Economía

Conectar ideas para dar impulso a nuevos negocios

En un encuentro organizado por Vistage Argentina, organización mundial de CEOs, destacó el rol de las pymes en innovación y empleo.

Domingo 05 de Abril de 2015

La experiencia de unos ayuda a otros. Aunque suene a un juego de palabras, muchas veces el camino elegido por un empresario para llevar adelante sus negocios puede transformarse en la llave para abrir la mente de otro empresario y sacarlo adelante en alguna situación particular, o inspirarlo para un nuevo camino. Bajo el eslogan “Una mirada diferente te conecta con ideas diferentes” doce reconocidos hombres de negocios estuvieron en Rosario para compartir sus historias en el mundo corporativo y también sus experiencias personales en la gestión.

   Durante la edición rosarina de Connecting Ideas, evento organizado por Vistage Argentina, más de 200 empresarios de la región escucharon atentamente a los expositores en busca de herramientas que puedan facilitarles la gestión diaria en su empresa.

   Alejo Cantón, presidente de Vistage, explicó el espíritu del encuentro y dijo que “si las personas que lideran las pymes toman mejores decisiones a las pymes les va mejor y por ende, a la sociedad porque hay más empleo para todo el mundo”.

   El referente local de la organización líder mundial de CEOs dedicada a incrementar la efectividad y a mejorar la calidad de vida de los número uno recordó que “las pymes son las que impactan más en la generación de riquezas, algo demostrado acá y en el mundo” y subrayó que “el sector privado genera más empleo que el sector público y las pymes que generan más empleo que las multinacionales”.

   Cantón mencionó que en Vistage —organización que nació en Estados Unidos en 1957, está presente en 16 países y cuenta con una red mundial de más de 18.000 miembros— armaron “grupos como si fueran de autoayuda para empresarios, para números 1 o 2 de una compañía” y en estos grupos se juntan 10 ó 12 personas una vez por mes durante un día entero para ayudarse entre sí a manejar mejor su negocio. En ese sentido, resumió que se trata de un “asesoramiento entre pares”.

   “Se arma un ámbito para que entre ellos intercambien experiencias y surjan soluciones. A medida que fuimos creciendo los líderes nos pedían intercambio con otros grupos y lo empezamos a hacer anualmente, después semestralmente, y ahora mensualmente, realizamos reuniones donde traemos a un expositor de mucho renombre y convocamos a toda la comunidad. Hoy tenemos a 900 empresarios en todo el país”, precisó Cantón durante el evento que se realizó en la Bolsa de Comercio de Rosario, que también tuvo su pata solidaria porque los participantes donaron el importe de lo que consideraban que costaba la capacitación para la Fundación del Hospital de Niños Víctor J. Vilela y se recaudaron 200 mil pesos.

   “Estamos profundamente satisfechos y emocionados, no sólo disfrutamos de una jornada durante la que compartimos experiencias entre pares, sino que una vez más demostramos que la comunidad empresaria es solidaria y comprometida”, puntualizó el referente de Vistage Argentina.

   El eje fuerte de Connecting Ideas es que los expositores puedan compartir con los asistentes “herramientas concretas para poder implementar el día de mañana en la empresa”. A pesar de que la realidad económica actual hace pensar en la coyuntura, Cantón dijo que “se trata de pensar de manera más estratégica, salir al balcón y mirar desde otro ángulo, parar la pelota y decir dónde quiero estar en tres o cinco años”.

   “Tratamos de alejarnos de la coyuntura, porque sea un año electoral o porque la economía no esté bien, o cualquier otro tema coyuntural, el valor que sentimos que traemos a la mesa es ayudar a las personas a salirse del día a día, de ser bomberos y atacar el incendio para darle una vista más amplia, que si no la tienen ellos no la tiene nadie”, subrayó.

Escuchar. Gerardo Coronel, presidente y gerente general para Cono Sur en British Telecom Global Services, se centró en la importancia de la conversación con los equipos de trabajo. Su presentación “¿Quiere que su equipo lo escuche? ¡Hable con ellos!” pasó por el ida y vuelta en las conversaciones en las organizaciones.

   La comunicación con los clientes es estructurada, planificada y ejecutada midiendo indicadores y resultados. Pero ¿por qué no se hace lo mismo con los trabajadores? “Tenemos que hablar con nuestros empleados y saber cuáles son sus sueños”, señaló.

Educar. Hugo Ricciuti es fundador y socio gerente de Indelama, una industria maderera con 120 empleados ubicada en la localidad bonaerense de Monte Grande. El empresario contó cómo logró crear una escuela de oficio preuniversitaria. Su meta era más modesta, quería poner en marcha una escuela dentro de la misma empresa con el objetivo de hacer frente a la dificultad de conseguir mano de obra calificada, pero el proyecto se expandió.

   El empresario recordó que se le cruzó la idea de poner en marcha un proyecto educativo tras un robo a un familiar: quería alejar a los jóvenes de la delincuencia. El camino para concretar este sueño no fue fácil, a pesar de que habían construido un edificio para la escuela. Finalmente, luego de varios años de avances y retrocesos, en octubre de 2011 nació la primera escuela técnica preuniversitaria que es gestionada por la Facultad de Lomas de Zamora.

   “En dos meses se anotaron 50 chicos y 49 fueron parte del primer grupo de estudiantes. En 2014 terminaron el 3º año 46 alumnos que hoy asisten a la universidad”, detalló Ricciuti al tiempo que subrayó que “la educación es el recurso indiscutible si queremos modificar la sociedad en que vivimos”.

Gestión. Adrián Saporiti es pediatra, pero ahora ejerce de empresario. Trabajó en el Hospital Garrahan y fue jefe de Servicio del Hospital de Clínicas, donde fundó la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Al fallecer su hermano, decidió “reciclarse” al mundo de la empresa, y cambió de profesión. Se sumó a la empresa familiar.

   El ahora hombre de negocios —presidente del Grupo Saporiti, una empresa familiar de 86 años de vida que produce ingredientes alimentarios, con presencia en casi toda América latina— detalló algunas de las prácticas del mundo de la medicina que le permitieron desenvolverse mejor en el área empresarial.

   “En las pymes el jefe cree que las sabe todas, pero seguro que no es así. Como en un quirófano hay que rodearse de los mejores equipos y que cada uno haga bien su parte”, señaló Saporiti mientras recordaba lo importante que es tomar decisiones en grupo.

   “Las decisiones importantes nunca se toman en soledad. Propongo una idea y la comparto con el resto del equipo. El error es posible pero entre varios seguro que será menos profundo. Además, siempre hay que tener un plan B previo, por si algo falla”, recomendó.

Microclima. Marcelo Gordín hoy es director de la firma Enfasis Motivation Company pero su recorrido empresarial comenzó cuando tenía 15 años y con una guitarra salió a animar fiestas infantiles. Después de muchos años de crecimiento, y tras haberse recibido de contador, dirige la primera empresa especializada en la motivación de equipos y entre sus principales clientes se encuentran: Mercedes Benz, Danone, La Caja, Met Life, Tenaris, Acindar, Nestlé, Bayer e YPF. nfasis cuenta con 26 empleados y oficinas en Argentina y Chile.

   Durante su presentación “Un microclima en la empresa”, compartió algunas de las acciones que tiene al alcance de la mano cualquier compañía para mejorar la calidad de vida del equipo de trabajo y, consecuentemente, los resultados del negocio.

   Gordín propuso una receta con herramientas prácticas y sencillas de implementar para que los empleados estén bien física, espiritual y personalmente y así sean un mejor activo para la empresa. Algunas de las propuestas para mejorar el microclima laboral tienen que ver con capacitaciones para el desarrollo de cada trabajador, pero también con cuestiones más cotidianas como una vez por semana brindar un desayuno light en la empresa.

   “También armamos una biblioteca itinerante donde se comparte lo que se leyó el fin de semana, un kiosco solidario en donde lo que se paga por las golosinas es para donar a una institución. Además, premiamos una vez al año la idea más creativa, a los que más venden y la idea que hace ahorrar costos”, resumió Gordín.

   Sin embargo, indicó que uno de las innovaciones más valoradas por los trabajadores de su empresa es que los lunes entran a las 10 de la mañana, en lugar de las 9. “La gente es feliz y tuvo un impacto buenísimo. Ya no reniega con el tránsito de los lunes, puede hacer un poco más de fiaca o llevar a sus hijos a la escuela más tranquilos”, dijo.

Inclusión. El orador rosarino también se llevó los aplausos del auditorio. Gustavo Cuneo, distribuidor exclusivo de Arcor en Rosario, contó su experiencia para trabajar “Por un mundo mejor”. Aquel pequeño que acompañaba a su papá a hacer el reparto de galletitas con tan sólo 6 años hoy es parte de una empresa local que brinda trabajo a 100 personas y también tiene un fuerte compromiso social.

   Cuneo comenzó realizando acciones vinculadas al cuidado del medio ambiente pero un día se cansó “de cambiar lamparitas por las de bajo consumo” y fue por más. Se enteró de que un compañero de trabajo tenía una hermana con síndrome de Down y se acercó a la institución a la que asistía. A partir de ese momento, a través de la Asociación Padres por la Igualdad (Applir) en la distribuidora se creó un taller laboral para acercar a los jóvenes con discapacidad intelectual a su primer trabajo.

   “Los chicos hacen reenvasado de determinados productos. Ya participaron 28 jóvenes y tenemos la gran felicidad de que tres fueron incluidos en el mercado laboral de Rosario tras su paso por la distribuidora”, señaló Cuneo.

Escindir. Humberto della Corte —presidente de Casiba SA, Industria Basica SA y Cormos SA, tres sociedades anónimas pertenecientes a un grupo familiar— planteó un tema pocas veces tenido en cuenta. Siempre se habla de las fusiones de las empresas pero también la escisión, el proceso inverso, puede ser estratégico para la continuidad empresarial.

   El ingeniero llegó a la empresa familiar de su actual mujer con tan sólo 25 años y al poco tiempo quien estaba al mando de la firma —su suegro— fallece. Fue en ese momento que comienza un derroteo para decidir entre los herederos quién se hacía cargo de la empresa. Tras desacuerdos varios y peleas entre socios y familia se probaron varias opciones de gerenciamiento, pero ninguna convencía. Finalmente llegó la propuesta de escisión.

   “Después de la escisión mejoró la relación entre los socios. El ser humano prefiere libertad, pasó en todas las épocas”, indicó al tiempo que señaló que como todos los socios tienen igual participación, si surge algún problema cada uno puede quedarse con una empresa o con una compensación.

   Della Corte también habló de algunas de las ventajas de la escisión. Por ejemplo, mencionó que al separar los activos se los protege frente a una posible demanda. Además, dijo que mientras que los fideicomisos o protocolos familiares son “restricciones adicionales” para una empresa “la escisión no”.

El empresario dijo que es muy importante tener en cuenta que para que se considere una escisión el 80% de los accionistas tienen que permanecer 2 años en la firma, si no se la considera una venta. Las desventajas de este proceso, más costos operativos ya que hay que realizar dos balances.

   La recomendación de Della Corte es que se piense en esta posibilidad “cuando parezca que no hace falta, cuando los chicos son chicos”.

Reestructurar. A Nicolás Avellaneda, director para Argentina, Brasil y México de la empresa líder en gestión de riesgo de la cadena de suministros Achilles Group, le tocó encarar una tarea para nada grata dentro de una empresa. La firma a la que pertenece trasladaba operaciones a Chile y para eso debía despedir a 30 trabajadores de sus oficinas en Argentina.

   El directivo contó que lo primero que surgió fue podría decirse la receta tradicional, enviar un telegrama de despido y constatarlo con un escribano. “Me empecé a sentir mal, no dormía. Me habían dado una lista con gente que hacía poco habíamos premiado por su trabajo. Comencé a pensar en cómo me gustaría que me echen, a pensar en el concepto de segmentación indirecta”, recordó al tiempo que explicó que trató de diseñar una forma para que “los empleados elijan quienes se querían ir”.

   La alocada idea fue recibía en la empresa con bastantes reparos pero luego fue aceptada. Avellaneda explicó que se trabajaron sobre tres opciones: quienes querían quedarse, quienes querían irse a trabajar a Chile y quienes querían irse.

   Hubo personas que están esperando un retiro para armar su propio proyecto y se quedaron conformes con una indemnización.

Otros aguardaban la oportunidad de hacer experiencia en el extranjero y sin problemas armaron las valijas para cruzar la cordillera y trabajar en Chile. El resto manifestó su intensión de quedarse “siempre” en la empresa y esa lealtad también fue beneficiosa para todos.

   “El proceso fue inmejorable. No recibí ni una carta documento, no tuvimos ningún problema sindical y el que se quedó estaba muy conforme. Las personas te tratan como las tratas. No hay otra opción que una reacción violenta si te encierran en una habitación para echarte”, puntualizó Avellaneda, quien habló sobre los mecanismos para “Gestionar en armonía”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario