Economía

Condenaron a Boudou por el caso Ciccone y volvió a la cárcel de Ezeiza

Fue sentenciado a cinco años y diez meses de prisión por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública.

Miércoles 08 de Agosto de 2018

El ex vicepresidente Amado Boudou fue condenado ayer por el caso Ciccone a la pena de cinco años y 10 meses de cárcel por el Tribunal Oral Federal Nº4, que dispuso su "inmediata detención" en el penal de Ezeiza, en un hecho sin precedentes en la historia del país.

Los jueces encontraron a Boudou "autor penalmente responsable de los delitos de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública" y lo condenaron a prisión, más una multa de 90 mil pesos e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos.

La prisión se hizo efectiva de manera inmediata con su traslado al penal de Ezeiza junto a su amigo y socio José María Núñez Carmona, condenado a cinco años y medio de prisión, y el empresario Nicolás Ciccone, antiguo dueño de la empresa y condenado a cuatro años y medio a cumplir de manera domiciliaria.

Alejandro Vandenbroele, titular de The Old Fund y acusado de haber sido testaferro del ex vicepresidente, recibió una condena de dos años en suspenso y deberá realizar durante tres años tareas comunitarias no remuneradas en una institución de bien público.

Rafael Resnnick Brenner, ex jefe de asesores de la Afip, y Guido Forcieri, ex funcionario del Ministerio de Economía, también fueron condenados como partícipes necesarios a tres años y dos años y medio en suspenso, respectivamente, por lo que no irán a prisión.

Los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñíguez, quienes estuvieron al frente del proceso que se había iniciado en octubre del año pasado, rechazaron previo a su sentencia una serie de recursos presentados por la defensa del ex vicepresidente, entre ellos para la suspensión del veredicto.

"Riesgos procesales como el peligro de fuga y el posible apriete a testigos", fue el argumento que utilizó el tribunal para disponer la inmediata detención preventiva de Boudou y Núñez Carmona —esto es sin condena firme—, ya que aún el caso Ciccone sigue siendo materia de investigación hacia otros implicados.

Sucede que se mantiene en pie una causa paralela, en la que el ex titular de la Afip Ricardo Echegaray y otros empresarios están siendo investigados en primera instancia por el juez federal Ariel Lijo.

El fallo tuvo el voto mayoritario de Pablo Bertuzzi y Néstor Costabel y la disidencia parcial de Gabriela López Iñíguez: la jueza votó a favor de que mantuvieran la libertad Boudou y Núñez Carmona, pero que se les fijara la prohibición de salida del país, la retención del pasaporte, la obligación de presentarse todos los meses en Tribunales y establecer domicilio fijo.

Tras la lectura del fallo en la sala Amia, Boudou saludó a Núñez Carmona y a sus abogados y fue esposado para su inmediato traslado a la Unidad 29, alcaldía de Comodoro Py, y luego al penal de Ezeiza, donde el ex titular del Senado ya había permanecido detenido por más de dos meses el año pasado por otras dos causas por presuntos hechos de corrupción.

Antes del veredicto, Boudou había brindado por la mañana sus últimas palabras en el juicio: "Estoy acá", dijo para rechazar que existiera peligro de fuga y anticipándose a la orden de detención.

"Hay un relato construido en este juicio. Muchas cosas se desbarataron", sostuvo Boudou, y ratificó: "Jamás negocié por mí o terceras personas el 70 por ciento del paquete accionario de Ciccone".

El ex vicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner volvió a cuestionar el proceso que, según dijo, tuvo "cuestiones extrañas desde un inicio" y buscó desestimar la acusación por cohecho: "Si hubo cohecho, acá falta la persona que pagó. El supuesto cohecho no tiene ningún asidero porque nunca existió".

Boudou, además, vinculó el caso Ciccone a una supuesta reprimenda por su decisión de estatizar las AFJP: "Acá también hay una cuestión de revancha de clase, de aleccionar, de que nadie se tiene que animar a cambiar las cosas. Los políticos que deciden cambiar la realidad son perseguidos. Primero desde el punto de vista mediático, luego desde el sistema de Justicia", denunció el ex funcionario.

Núñez Carmona también habló y dijo que era "descabellado" el pedido de detención en su contra hecho por la UIF, al que tildó de "acto político": "Yo siempre estuve a derecho, me parece disparatado", remarcó el empresario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario