Economía

Consumo: los reclamos de la crisis

Los autoplanes, las tarjetas y los créditos hipotecarios son focos de crecientes consultas de los usuarios en la Defensoría del Pueblo y entidades de consumidores.

Domingo 17 de Marzo de 2019

Los bolsillos están cada vez más flacos. Los ingresos se achican, los gastos aumentan. La inflación en 2018 fue del 47,6% —la cifra más alta en los últimos 27 años— y el alto costo de vida modificó hábitos de consumo pero también desencadenó la imposibilidad de hacer frente a obligaciones comerciales y financieras adquiridas. Es creciente el número de consultas que reciben las entidades de defensa del consumidor sobre cómo actuar ante el encarecimiento de las cuotas de los planes de autoahorro, créditos hipotecarios UVA y la incapacidad de pagar el monto total de las tarjetas de crédito que se fueron abultando al mismo ritmo de la suba de tasa de interés.

Tocar el nivel más alto de inflación desde 1991, tuvo sus consecuencias. Durante 2018 la Defensoría del Pueblo de Santa Fe registró 500 reclamos por planes de autoahorro mientras que en los dos primeros meses de este año ya son 430 reclamos. En tarjetas de créditos registraron casi mil reclamos y en lo que va de 2019 ya suman 250 reclamos, puntualizaron desde la entidad provincial.

Ante un escenario de crisis económica, los organismos de defensa del consumidor recomiendan extremar el ahorro y relegar decisiones de compra. Ser prudentes aparece como la consigna de estos tiempos. Pero si las cuentas no cierran y se está frente a la posibilidad de incumplir los pagos programados, los organismos oficiales asesoran sobre la mejor forma de proceder y están en la búsqueda de una salida más conveniente para el consumidor.

Muchos suscriptores de planes de ahorros para vehículos 0 kilómetro comenzaron a tener serias dificultades para seguir afrontando el pago de la cuota de sus planes, ante el aumento de su valor. Durante el año 2018 se incrementó la cantidad de consultas recibidas en la Defensoría del Pueblo de la provincia de Santa Fe por parte de suscriptores santafesinos y también se atendieron muchas personas que tenían otros tipos de contratos con agencias de autos de otras provincias bajo apariencia de planes de ahorro.

"Nosotros siempre les decimos a los ciudadanos que antes de firmar cualquier contrato se tomen el trabajo de leerlo detenidamente y consulten todas las dudas. También les pedimos que consideren todas las implicancias de llevar adelante una transacción comercial de este tipo, que son muchas, empezando por tener en cuenta el dinero que deberán destinar a las cuotas. Y obviamente, les recordamos que en caso de que sientan vulnerado alguno de sus derechos, la Defensoría del Pueblo tiene las puertas abiertas para recibirlos, escucharlos y asesorarlos", indicó Raúl Lamberto, defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe.


Reclamo formal


Lamberto contó que se elevó a las terminales automotrices un petitorio para ayudar a los consumidores a mantener vigentes sus planes de ahorro. Entre lo principales puntos se destaca el pedido de diferimiento de la cuota, la libre elección del seguro, la valuación del vehículo a tener en cuenta al momento de establecer el valor de la cuota y el tope de aumento del valor móvil de la unidad.

En la presentación también se plantea la exención del cobro de multas por renuncia, la disminución de los gastos administrativos, y la exención de ciertos gastos de cobranza extrajudicial, abriendo la posibilidad de facilitar negociaciones de cancelación de saldos de deuda.

También se propuso que si las terminales hacen descuentos sobre el precio de los vehículos, estos deben aplicarse también a los planes de ahorro. Es decir que los descuentos de las terminales deberían impactar en los valores de las cuotas de planes.

Para tener una dimensión de la problemática Lamberto recordó que el 35% de los autos que se venden a través de planes de ahorro. "Impulsamos una reunión con todas las defensorías y plantemos los reclamos de cada provincia. Buscamos que se puedan bajar los costos de las cuotas, el valor del auto y gastos administrativos e intereses. El problema es que el valor del auto es de financiamiento, de contado es muy diferente", puntualizó y adelantó que están gestionando reuniones con cada automotriz para analizar el petitorio.

Tal vez el planteo tenga algún tipo de respuesta positiva entre las automotrices dada la fuerte caída de las ventas. La Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) informó que el número de vehículos patentados durante febrero de 2019 ascendió a 39.825 unidades, lo que muestra un descenso de 33,7% respecto de enero de este año y si la comparación es interanual, la caída se eleva al 42,8%, porque en febrero de 2018 se habían patentado 69.609 unidades.

"Algunas terminales dicen que tienen una disminución del 40% ó 50% de adhesiones nuevas a planes de ahorro. Al no haber nuevos planes las terminales están en una grave situación", indicó.

Juan Marcos Aviano, presidente del Centro de Educación, Servicios y Asesoramiento al Consumidor (Cesyac), recomendó no adherirse a un autoplan "hasta que no volvamos a niveles inflacionarios aceptables en comparación con los aumentos en los ingresos". También consideró que a quienes se les complica su situación económica personal "dejar de pagar, porque no hay ninguna penalidad". Sin embargo, aconsejó notificar al círculo de inversores que se deja de pagar y no se va a formar más parte del circulo de inversores "para que cuando se liquide ese plan paguen lo que pagaron".


Créditos UVA


Los tomadores de créditos hipotecarios UVA pusieron de manifiesto sus inconvenientes para hacer frente a los incrementos de las cuotas y reclaman que se avance en la modificación del sistema de cálculo de actualización de las mismas.

Al ritmo de la inflación se actualizan el coeficiente UVA que dio vida a los últimos créditos hipotecarios que promovió el gobierno nacional y es ahí, en un contexto de suba constante del índice de precios, donde radica el principal inconveniente para los deudores que accedieron a este tipo de financiación.

Los afectados presentaron su reclamo en la Defensoría del Pueblo de Santa Fe y durante la reunión explicaron que "la solución" que otorga la ley consiste en extender el plazo por un 25% del tiempo originario. Destacaron que actualmente eso implicaría sólo una disminución del 15% del valor de las cuotas, debiendo ellos afrontar los costos de la modificación de la hipoteca. Además, advirtieron que ese beneficio se licuaría en el corto plazo y, como son deudas tomadas apenas hace 1 o 2 años y tienen un plazo de 20 o 25 años, no creen que sea ahora una posibilidad a considerar.

También expresaron su preocupación por la posibilidad de que los bancos puedan vender las hipotecas, según se había anunciado oficialmente.

Actualmente, según la información de que disponen, el 50% de los créditos hipotecarios que se actualizan a través de la Unidad de Valor Adquisitivo está en manos del Banco Nación.

Lamberto se comprometió a trasladar este tema, que afecta a miles de personas en todo el país, a la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (Adpra), para ser tratado en el marco de esa organización, tal como se hizo recientemente con el caso de los contratantes de planes de ahorro para cero kilómetro. Explicó que, de esa manera, podrán llevarse a cabo gestiones conjuntas antes las autoridades competentes y legisladores nacionales a los fines de avanzar en la modificación del mecanismo de actualización de las cuotas.

Mientras tanto, Lamberto dijo que los usuarios deberían reclamar en primera medida una reformulación de las cuotas. "Si no obtiene respuesta, a través de la Defensoría derivamos a Comercio Interior o la entidad financiera del BCRA que atiende reclamos de usuarios. Esto amerita una solución política también", enfatizó ombudsman.

Aviano, por su parte, advirtió que algunas entidades financieras tienen topes para la cantidad de cuota a refinanciar y otros bancos sólo admiten una sola refinanciación. "Lo que al principio pudo haber sido una buena alternativa hoy no lo es porque no es viable la economía, no son los créditos UVA. Consideramos que tiene que haber una respuesta del Banco Central o el Congreso sancionando una ley que permita ordenar esto. Tiene que haber una respuesta política, no se arregla presentando amparos las asociaciones de consumidores. Los contratos están para cumplirse", señaló.


Tarjetas de crédito


Las consultas por tarjetas de créditos surgen ante las dificultades para pagar el total del resumen mensual. Al pagar el mínimo comienzan a correr intereses para el saldo adeudado y las altas tasas llevan a consolidar una deuda creciente, si todos los meses se lleva adelante el mismo procedimiento.

Aviano mostró su preocupación por el incremento de las consultas de consumidores que buscan la mejor opción para hacer frente a los abultados resúmenes. "Muchos nos preguntan si es conveniente la refinanciación o no, muchos optan por sacar crédito personal para saldar la tarjeta que tiene una tasa más baja y cuotas fijas", indicó.

Para el referente del Cesyac "muchos sectores no han entendido cómo manejar responsablemente" el uso de tarjeta de crédito. "Tal vez puedo sacar un televisor en 12 cuotas de $1.000 pero por ahí no tuve en cuenta si en seis meses puedo afrontar ese gasto, porque no se tienen en cuenta otros costos, como las tarifas o menor ingreso por la incertidumbre que hay", consideró.

Para Aviano "muchas veces la imprevisibilidad no fue tenida en cuenta en su justa medida cuando se tomaron decisiones de consumo y por eso de un momento para el otro se frenó el consumo de bienes durables y se registran caídas del 30 o 40% en electrodomésticos". De esta forma, "con las altas tasas y la gente viendo como hace para pagar las tarjetas tenemos esta situación".

En la Defensoría del Pueblo se presentaron casi mil consultas sobre tarjetas de créditos durante 2018 y en lo que va de 2019 ya registraron la cuarta parte. "Son muy onerosos los intereses", indició Lamberto y por eso que recomendó a los consumidores "que sean prudentes, que usen las tarjetas para lo estrictamente necesario, en tiempos de crisis hay que reducir el gasto".


La estrategia del ajuste


Aviano, por su parte, sugirió "cortar" cualquier decisión de consumo. "Si se rompió la heladera arreglarla, si el auto tiene sus años esperar, aunque hoy crea que puedo afrontar el gasto. Achicar al máximo el uso de la tarjeta de crédito. En el mediano y corto plazo puedo tener incertidumbre sobre mis ingresos, por eso no tomar decisiones de consumo. La incertidumbre del nivel macro se traslada al nivel micro. En cada rincón de la calle está la preocupación de la economía, del nivel del trabajo. Para que haya consumidor primero tiene que haber trabajador con ingresos. El mercado interno mueve el consumo", subrayó.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});