Economía

Crisis global: "Todavía no se entró en el círculo virtuoso"

Los organismos internacionales y los principales países desarrollados tímidamente comienzan a reconocer que lo peor de la crisis está pasando y que los signos de reactivación de la economía mundial pueden perdurar.

Domingo 27 de Septiembre de 2009

Los organismos internacionales y los principales países desarrollados tímidamente comienzan a reconocer que lo peor de la crisis está pasando y que los signos de reactivación de la economía mundial pueden perdurar. Sin embargo, todavía hay luces de alerta en el camino. La especialista en mercados globales Silvina Vatnik, presidenta del Centro para la Estabilidad Financiera (CEF), analiza la coyuntura y advierte que el mundo sólo está en la puerta de un nuevo estadio de la crisis y que aún falta mucho por recorrer para salir definitivamente de la recesión económica.

—A un año del colapso del banco de inversión estadounidense Lehmann Brothers que marcó el estallido de la crisis ¿qué lecciones dejó la crisis financiera global?

—La caída de Lehmann Brothers es la marca, pero ya venía ocurriendo, la explosión realmente se produjo en julio del año pasado. Llevamos más de 15 meses de crisis. Lo que ocurrió en este año fue un manejo de crisis, bastante efectivo desde el punto de vista de una serie de medidas coordinadas. Si bien no fue fácil, hubo coordinación entre los gobiernos utilizando instrumentos de política monetaria y fiscal por parte del G-7 y también acompañando con medidas China. A veces hacen falta estos shock al sistema.

—¿Estas medidas fueron las acertadas para enfrentar la coyuntura?

—El tema es complejo por varios motivos. Se vieron cuales eran las debilidades de las distintas estructuras regulatorias. Es más, en Estados Unidos no hay un consenso entre el Ejecutivo y el Congreso en cuanto a en qué va a consistir la reforma regulatoria de los bancos y otras instituciones financieras. En Estados Unidos se habían anunciado planes de un determinado cambio para darle a la Reserva Federal (FED) más poderes de monitoreo y supervisión y no está claro que va a terminar siendo así.

—Pareciera que Wall Street vuelve sobre sus errores ¿la titularización de pólizas de seguros de vida es un nuevo negocio especulativo?

—Se generaron anticuerpos y cuando se habla de innovación no es malo. El tema es una innovación donde no se conoce la naturaleza de los riesgos subyacentes en cada instrumento. No es que tenemos que volver al trueque por lo que pasó. Es importante clarificar esta diferencia. En la industria del seguro claramente hay lecciones para aprender, desde el punto de vista de distintos países, que con esta crisis reciente pudieron entender lo que está pasando. En los bancos en Estados Unidos se verificó que había vacíos regulatorios y demasiadas entidades cubriendo distintos aspectos de la intermediación bancaria. Hay bastante más conciencia de la necesidad de analizar los riesgos inherentes y eso va a depender de qué país y qué tipo de estructura se diseñe.

—El G-20 discute cómo deben actuar los Estados ante los mercados financieros ¿Por dónde deben pasar los controles?

—En la última cumbre de abril en Londres se plantearon objetivos muy amplios. En la conferencia de la India se discutió esto con representantes de instituciones como el CEF del G-20 y se puede decir que se mostró cierto avance. Ya se salió del estadio de puro manejo de crisis, se está preparando el terreno para la próxima fase, de cómo preparar el terreno para esta nueva configuración internacional.

—¿Qué es lo que se viene?

—Hay que poner mucho énfasis en temas de estrategias de salida. Lo que uno vio es que los gobiernos se volvieron muchos más activos, Pero son políticas de estímulo en forma transitoria. El riesgo en que se incurre a nivel global es que exista un desplazamiento del sector privado. Está muy bien tener al gobierno involucrado en políticas públicas pero otra cosa es tenerlo como la variable clave de la economía. Se viene una estrategia de salida no de la crisis en sí, sino de estás políticas monetarias y fiscales muy activas.

  —¿Dónde deben hacer eje los gobiernos?

—En cómo se mejora la gobernancia global, la forma de tomar decisiones. Hay que ver la arquitectura financiera internacional. Eso se refleja en los organismos internacionales. Hay que mirar el juego internacional. El equilibrio de poderes es lo que está en juego cuando se discute el tipo de representatividad de los países emergentes en las decisiones del Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. También son importantes los temas del financiamiento del cambio climático, que tienen que ver con cuál es el rol de los países en desarrollo o el Bric (Brasil, Rusia, India y China). Además, es importante el rol del sector privado. El sector privado hace falta y debe mostrar que hace las cosas mejor, respecto de cómo las venía haciendo, ayudar a los reguladores a hacer mejor su trabajo. Esto es parte de un proceso y el G-20 es una instancia, una forma de poner a países alrededor de la mesa, que de otra forma no estarían. Cómo equilibrar el mundo desarrollado con el mundo en desarrollo es un punto fundamental de gobernancia global.

—¿El mundo está sobre el fin de la recesión?

—La clave son los cambios regulatorios como se expidió el comité de Basilea. Pueden ser con políticas anticíclicas, no sólo para cuando las cosas anden mal, sino para que cuando anden bien. Todo este andamiaje regulatorio va a llevar bastante tiempo, porque los sistemas financieros se están ajustando a la nueva realidad. Todavía no estamos en una situación virtuosa. Vamos a ver bastantes fluctuaciones y claramente van a surgir los temas de competitividad. Eso va a quedar mucho más claro en 2010 ó 2011.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario