Economía

Caló reconoció que la suba salarial del 27,8 por ciento "no era la esperada"

El dirigente gremial de la CGT oficialista resaltó, además, que el aumento "es del 36,4 por ciento" para "50 ó 60 mil trabajadores" por la eliminación de la categoría más baja del convenio.  

Sábado 23 de Mayo de 2015

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, reconoció ayer que el aumento logrado por su gremio del 27,8 por ciento "no era" el esperado. Pero afirmó que "no había otra cosa en este momento".

"Las discusiones paritarias siempre son duras, empezamos con una oferta del 22 por ciento y luego del 24 por ciento; después llegamos a una oferta del 27,8 por ciento, que no era lo que añorábamos, pero era lo mejor que podíamos conseguir. No había otra cosa en este momento", señaló el máximo referente de los metalúrgicos.

El dirigente resaltó, además, que el aumento "es del 36,4 por ciento" para "50 ó 60 mil trabajadores" por la eliminación de la categoría más baja del convenio.

"Quiero aclararle a los trabajadores metalúrgicos que el convenio de la UOM tal vez no fue bueno en el porcentaje general, pero en la categoría más baja que tenemos, lo pasamos de operario a operario calificado automáticamente a partir del 1º de julio. Ahí tenemos una franja de 50 ó 60 mil trabajadores, que con el cambio de categoría van a recibir un aumento del 36,4 por ciento", aseguró.

Con ese cambio, y con la eliminación de la categoría "aspirante", que el gremio acordó hace algunos años, Caló dijo que "cada trabajador que ingresa a una fábrica metalúrgica, a los seis meses ya es operario calificado".

Con respecto a las críticas que recibió de dirigentes gremiales opositores al gobierno, el titular de la UOM las calificó de "políticas" y dijo que no las contesta porque no gasta "pólvora en chimangos".

"Son declaraciones políticas y la verdad que no quiero contestarlas porque sino debería decir algún exabrupto. La sociedad después los castiga. Siempre digo que no gasto pólvora en chimangos para contestar esos agravios gratuitos", aseveró.

Por su parte, el líder de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, aseguró que las centrales gremiales opositoras "no" van "a aceptar el tope salarial del gobierno" y desafió al kirchnerismo que si no le gusta que los sindicatos reclamen un aumento superior al 30 por ciento, "que saque un decreto la presidenta (Cristina Fernández) y elimine las paritarias".

"No nos dejan otra alternativa de seguir elaborando un plan de lucha, para ver si antes que se vaya Cristina nos dan bola", sentenció el líder gastronómico sobre el paro general anunciado para el 9 de junio.

Barrionuevo también cuestionó a los gremios que cerraron aumentos del 27 por ciento, al advertir que "son los mismos que van a Casa de Gobierno a aplaudir a la presidenta".

El dirigente dijo que adhirió a la huelga porque "hace tres años" que el gobierno "no" le "da respuestas" a los reclamos por el impuesto a las Ganancias y añadió que "algunos gremios vienen cerrando a la baja de la inflación".

En este sentido, remarcó que "los acuerdos paritarios no pueden tener un desfasaje con la inflación porque pierden los trabajadores".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS