Economía

Cristina declaró ayer la emergencia agropecuaria nacional por la sequía

Los anuncios II. La medida prorroga por un año el pago del impuesto a las ganancias y bienes personales. Era un reclamo de las entidades del campo, que igual mostraron su disconformidad.

Martes 27 de Enero de 2009

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer la firma del decreto 33 que dispone la emergencia agropecuaria nacional para las regiones afectadas por la sequía y mediante la cual se difiere por un año el pago de los impuestos a las ganancias, bienes personales y ganancia mínima presunta a los productores cuyas explotaciones tengan una pérdida productiva del 50 por ciento o más.

La medida se complementó con otra que crispó el ánimo de algunas entidades agropecuarias, que establece la gratuidad de las cartas de porte, un documento clave para el traslado de granos en todo el país, y que desde 1992 emitían y distribuían la Federación Agraria Argentina (FAA) y la Federación de Centros y Entidades Gremiales de Acopiadores de Cereales, por cuyo trámite cobraban una comisión que, en el caso de la entidad federada, le reportaba alrededor de tres millones de pesos anuales.

El anuncio de la jefa de Estado tuvo lugar ayer, un día antes de la reunión de la comisión de emergencia agropecuaria, en la que cada provincia informará su situación.

Precisamente, la declaración de la emergencia provincial es el requisito previo para acceder a los beneficios del mismo instrumento a escala nacional, de acuerdo con lo establecido en la ley 22.913 (ver página 9).

Por otra parte, la ministra de la Producción, Debora Giorgi, precisó que "no está prevista" la reducción de las retenciones a la soja.

"Esto es un gran esfuerzo que hacen todos los argentinos, porque no hay ningun otro sector de la actividad económica que tenga este tipo de beneficios", destacó la presidenta, quien comparó que "si a los hoteleros les va mal porque no vienen turistas o al restaurante, no hay ninguna ley que diga «usted no paga impuestos por todo este año y se los diferimos para el año que viene»".

La jefa de Estado aclaró que "el gobierno, obviamente, deja de percibir menos recursos" (sic), pero "todo el resto de los sectores económicos sigue tributando", por lo que reclamó "un gran grado de responsabilidad por parte de todos los argentinos para que las cosas salgan bien para todos".

A partir de ahora, cada provincia deberá comunicar los departamentos (o partidos en el caso de Buenos Aires) o fracciones de su territorio que se encuentran afectados para acceder a los beneficios.

De acuerdo con relevamientos oficiales, los territorios afectados se localizan en las provincias de La Pampa, Entre Ríos, Santiago del Estero, Chaco, sur de Cordoba, Santa Fe y Buenos Aires, aunque los funcionarios no descartaron que se sumen otras jurisdicciones. En ese sentido, Cheppi puntualizó la importancia de "tener que ser muy precisos" al identificar las zonas afectadas, al tiempo que remarcó que "si la provincia no decreta el estado de emergencia, nosotros no podemos decretarlo unilateralmente". En consecuencia, agregó, el decreto 33 "dispara las presentaciones que las provincias estaban realizando".

Un viejo pedido. La declaración de emergencia agropecuaria nacional es un reclamo que vienen realizando las entidades agropecuarias, especialmente luego de que Cristina anunciara hace un par de semanas una serie de medidas para el sector, entre ellas la postergación del peso mínimo de faena.

Sin embargo, los nuevos anuncios tampoco conformaron a algunas entidades integrantes de la mesa de enlace, particularmente FAA cuyo presidente, Eduardo Buzzi, arremetió en duros términos contra la presidenta de la Nación y los nuevos anuncios (ver página 10).

Por caso, el pedido de declarar la emergencia a nivel nacional también fue uno de los puntos centrales de la carta que envió la semana pasada la mesa de enlace a la presidenta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario