Economía

Crece la conflictividad laboral por la crisis

En el segundo trimestre de 2018 se registraron 175 conflictos. También se dio una fuerte caída de la negociación colectiva.

Domingo 30 de Septiembre de 2018

La conflictividad laboral generada por situaciones de crisis y la fuerte caída de las negociaciones colectivas, mostraron la cara más dura del mercado de trabajo en la Argentina. Un estudio elaborado por el Observatorio de Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma, le pone números a la situación: en el segundo trimestre de 2018 se relevaron 209 conflictos laborales, de ese total 111 corresponden al sector público, 64 al privado, 19 a ambos sectores y 15 fueron impulsados por trabajadores informales.

Aunque el estudio detalla que "la cantidad de conflictos se mantiene sin variaciones significativas tanto respecto del mismo período de 2017 como del primer trimestre de 2018", también expresa dos aclaraciones. Por un lado, que el sostenimiento de un alto nivel de tensión da cuenta de un deterioro en la situación del empleo. Por otro, que subyacen "conflictos invisibles", sepultados por el cierre definitivo de establecimientos, los despidos y el fuerte disciplinamiento laboral.

El Observatorio muestra que sobre los 175 conflictos (111 públicos y 64 privados) registrados en el segundo trimestre de este año, la gran mayoría (49%) fue producto de situaciones de crisis (despidos, deudas salariales, suspensiones y quiebras), seguidos por conflictos por demandas salariales ( 33%).

Mientras el salario explicó el 40% de los motivos de conflictividad en el sector público, fue el 22% en el privado. Pero, en cambio, la crisis representó el 44% de los motivos de conflicto en el primer caso y el 58% en el segundo. "En el sector privado, los reclamos por situaciones de crisis explican la mayoría de las disputas, mientras que tan sólo se registraron 14 reclamos por incrementos salariales", observó el informe.

También indicó que entre los conflictos por crisis se destaca la situación de la industria manufacturera, servicios de transporte y los medios de comunicación que dan cuenta de más del 70% del total.


En las calles

A pesar de que se mantuvo constante la cantidad de conflictos, el número de acciones conflictivas creció casi 29% en comparación con un año atrás. "Ello se explica por un incremento de la cantidad de acciones por conflicto, tanto en el sector privado como los impulsados por trabajadores de la economía informal", indicaron desde el Observatorio.

En números concretos, se expresa de la siguiente manera: en el segundo trimestre de 2018 se registraron 462 acciones conflictivas (29% más que en el mismo período de 2017), de las cuales 254 fueron del sector público, 126 del privado, 59 de ambos sectores y 23 correspondientes a trabajadores informales.

Otro indicador para analizar la intensidad de los conflictos es el tipo de medidas que se realizó. "Entendemos que determinadas acciones implican más intensidad por el grado de exposición de los cuerpos de les trabajadores frente a posibles represalias (tanto de les empleadores como de las fuerzas de seguridad) y por la disposición de esos cuerpos al enfrentamiento y disrupción del orden que se les intenta imponer", detalló el informe y agrupó así a las movilizaciones, paros, piquete, cortes, actividades en la vía pública y ocupaciones. En cambio, otras medidas tienen menos exposición de los cuerpos, como las denuncias comunicacionales, amenaza de medidas, alerta y movilización.

En el segundo trimestre de este año se registraron 59 acciones conflictivas de intensidad en el sector público, privado e informal, de las cuales la gran mayoría fueron movilizaciones y cortes (36% y 25% respectivamente).

"Los conflictos en el Estado nacional, por segundo trimestre consecutivo, experimentaron un fuerte crecimiento en comparación del mismo período en 2017 y registraron 66 medidas de fuerza", detalló el estudio. El 78% se originó por rechazo a despidos en organismos nacionales a lo largo de todo el país. Se destacan las disputas en Vialidad, Senasa, Inta, Agricultura Familiar, Inase, Afip, Inti, Hospital Posadas o Vías Navegables. Pero también por el recorte de becas en el Conicet, retiros voluntarios en CNEA, deudas salariales en Afip y en la Televisión Pública.

En el sector privado, durante el segundo trimestre de este año, se registraron 64 conflictos de los cuales 44 fueron a nivel de empresa y 20 a nivel de actividad. De todos modos, "la cantidad de conflictos en el sector privado sigue ubicada en valores bajos en comparación con los años anteriores, principalmente como consecuencia de una caída de las disputas en los lugares de trabajo". Esto se explica porque predominan los reclamos originados en situaciones de crisis.


Ingresos por trabajo

Aquí se destaca una situación propia de momentos de crisis económica: se resigna ingresos por trabajo. En el sector privado se visibiliza en la caída de la negociación colectiva, que en el primer semestre de 2018 llegó a niveles similares a los de los primeros años de la década anterior. "La cantidad de convenios y acuerdos colectivos homologados por el Ministerio de Trabajo de la Nación durante los primeros seis meses de este año se desplomó un 69% en comparación con el mismo período del año anterior", explicó el Observatorio.

Por otra parte, la cantidad de homologaciones en el primer semestre de 2018 fueron un 79% inferiores a las del primer semestre de 2015. Durante los primeros seis meses de este año se homologaron 9 convenios colectivos por empresa y uno por actividad, contra 17 y 1 respectivamente comparados con igual lapso de 2017.

También en los acuerdos colectivos bajaron sustancialmente, tanto a nivel de actividad como de empresa. Se homologaron 63 y 125 acuerdos respectivamente en el primer semestre de este año, contra 4123 y 212, en igual lapso de 2017. "Una de las explicaciones posibles de este declive pareciera estar vinculada con la decisión de los trabajadores y organizaciones sindicales de no negociar condiciones de trabajo en un contexto de crisis económica", se señala.

También detalla que esta baja implica un "debilitamiento generalizado de la negociación colectiva como mecanismo de regulación de las relaciones laborales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario