Economía

Conversación en el Cabildo de Buenos Aires

El espacio Argentina Conversa convoca a una presentación en el histórico monumento, el próximo 28 de agosto.

Domingo 25 de Agosto de 2019

El espacio Argentina Conversa ha convocado a su presentación el día 28 de agosto en el Cabildo de Buenos Aires. Esa noticia nos trae el recuerdo de los episodios que tuvieron como testigo al viejo Cabildo y nos lleva a pensar en el vínculo tan especial que sentimos los argentinos desde siempre con ese icono bautismal de la patria. Quién puede haberse olvidado de la célebre demanda “el pueblo quiere saber de qué se trata”, que se escuchó en aquellos días inaugurales de la Libertad.

En múltiples rincones del país se escuchan voces que reclaman diálogo. Los más diversos sectores buscan el encuentro, reclaman el acuerdo, esperan gestos y decisiones compartidas. Todos ellos salen a la plaza, al foro, armados solamente con la palabra, con una palabra que busca entretejerse con la que trae el otro, y juntos completar la trama de la historia que este país va transitando.

Conversar tal vez sea el acto más común, más corriente, más cotidiano, más prosaico, y al mismo tiempo es el don supremo que completa nuestra humanidad, que nos hace lo que somos: hombres libres viviendo en sociedad. Hasta nuestro cerebro termina de constituirse a través de la conversación con el prójimo, con la realidad, con nosotros mismos, en esas horas de meditación y recogimiento.

Por eso creo que no es menor la importancia que tiene despertar en el Cabildo las antiguas voces que fueron constituyendo la República para que hoy nuevamente los argentinos sepamos conversar sobre nuestras cosas, las de nuestros hijos, sobre el presente y el futuro de esta tierra generosa.

Algunos hombres hoy tienen una enorme responsabilidad en estas horas difíciles del país. Pero no son sólo los políticos que nos llevarán adelante en el camino de la historia. Todos los argentinos debemos estar. Y estar es estar juntos, y estar juntos es conversar, estar juntos es escuchar, estar juntos es decir la verdad y esperar la respuesta, para intentarlo nuevamente si la nuestra no fue entendida o bien nosotros entendemos que no es tan verdadera como creíamos. Una y otra vez. Todas las veces que sea necesario conversar es como respirar, que ocurre con simplicidad, silenciosamente, sin embargo, cuando falta nos sentimos ahogados, apremiados por la urgencia.

La palabra siempre ha sido depositaria de una potencia muy especial. Los grandes mitos de la humanidad han sido contados en una larga conversación a lo largo de los siglos.

¿Porque es tan importante la conversación, cuál es su función en la vida y en la sociedad? La conversación es la primera escuela, es el modo en que los hombres aprenden entre sí, en la conversación confluyen el criterio y la experiencia de todos los participantes y se amalgaman. En la conversación la mente se pone en modo aprender, cuya clave no está tanto en hablar sino en escuchar. Escuchar permite enriquecerse, permite sumar a lo propio el capital ajeno, permite crecer.

La conversación mejora con el ejercicio, como un músculo Se entrena y se prepara siempre para mayores esfuerzos, para mayores logros, para un encuentro más enriquecedor cada vez.

Sin embargo la conversación no es sólo escuela y entrenamiento. La conversación es fundamentalmente un gesto moral, una declaración enfática de amistad y de respeto. Un reconocimiento a la valiosa humanidad del otro, un abrazo al prójimo y una propuesta de caminar juntos.

Intercambio

La conversación encarna con privilegiada determinación la regla de oro de la moral. El que escucha sabrá hablar a su turno y espera naturalmente que el que habla primero lo escuchará después. Como quiere ser escuchado no interrumpirá, para no ser interrumpido a su tiempo. ¿Y cuál es la consecuencia fundamental de este proceso donde escuela, gimnasio y moral confluyen la vida de los hombres? Precisamente que podamos estar juntos, que podamos ser sociedad, que podamos gobernarnos con madurez y en armonía.

Bienvenida esta Conversación Argentina que entre los muros antiguos, ante los lares tutelares, nos convoca a un gran fogón virtual que nos reúna, y unidos hagamos nuestro mejor esfuerzo para caminar hacia el futuro, bajo la “enseña que Belgrano nos legó”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario