Economía

Conflicto en planta de Briket

Trabajadores de la fábrica de heladeras Briket paralizaron ayer sus tareas y realizaron una protesta frente a la planta, en apoyo al reclamo de reincorporación de 15 operarios cesanteados, en el marco de un conflicto desatado por un pedido de aumento salarial. Los trabajadores denunciaron que la empresa tomó la decisión de dejar cesantes a un grupo de obreros contratados...

Miércoles 30 de Enero de 2008

Trabajadores de la fábrica de heladeras Briket paralizaron ayer sus tareas y realizaron una protesta frente a la planta, en apoyo al reclamo de reincorporación de 15 operarios cesanteados, en el marco de un conflicto desatado por un pedido de aumento salarial.
  Los trabajadores denunciaron que la empresa tomó la decisión de dejar cesantes a un grupo de obreros contratados, en represalia por el reclamo de un aumento salarial. “En la fábrica hay mucho personal contratado y muchos de los compañeros despedidos están trabajando desde hace dos años”, señalaron, al tiempo que denunciaron el “clima de persecución que se vive en la empresa, con un constante maltrato de los supervisores, jornadas de trabajo que se extienden más de lo legal y la imposibilidad de poder elegir libremente delegados”.
  El conflicto tiene como antecedente un paro realizado en la planta a fines de noviembre pasado, en reclamo de aumento salarial. “Queremos pasar de cobrar 500 pesos a mil pesos por quincena, porque no alcanza para vivir”, recordaron los trabajadores que se manifestaron frente a la planta. Según su relato, aquel conflicto se zanjó luego de firmar un acuerdo por el cual se ataban las negociaciones salariales a un aumento de la producción, en el marco de una tregua para evitar despidos.
  Pero los directivos de la firma denunciaron ante el Ministerio de Trabajo que los trabajadores no cumplieron con el compromiso de aumentar la producción. Poco después llegaron las 15 cesantías.
  “Los patrones dicen que no cumplimos con los objetivos de la producción pero aunque trabajamos jornadas de once horas no llegamos porque los equipos son viejos y no tienen mantenimiento”, señalaron los trabajadores, que además se quejaron de las condiciones laborales.
Audiencia. El Ministerio de Trabajo convocó a una audiencia de conciliación para el viernes próximo.
  El polo de producción de línea blanca en Rosario es uno de los más importantes del país. A diferencia de otros años, cuando el denominador común era sobrevivir en un mercado deprimido, hoy hay demanda y la pelea es por aumentar la producción. En los últimos meses de 2007 hubo dos conflictos. El de Gafa, que se zanjó con un acuerdo, y el de Briket, que ayer se profundizó con las cesantías.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario