Economía

Carrió a los gobernadores: "¿Por qué no fueron tan machitos con Cristina?"

Tras cuestionar a los radicales y bromear sobre el asado que compartieron con Macri, ahora cargó contra los jefes de provincia.

Jueves 12 de Julio de 2018

Elisa Carrió volvió a descargar una nueva dosis de ironía. A sus habituales críticas contra dirigentes radicales ahora sumó a los gobernadores, en especial al cordobés Juan Schiaretti, a los que conminó a votar el presupuesto 2019 si "quieren obras" en sus territorios. Además, y tras los reclamos de algunos jefes de provincia para que haya "equidad" en el destino de los fondos de la Nación, los increpó: "¿Por qué nadie fue tan «machito» para ir a reclamarle a Cristina Kirchner, que le robaba todos los días la coparticipación?".

De visita en Córdoba, Carrió le reclamó al gobernador Schiaretti (PJ) que "tiene que apoyar, porque, si no, no tiene obras. No hay bancarrota del país porque podemos seguir trabajando con el presupuesto del año anterior", advirtió la líder de la Coalición Cívica.

"Si Córdoba quiere hacer una obra que no está presupuestada y quiere que la haga la Nación, tiene que estar en el presupuesto —siguió— A Schiaretti no es que no lo quiero, pero si no aprueban el presupuesto, sigue el del año anterior y seguirán las obras plurianuales, las rutas y los mismos gastos", planteó.

De paso, lamentó "que no le hayan pedido nunca a Cristina lo que le piden hoy al gobierno".

El cuestionamiento a los mandatarios del interior se suma a sus recientes críticas al interior de Cambiemos, con epicentro en el radicalismo.

Antenoche, vía Twitter, en el mismo momento en que el presidente Mauricio Macri y sus principales ministros recibían en Olivos a gobernadores y referentes de la UCR para bajar la tensión puertas adentro de Cambiemos, lanzó: "A los radicales les encanta cenar con Macri y sacarse fotos; algunos que nunca supieron lo que es ser radical ahora se enojan conmigo".

La tensión en la coalición oficialista fue en buena parte acrecentada por la propia líder de la Coalición Cívica, sobre todo cuando dijo, días atrás, que "maneja desde afuera" a los radicales, a quienes trató, además, de "misóginos".

El presidente juntó anteayer —primero en la Rosada y después en Olivos— a los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo; de Corrientes, Gustavo Valdés; de Jujuy, Gerardo Morales; al senador Angel Rozas y al jefe del interbloque de Cambiemos de la Cámara baja, Mario Negri. Ernesto Sanz se sumó al asado en la quinta presidencial.

El convite —se informó— fue para hablar sobre el presupuesto y temas financieros. Lo cierto es que fue un intento por aquietar las aguas y cerrar filas con los radicales, molestos, entre otras cosas, porque se habían enterado por los medios de una reunión de los principales dirigentes macristas con gobernadores del PJ y Miguel Pichetto, en San Isidro, días pasados para avanzar en la viabilidad de un acuerdo por el presupuesto.

A eso se sumó el cruce mediático con Carrió, que "en broma" había asegurado que controlaba a los radicales y, luego, más "en serio", cuando señaló la cercanía de había tenido Cornejo con el kirchnerismo.

Esto último fue en respuesta a un comunicado de la UCR, firmado por su titular, el propio Cornejo, que repudiaba las declaraciones, de Carrió planteando que "los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente". Y terminó con un golpe bajo: "Que nos diga Carrió cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja".

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, recordó luego las declaraciones de Lilita y pidió "tener cuidado y no decir cosas por más que sean chistes", había dicho.

La misma noche del asado en Olivos, Carrió insistió con sus "chistes". Difundió una fotografía suya en un restorán con el mensaje "qué chistoso este bife de chorizo", al tiempo que mencionó al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y al jefe del interbloque de Cambiemos de la Cámara baja, Mario Negri.

Ayer, en la provincia mediterránea, amplió sus críticas hacia todos los gobernadores al plantear que los mandatarios de provincia tienen que apoyar el presupuesto 2019 ya que si no "no tendrán obras". Y desafió: "¿Por qué nadie fue tan «machito» para ir a reclamarle a Cristina?".

De propinas y changas

Carrió difundió una fotografía suya dejando una propina de 100 pesos, y señaló "me reivindico de la propina de La Plata". Hizo referencia así a la polémica que generó cuando recomendó a la "clase media" dar "propina" y "changas" como método para paliar la baja en la actividad económica.

Luego de que hiciera mención a esa actitud, un mozo que la había atendido en un restaurante de La Plata recordó a través de redes sociales que Carrió le había dejado unos "5 pesos" de propina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});