Economía

Came afirma que "las tasas son prohibitivas e inaceptables"

El titular de la entidad que nuclea a las pymes dijo que "hoy el panorama no es alentador".

Domingo 29 de Julio de 2018

Crítico pero optimista. Con un fuerte anclaje en los números de la economía real y la vivencia personal y colectiva de la organización que preside, Gerardo Díaz Beltrán, el nuevo presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) aseguró que el panorama para el sector en la Argentina "no es bueno". Fue más concreto: "Si tenemos que ver la foto de hoy es un muy poco alentador", dijo el empresario misionero _con raíces familiares en Rosario_ que junto a una conducción con fuerte sello territorial conduce la entidad que nuclea empresarios pymes vinculados a la industria, el comercio y los servicios.

De paso por la ciudad para participar de la asamblea de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), donde fue reelecto como presidente Ricardo Diab, también vicepresidente segundo de Came, el dirigente apuntó al nivel de las tasas de interés como el "problema más grave" que atraviesan las pymes. "Es inaceptable, prohibitivo y limitante", aseveró.

— ¿Cuáles son esos problemas que observan? Los indicadores económicos muestran números negativos ¿Qué análisis hacen del actual contexto?

—Primero decir que las estadísticas que llevamos en Came están siempre ratificadas por las consultoras más importantes del país y por los números oficiales. Las ventas minoristas en 2018 arrancaron con disminución en la comparación interanual y ya llevan acumuladas casi 3 puntos, 2,9 por ciento de caída. Es un número importante en términos reales. La industria pyme, es el segundo mes que tenemos una caída de actividad importante. El primer mes no llegó al 1 por ciento pero hoy estamos superando el 3 por ciento. Por lo tanto, los indicadores no son buenos. Pero independientemente de las estadísticas, esto es lo que percibimos los que estamos frente a una empresa. Ahora, con este tipo de cambio tenemos mejores expectativas de volver a incentivar el turismo receptivo. . Pero el panorama no es bueno. Si tenemos que ver la foto de hoy es un panorama poco alentador.

— ¿Hay pesimismo?

—No. Quienes estamos en esta actividad tenemos que generar siempre optimismo, pensar en innovar y buscar herramientas para aliviar la situación compleja. Porque vemos a un gobierno que está ocupado y preocupado por lo inmediato y lo urgente y no solucionando algunos temas que podrían aliviar la problemática del sector. Sin desconocer que hay diálogo y hay apertura. En ese contexto estamos dispuestos a aportar ideas. Fuimos convocados para formar parte del Consejo Pyme para aportar elementos a la nueva constitución de la ley pyme.

— ¿Qué aportes tendrían para hacer?

—Aspectos positivos, laborales, financieros. Porque las pymes no pueden estar sujetas a estos vaivenes financieros. Una empresa pyme no vive ni tiene capacidad, por ejemplo, para comprar Lebacs. La inversión más importante especulativa que algún día puede hacer usar 30 días un plazo fijo. Por otra parte, hay que buscar la forma de fondear tasas especiales para pymes. Es urgente y necesario; la nueva ley laboral para que vaya al Congreso y en la cual haya una definición clara sobre el sector. Además, en medidas concretas planteamos urgente que se aplique una modificación al impuesto de anticipo de ganancias. En este momento provoca una distorsión importante. Pretendemos que se baje del 25 por ciento actual al 5 por ciento el primer anticipo y volver a los 11 anticipos que existían antes. De lo contrario, estamos pasando a ser financistas del gobierno y no extractores de financiación. Eso se agrava en un proceso inflacionario. Otra cosa es que se elimine impuesto al debido y al crédito del pago de impuestos y servicios. También, sacar el IVA de los intereses bancarios.

— ¿Qué los afecta, más la modificación del tipo de cambio, los tarifazos, las tasas?

—Es un poco de todo. Pero el tarifazo depende del sector. No hay duda de que al industrial electrodependiente lo golpeó de lleno. El tema de combustible afecta a la logística en las regiones. El tipo de cambio es muy dispar, ha beneficiado a algunos sectores. Y a los que no alcanzaron la devaluación a tiempo los perjudicó porque tienen insumos en dólares. Es el caso de las producciones de economías regionales como peras y manzanas, arroz, ya vendieron su cosecha y no llegan a tener el beneficio correspondiente. En el turismo esto genera expectativas interesantes. La pérdida en la balanza de divisas por turismo era terrible, inaceptable diría, en un país donde hacen falta dólares. A todos nos gusta viajar al exterior, pero en un momento como este hay que decir "no podemos" dilapidar dólares para eso. Este tipo de cambio a las pymes exportadoras, que no son muchas, las alienta y les da expectativas, pero atrás de eso tiene que venir un trabajo de competitividad para poder insertarnos en el mundo. El tipo de cambio por sí solo no da competitividad, pero ayuda a generarla. Me preocupa menos el tipo de cambio que el nivel de tasas, que considero lo más grave que nos ha pasado. Es inaceptable la tasa que tenemos, no sólo para una pyme, sino para todos. Porque no solo afecta a la empresa, sino que también nos quita participación del consumo. Es limitante. Es absolutamente transversal y prohibitivo para cualquier actividad pyme estos niveles de tasa.

— ¿Hay alguna medida que los haya beneficiado?

—El gobierno hizo un esfuerzo y sacó una línea subsidiada para descuento de cheque, del 29 por ciento. Bienvenido sea en este contexto. Por supuesto es una tasa alta, pero es una herramienta. De todos modos, tenemos que tener actividad. Estamos en una etapa de un tránsito muy lento, muy ajustado, en donde estamos ocupados y preocupados en sostener el empleo, en que se tomen medidas para reactivar el consumo. Nos parece bueno la renovación del programa Ahora12 hasta diciembre. Es una herramienta importante. No está teniendo el efecto que tenía en otras oportunidades porque la tasa que genera sigue siendo alta, a pesar de que la redujeron bastante para firmarlo.

— ¿Cómo está el nivel de actividad en el consumo minorista?

—El consumo está muy amesetado y nos preocupan algunas declaraciones del gobierno nacional con noticias apocalípticas que impactan sobre las expectativas. Asustan a quien tenga la decisión de consumir. Quiero que se interprete bien: la situación es compleja, pero el manejo de la expectativa es muy importante, acá y en cualquier lugar del mundo. Por eso, quienes somos dirigentes tenemos la obligación de buscar la ventana de expectativa porque si nos cerramos y creemos que está todo terminado, no solucionamos nada.

— ¿Cómo dimensionaría el impacto de la inflación en los costos de las pymes?

—La inflación es que es el único impuesto que afecta absolutamente a todos, al trabajador más básico hasta la empresa más importante. Por eso digo que estamos transitando un camino muy estrecho porque para poder contrarrestar la inflación también hay que hacer los ajustes correspondientes. Pero tenemos que ser ingeniosos y ver cómo hacerlos. Eso ya es un tema que les corresponde a los gobiernos. Pero también digo que hay que hacer un sinceramiento de dónde tiene que ajustarse y afectar de la menor manera posible el consumo, porque de eso vivimos todos.

— ¿El gobierno volvió a hablar de un acuerdo de precios ¿Están dispuestos a dar esa discusión?

—Creo que sí. Siempre estamos abiertos a aportar, lo hemos demostrado a lo largo de los años con distintos gobiernos en Came. Pero tenemos que decir que nosotros no somos formadores de precios. Hoy tenemos vigente, pero sin reglamentar, la ley de la competencia. Esta debería servir también para que se transparente la convivencia de las grandes empresas con las pequeñas. No cabe duda de que las dos nos hacemos falta y es clave una sinergia en esta coyuntura. Pero hay que sincerar los precios. En tiempos difíciles y cuando hay una movilidad de tipo de cambio tenemos que ser francos y ver qué afectación tiene esto en lo que estamos produciendo. Si soy un productor de una copa y el tipo de cambio me incide en un 5 por ciento del costo, no puedo aumentar este valor en función de la evolución del dólar. Ahora se da un caso singular con los automóviles importados. Se publican valores a un dólar de 25 o 25 pesos. Evidentemente hoy el mercado no está en condiciones de seguir trasladando precios y tampoco puede dejar de vender. No se puede paralizar.

— ¿Qué relación tienen con el nuevo ministro de Producción Dante Sica?

—La relación con Sica la vemos con expectativa. Primero porque es un conocedor de las pymes industriales, exportadoras, de servicios, es una persona técnica que tiene información dura y buena porque además es un consultor importante y tuvo la experiencia de la función pública. Por supuesto en este contexto podrá moverse dentro de lo que el sistema le va permitiendo. Pero tuvo una apertura grande con Came. Estamos discutiendo algunos temas.

— Las pymes cuestionan el impuesto a los ingresos brutos, pero en un contexto de ajuste nacional las provincias se resisten ¿Que opina?

—Ingresos brutos es el impuesto emblemático más distorsivo, injusto que hay en el esquema impositivo argentino. Ahora, es verdad que en el momento en que se podría haber modificado ya sea con una nueva ley de coparticipación o con un nuevo impuesto a la venta final, no se hizo. En este momento pedirle a un gobernador que disminuya ingresos brutos es casi imposible más cuando va a haber recortes de todo tipo. También es verdad que en el pacto fiscal se tendría que haber beneficiado a muchos sectores y se hizo en algunos casos pero se los compensó fuertemente con el incremento en la alícuota del comercio mayorista y minorista. Entonces también generó distorsiones.

— ¿El empleo está en peligro?

—Las pymes si quisiésemos despedir a las personas no tenemos financiamiento para hacerlo. El tema laboral es otro problema en el que hay que trabajar. Una cosa es cuidar a la persona, estamos de acuerdo totalmente, y otra es retroalimentar un sistema. ¿Queremos sacar a una persona por un motivo y que la pyme siga funcionando o que esa persona que se va signifique la quiebra de la empresa dejando a todo el resto afuera? Hay que preguntárselo. De todos modos, a una pyme le cuesta mucho sacar a una persona por costos, por cercanía, por un tema social, pero dependerá de cómo siga la cadena de pagos, la actividad económica y qué nivel de reacción vamos teniendo para poder sostener la estructura.

— ¿Registran corte en la cadena de pagos?

—Hay corte de la cadena de pago en algunos sectores. En algunos comerciales se está sintiendo. Pero dependerá del tiempo que lleve esto para que se reactive. No podemos pasar muchos meses en este esquema actual.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario