos Par. Cristina anunció, además, que en diciembre pondrá a disposición de los acreedores otros 100 millones de dólares, destinados a cancelar vencimientos de títulos Discount.

Esta salida es considerada un desacato por Griesa, quien, según la presidenta, con el aval del gobierno de Estados Unidos. En una comunicación informal, fuentes de la administración estadounidense, señalaron ayer: "Estamos al corriente de que el 29 de septiembre el juez Griesa encontró a la Argentina en desacato con la Corte, estamos monitoreando la situación de cerca".

La presidenta contestó a esa información con un pedido al gobierno de ese país para que "deje pagar a la Argentina" a sus acreedores reestructurados. E hilvanó una serie de manifestaciones de funcionarios estadounidenses y posiciones diplomáticas en una trama que consideró como parte de "una provocación" de país del Norte.

Pinzas. Vinculó esa presión a una "maniobra de pinzas" que tiene su pata interna en "sectores económicos concentrados" que buscan voltear al gobierno. La presidenta se enfocó en la suba de la cotización del dólar en los mercados de bonos y acciones que permiten canjear pesos por divisas, como el contado con liqui y el MEP.

Explicó que estas operaciones que permiten a los grandes inversores y especuladoras operar divisas por fuera del mercado oficial movieron casi 40 mil millones de dólares en lo que va del año, más de lo que un 10 por ciento de lo que operó en todo 2013 el mercado oficial. A través de sociedades de Bolsa, el contado con liqui (un mecanismo por el cual se compran títulos en pesos que luego son liquidados en pesos en el exterior) movió 27.400 millones de dólares, mientras que los bancos movieron otros 10 mil millones. En el primer caso, dijo Cristina, un sólo agente, Mariva, representó el 85 por ciento del volumen operado. En el segundo, unas pocas entidades, entre las que sobresalen el Macro y el Patagonia, concentran las operaciones.

Cuevas. La presidenta apuntó al negocio cambiario como el de "tres o cuatro vivos" y pidió una acción más decisiva del Banco Central y la Comisión Nacional de Valores (CNV) para controlar las infracciones a la ley penal cambiaria.

Con estos datos, Cristina descartó que estas maniobras especulativas correspondan a problemas de la economía argentina. "Si te sentás en la cosecha y no vendés aunque pierdas plata, si encanutás los autos que la gente quiere comprar y si tres bancos hacen maniobras en el mercado cambiario, no estamos hablando de problemas económicos sino de sectores concentrados que quieren voltear al gobierno con ayuda extranjera", dijo. Y consideró que esa ofensiva obedece a que ella es "la barrera infranqueable" para los que quieren volver al endeudamiento y a las políticas contra los trabajadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario