Economía

Constructores sufren freno de obras nacionales y apuestan a la provincia

La ausencia de un índice de inflación afecta el financiamiento de empresas constructoras. Aseguran que la marcha de la obra pública en Santa Fe amortigua la caída.  

Miércoles 23 de Marzo de 2016

En los últimos meses se registró una caída en los niveles de actividad y empleo en el sector de la construcción. Las empresas vinculadas al rubro en Santa Fe aseguran que el escenario inflacionario está generando un proceso acelerado de "desfinanciación", a lo que se le suma el retraso en los pagos por parte del Estado nacional a los contratistas de obras públicas y la paralización de proyectos que estaban en ejecución.

Esta situación a nivel nacional, que afecta al empleo, es menos dura en Santa Fe, donde los constructores ven un mejor ritmo de actividad en la obra privada y una reactivación de la obra pública. Esa situación logró atemperar el impacto de la desaceleración general.

Así lo manifestó ayer el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) delegación Rosario, Franco Gagliardo, en el marco de la presentación del proyecto "Pensar el futuro, capítulo Santa Fe", una iniciativa que está apoyado por el Programa de Infraestructura Regional para la Integración de la Universidad Nacional de Rosario (ver aparte).

"Estamos teniendo un problema muy serio de precios relativos ya que no contamos con un índice que mida la inflación. Eso provoca que haya que esperar tres meses para poder certificar los valores reales del contrato y, en ese lapso, la diferencia es de entre el 10 por ciento y 20 por ciento, lo que genera una desfinanciación muy grande", precisó Gagliardo a la hora de trazar un panorama del impacto de la macroeconomía en la actividad sectorial.

Por otra parte, el empresario recordó que la mayoría de las provincias venían dependiendo de las obras que ejecutaba la Nación en sus territorios, algo que agudizó aún más la crisis debido a que con el cambio de gobierno aún no se pagaron las deudas que están pendientes desde octubre del año pasado pendientes. "Se están reacomodando presupuestos, hay revisión de contratos, se están rearmando reparticiones y hay muchísimas obras paradas", dijo Gagliardo pero además "tampoco se revolvió como pagar lo adeudado", agregó.

"Hay muy buenas perspectivas en las reparticiones nacionales pero todavía no se puede resolver lo que quedó pendiente", dijo el directivo local de la CAC al explicar que son acreencias que se acrecientan mes a mes y que afectan a muchas empresas en la provincia muchas de las cuales trabajan para otras jurisdicciones o bien ejecutan obras de la Nación en territorio santafesino.

El revés. En ese sentido, reconoció que como en su momento la provincia no estaba entre las privilegiadas a la hora de los desembolsos nacionales para infraestructura, ahora siente menos el escenario de crisis en la cadena de pagos. Además "acá hay un gran componente de obra privada, continúa la edificación de viviendas particulares y hay buenas expectativas en el sector inmobiliario. Los proyectos en ejecución no se han parado", dijo.

"Comparada con el resto de las provincias, la situación de Santa Fe si bien no es buena, es estable", agregó Gagliardo.

Cadenas. En cambio, dijo que "el presente a nivel nacional es muy complicado porque hay muchos problemas de financiamiento y cadenas de pagos rotas".

"Vemos un primer semestre que va a terminar complicado y puede que haya una reactivación lenta en el segundo", puntualizó el empresario.

Represas

El Ministerio de Energía y Minería de la Nación evalúa varios proyectos activados por el gobierno kirchnerista en materia de generación eléctrica, como las usinas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario