Economía

Compás de espera para los fierros en el sector agrícola

Las pérdidas de la última campaña y las últimas turbulencias económicas asestaron un golpe a la economía del interior. Ecos de Agroactiva

Domingo 17 de Junio de 2018

Las empresas de maquinaria agrícola están a la espera del retorno de líneas de financiamiento para los sectores productivos con tasas más convenientes que las actuales. El encarecimiento del crédito complicó las operaciones de compra. Si bien la mayoría de las compañías salieron a ofrecer financiación propia para suplir la ausencia de la banca privada o estatal, se trata por lo general de plazos cortos y tasas en dólares a las que el productor agropecuario no está acostumbrado. En este escenario, se estima que las ventas caerán un 20 por ciento respecto del año pasado.

La muestra de Agroactiva se convirtió en el termómetro ideal para testear qué está pasando en el mercado fierrero. Grandes compañías, medianas y pequeñas participaron de la expo que se realizó en Armstrong y se acercaron al hombre de campo para contarles sus promociones y facilidades para acceder a nuevas tecnologías. El aumento de los precios, producto de la devaluación de los últimos tiempos, también presiona y es por eso que las ofertas estuvieron a la hora del día.

Según el último informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) la venta de máquinas agrícolas durante el primer trimestre de 2018 alcanzó una facturación de 5.952,7 millones de pesos, cifra que representa un aumento de 3,8 por ciento en relación con el mismo trimestre de 2017, al tomar en cuenta cada segmento sobresale el rojo. Los tractores y las cosechadoras presentaron los niveles de facturación más altos del trimestre, con 2.220,5 y 2.120,1 millones de pesos, lo que representó una suba de 16,6 por ciento y 3,7 por ciento respectivamente, en comparación con igual trimestre del año anterior. Por su parte, los implementos y las sembradoras disminuyeron 10,4 por ciento y 7,8 por ciento respectivamente.

Sin embargo, las unidades vendidas en los cuatro grupos de maquinarias registraron disminuciones en el primer trimestre de 2018 con respecto a igual período del año anterior. Las sembradoras y los implementos presentaron caídas de 27,4 por ciento y 22,1 por ciento, respectivamente; mientras que las cosechadoras y los tractores experimentaron disminuciones de 3,8 por ciento y 0,2 por ciento para la misma comparación. Los tractores de producción nacional presentan una participación de 71,3 por ciento, las cosechadoras de 50,5 por ciento y los implementos de 79,6 por ciento en el total de unidades vendidas de sus respectivos segmentos.

Sobre el escenario actual, Sergio Di Benedetto, gerente de Ventas y Marketing de Massey Ferguson, contó que hicieron una apuesta grande en inversión para Agroactiva aunque aclaró que "no significa eso que sea el mejor año en ventas" sino que "es una manera de tomar contacto con los clientes y es una forma de ver qué productos quieren comprar o qué mejoras podemos hacer en los productos existentes".

El directivo señaló que teniendo en cuenta las cifras de la Asociación de Fabricantes Argentinos de Tractores (Afat) al cierre de mayo los números de ventas son muy similares al año pasado pero destacó que en cosechadoras se ve una caída en el acumulado enero-mayo. "La realidad es que en los últimos dos meses hubo una baja considerable en la venta producto de que se estaba terminando de cosechar y de que de enero a esta parte el crédito en pesos para la maquinaria agrícola fue desapareciendo hasta transformarse en un crédito al 32 o 34 por ciento que no suele ser una rentabilidad que tenga asegurada el tomador del crédito. Esta no es una tasa en pesos que active el mercado. Así como el tractor y la cosechador lo sufren lo va a sufrir la sembradoras, los implementos y las pymes en general. Todos estamos esperando que vuelva el crédito en pesos a tasas atractivas", subrayó Di Benedetto.

Si bien el gerente de Massey Ferguson consideró que "el ánimo después de una cosecha complicada no está tan mal" se lamentó por la escasez de financiación ya que "nadie compra fierros de contado". En rigor, arriesgó a pronosticar que el nivel de ventas con bancos puede estar cerca del año pasado, pero sin bancos tenemos que caer un 20 por ciento por lo menos. "Si me prestás al 40 o al 32 por ciento es para la tarjeta de crédito, no para un bien de capital", consideró.

"La lógica es: nos fue mal... ahora hay que sembrar el trigo, quiero la revancha en el trigo y en la siembra de maíz en septiembre o soja en octubre. Así vivimos los ligados al campo. Puede ser que no llueva mucho un año, o que llueva mucho otro, vamos a intentar ir por la revancha. Pero nadie compra fierros de contado. En Massey Ferguson lo que estamos haciendo es, con la propia financiera, intentar suplir el crédito que los banco privados o estatales no están dando en estos últimos dos meses. Estamos con tasa cero a 36 meses y 3,5 por ciento a 48 meses, en dólares. Son tasas muy buenas en cualquier parte del mundo, son tasas en dólares, creemos que la devaluación ya se produjo y que el riesgo es bajo en ese sentido pero aquel que está acostumbrado a producir en el cinturón verde de rosario papa o hortalizas o aquel que tiene un tambo en Rafaela o el que hace cerdos no tiene una economía dolarizada y le cuesta dar el paso. El que hace agricultura tiene una economía en dólares y estas tasas no le molestan. Depende de quien las miren lo que hacemos sirve en mayor o menor medida, pero creemos que estamos dando una opción interesante", detalló.

Di Benedetto consideró que en la actual coyuntura hay una "leve caída o stand by" en las operaciones pero consideró que en la segunda mitad el año puede remontar la situación. "Le tengo fe al segundo semestre. Incluso en economías regionales muy peso dependientes y por eso estamos con un plan en pesos que el cliente paga un 30 por ciento y nos da 12 cheques en pesos para determinados modelos de tractor de industria argentina que una parte del costo está pesificado. Estamos haciendo un esfuerzo de este tipo y vamos moviendo algunas operaciones", señaló.

Respecto a la apertura de importaciones y cómo impactó en el mercado la ampliación de jugadores, Di Benedetto diferenció la importación de maquinaria que realizan compañías como Massey Ferguson para traer más tecnología al país a la "de un señor que no fabrica nada acá y trae productos chinos".

"Nosotros somos una compañía con una fábrica en Argentina y también en México, en Estados Unidos, en Brasil, en Francia, Alemania, China, India y traemos algunos productos de Europa y Brasil para vender acá. Esta muy bien completar la oferta de industria argentina con productos importados de alta tecnología para aportar tecnología al campo y cerrar una oferta de productos. Ahora que un señor que no fabrica nada traiga producto chinos de baja calidad, le ponga un nombre piola y los venda un año o dos no me parece bueno ni para el cliente ni para los que tenemos fábricas acá. No es bueno para nadie salvo para ese señor. Como alguien que importa parte de su oferta estoy en contra de la importación de alguna manera, debería haber ciertas reglas, y lo digo como una marca que sufrió mucho en el gobierno anterior la imposibilidad de importar. Ni blanco ni negro", puntualizó.

Por su parte, Horacio Carlachiani, gerente de Ventas de Ombú, mencionó que en maquinaria agrícola la sequía complicó las ventas y dijo que después el panorama se acentuó con la inestabilidad en la parte financiera que "marca un compás de espera".

"El hombre de campo por más que tiene necesidad, no está invirtiendo en este momento en maquinaria agrícola. Lo que nos crea una incertidumbre sobre lo que nos puede llegar a pasar. No encajan las formas de comercialización. Estamos acostumbrados a trabajar dando créditos de nuestra empresa en 10 o 12 meses y hoy no cierran esos números", puntualizó.

Carlachiani señaló que el eje de la cuestión está en la falta de financiación con tasas más interesantes para el productor. "Los bancos ofrecen créditos y en esta muestra se ve, pero a tasas que son muy elevadas. Todavía no son las reales que el productor o el que invierta vea posibles pagar", indicó.

El gerente de Ombú destacó que desde el año pasado se registra una desaceleración en el mundo agrícola y subrayó que "las caídas que alcanzaron más del 50 por ciento". Respecto a las perspectivas, dijo que "hay que aguantar" que se desarrolle la nueva campaña. "Se está sembrando trigo y grueso, pero los resultados los fabricantes de maquinaria lo vamos a ver recién en febrero del año que viene. Hay que aguantar todo ese período. Esta es una realidad de la mayoría de las empresas nacionales. Por eso digo que el gobierno tendrá que ir acompañando con alguna resolución, con algo que acompañe primero la parte crediticia, que es lo prioritario. Que sea accesible. Eso es clave porque después las empresas podemos otorgar una linea, pero son chicas", detalló Carlachiani.

Raúl Crucianelli, presidente de la Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma) y titular de la firma que lleva su nombre, coincidió con la necesidad de contar con líneas de financiación con tasas más bajas. "Durante estos primeros meses del año, los fenómenos naturales complicaron la actividad agroindustrial, pero incidió mucho más la desaparición de los créditos", resumió al detallar la dinámica de un período con turbulencias: el año arrancó bien, hubo buenas ventas que tuvieron un freno por la sequía, la cual redujo la cosecha en alrededor de un 30 por ciento.

"La financiación es clave para nuestro sector. Las empresas fabricantes pueden financiar pero no más de 6, 9 ó 12 meses en contadas ocasiones. Otra alternativa con la que cuenta el cliente es la opción de canje de cereal. También el crédito en dólares. Y, en cuanto a los bancos, escuchamos al presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, con un mensaje muy realista, quien nos transmitió la continuidad de líneas de financiación para exportaciones de fabricantes y para los productores locales. Esto es muy positivo y genera buenas expectativas", indicó durante su paso por Agroactiva.

Asimismo, Crucianelli destacó "la renovación de las líneas de financiamiento del Bice para la compra de maquinaria agrícola de origen nacional" y apuntó que "todos estos anuncios son muy positivos y generan buenas expectativas" pero dijo que "ahora necesitamos ver cómo se irán implementando y cuáles serán los resultados, para beneficio de todas las partes".

Por su parte, Juan Pablo Guevara, gerente de Ventas y Marketing de Valtra y Challenger, también se mostró optimista con lo que pueda suceder durante la segunda mitad del año. "El año arrancó con bastantes complicaciones por las cuestiones climáticas y después de tipo política económica, pero hoy por hoy los precios de los cereales repuntaron y son buenos y para aquellos que tuvieron buenos rindes las perspectiva es otra. También respecto a lo que es la proyección de siembra de trigo es buena. Contamos con muy buena propuesta de planes de financiación y promociones para acompañar a los productores a que sigan invirtiendo", detalló.

Al igual que los referentes de otras empresas de maquinaria agrícola, Guevara explicó que "el tema tasas es determinante" y consideró que la principal traba para las operaciones de compra-venta tienen que ver con que "no hay líneas como en otros momentos". No obstante, destacó que "para contrarrestar esto" en la empresa se realizó un acuerdo con el Banco Bice y la financiación que ofrecen es del 9,99 por ciento fijas en pesos y al 15 por ciento anual a 5 años. "Es muy conveniente y con un monto de financiamiento del 85 por ciento, es algo que largamos especial en Agroactiva. Esperamos que se aproveche al máximo", indicó.

En un año de "demanda más frenada respecto al mismo período del año pasado", las novedades y lanzamiento de nuevos productos seducen a muchos productores agropecuarios que necesitan renovar maquinaria y apuntan a sumar tecnología.

"El productor argentino necesita ser eficiente para mantener la rentabilidad y esa mayor eficiencia viene por la tecnología. Nosotros estamos presentando la línea T que son tractores de línea pesada que cubren un rango de potencia de 200 a 250 caballos, tiene una transmisión CVT continúa, variable y sistema hidráulico de asiento cerrado de 198 litros por minuto. importante para lo que es sembradoras air drill con dosificación variable", consignó el referente de Valtra, quien coincidió con que "la apertura de importación permite acceder a un nivel de tecnología que de otra forma no podés, porque no tenés ni los proveedores ni la escala de producción localmente".

Más bancos

La Asociación de Fábricas y Distribuidores Argentinos de Tractores (Afat) planteó que el financiamiento es "factor clave de crecimiento".

Según datos del Indec en el último trimestre se registró un 3,8% de aumento en la facturación, pero Afat entiende que "la financiación es central para dinamizar del sector: tasas competitivas y un amplio fondeo son la clave para crecer".

La entidad estimó que "la maquinaria agrícola es un bien de capital clave en el proceso productivo de Argentina, con una muy fuerte influencia del campo como motor de la economía".

"Al tratarse de bienes de capital cuya decisión de compra está atada a la posibilidad de contar con tasas atractivas para el productor y el contratista, el financiamiento es más que importante, es central", adujo.

Además, evaluó que si bien algunos bancos como el Bice y el Banco Nación volcaron importantes montos hacia el sector, en Argentina el financiamiento sigue siendo escaso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario