Economía

Cristina apuró a empresas y gremios para encarrilar la discusión salarial

La presidenta Cristina de Fernández de Kirchner pidió ayer a las cámaras empresariales y sindicatos que dejen de "llorar y gritar" y se sienten a negociar salarios con "madurez y racionalidad" para no comprometer los beneficios de las actuales condiciones macroeconómicas.

Miércoles 23 de Marzo de 2011

La presidenta Cristina de Fernández de Kirchner pidió ayer a las cámaras empresariales y sindicatos que dejen de "llorar y gritar" y se sienten a negociar salarios con "madurez y racionalidad" para no comprometer los beneficios de las actuales condiciones macroeconómicas. De hecho, la presión de la jefa del Estado para acelerar el cierre de las paritarias se produjo en el mismo acto en el que anticipó que la actividad industrial creció 9 por ciento en febrero.

El informe detallado sobre la evolución de la producción fabril será difundido hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Pero la presidenta lo adelantó durante el acto en el que entregó certificados de elegibilidad de créditos para el sector productivo y en el que también firmó la prórroga de los bonos del 14 por ciento de reintegro fiscal a los fabricantes de bienes de capital.

En ese marco de euforia industrialista, Cristina subrayó que "estructuralmente hoy la economía de la Argentina no debería tener tensiones ni problemas, salvo que se produzca una irracional puja por la distribución del ingreso, de un lado y del otro". Allí apuró a los empresarios y sindicalistas a sentarse a discutir aumentos salariales sin presionar sobre las expectativas inflacionarias.

De hecho, la mayoría de los grandes gremios del sector privado todavía no avanzó en acuerdos salariales, más allá de garantizar acuerdos puentes de suma fija hasta cerrar porcentajes y buscar básicos por encima de los cuatro mil pesos.

Negociaciones. En la guerra de declaraciones que precede a la discusión paritaria, los porcentajes que se van cantando oscilan entre 23 por ciento para las ramas de actividad que parten de salarios iniciales básicos y poco más del 30 por ciento para los que parten de un piso salarial más bajo. El objetivo es ganarle a una inflación que, más allá de las cifras que difunde mensualmente el Indec, está en aceleración.

En un clima enrarecido por la propia relación entre el gobierno y la dirigencia gremial cegetista, la presidenta subrayó que desde el Estado "estuvo, y estará" presente para acercar posiciones entre empresarios y sindicatos. Y arengó: "Nadie pide que los empresarios renuncien a la rentabilidad, ni los trabajadores a mejoras de sus ingresos, mientras la rentabilidad y las mejoras no pongan en juego el modelo", aclaró.

Llorones. Por ello, Cristina instó a "dejar de llorar y dejar de gritar" para "sentarse en la mesa con los papeles", y negociar con "madurez, seriedad y responsabilidad".

El ex titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain, calificó de "muy importante y racional" el mensaje de la presidenta.

El pedido de la primera mandataria apuntó a "seguir sosteniendo este modelo de crecimiento, para que sigan teniendo los balances maravillosos que tienen muchas empresas y los sindicatos sigan pudiendo hacer las convenciones colectivas que han venido haciendo, con muchos beneficios para sus afiliados, para que todo siga armónicamente".

Acompañada por los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Industria, Débora Giorgi, la mandataria advirtió que "se nos están acabando las excusas" y "están dadas las condiciones macroeconómicas" para una "discusión seria y responsable" de los ingresos.

Actividad fabril

La Unión Industrial Argentina (UIA) informó que en enero se registró un aumento interanual de 13% en el nivel de actividad del sector fabril, con lo cual se sostuvo el nivel de expansión de los últimos meses. El resultado ubica al promedio de producción de los últimos dos meses en un 7,8% sobre el máximo anterior, antes de la crisis mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario