Economía

Buzzi, molesto por dichos de Cristina, amenaza con un paro agropecuario

El cese de comercialización agropecuaria lo anunciaría el martes la Mesa de Enlace. El presidente de Federación Agraria Argentina se molestó porque la presidenta acusó a ruralistas de retener la cosecha.  

Domingo 09 de Junio de 2013

Buenos Aires.- En el horizonte se cierne la amenaza de un cese de  comercialización agropecuaria, lanzado por el presidente de la  Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, molesto porque  la Presidenta acusó a los ruralistas de retener la cosecha.

Más allá de esta posibilidad de protesta, el mercado sigue con  la novedad de que el precio del trigo le gana a la soja, por  primera vez en la historia. La oleaginosa anduvo por los 1.710 pesos para el disponible mientras que el cereal, absolutamente escaso, tocó los 1.900 pesos la tonelada en Rosario.
En este contexto, el titular de la Sociedad Rural Argentina  (SRA), Luis Miguel Etchevehere, consideró que la inflación  convierte en un “acto suicida vender de golpe toda la cosecha”.
Sin embargo la industria también juega a bajar el precio ya que el último viernes desechó las propuestas de varios lotes de soja para reducir el valor y lo logró.

Las críticas presidenciales se centraron en el hecho de que no  se vende la cosecha, mientras los productores pequeños y medianos  trajinan con los distintos requerimientos burocráticos de los  organismos públicos, venden para pagar los gastos de la campaña y  ven si invertirán en los granos finos de invierno.
“Si la Presidenta se refiere a si vendemos o no vendemos,  éste es un acto de responsabilidad del productor en un contexto de un 30 por ciento de inflación”, aseguró Etchevehere bastante  crispado.
Además sostuvo que “se va a ir vendiendo la cosecha a medida  que se necesiten los insumos. Vender todo de golpe sería un acto  suicida porque el valor de la cosecha se devaluaría en un 30 por  ciento”.

Para el titular de la SRA, el productor “tiene la  responsabilidad de pagar los costos de la cosecha que está  levantando, tener capital de trabajo para encarar la próxima  siembra y vivir”.
Tanto Etchevehere como Buzzi dijeron que el campo pagó casi 70  mil millones de dólares por retenciones en los últimos diez años,  período en el que dejaron de existir como tales 60 mil productores.
Sin embargo, Nadín Argañaraz, presidente del Instituto  Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) sacó cálculos que no dejan de llamar la atención: “Las importaciones de energía ya equivalen al 45 por ciento de los dólares de la cosecha”.
Su estudio indicó entre los años 2003 y 2006 la energía aportó  dólares equivalentes al 50 por ciento de los dólares de la  cosecha.

Desde 2011 el indicador se hace negativo, “pudiendo llegar este año a 32 por ciento abajo”.
Esto significa que el déficit comercial energético podría  insumir este año casi la tercera parte de los dólares que se  generen por la liquidación de la cosecha de los cereales y  oleaginosas.
Para el economista, un factor clave generador de dólares  comerciales es la exportación de cereales y oleaginosas y por lo  tanto si se frena esta actividad, hay problemas en las arcas del  Estado.

El aporte máximo del sector agrícola se hizo en 2011, con 25.000 millones de dólares. Este año 2013, la buena cosecha  permitiría superar ese valor, “llegando aproximadamente a 29.000  millones de dólares”.
Del análisis descriptivo de la serie temporal 2003-2013  realizada por el IARAF surge que hasta el año 2010 inclusive,  tanto el sector energético como el agrícola aportaban dólares a la economía argentina.
El cambio se da en el año 2011, cuando el sector energía  comienza a ser demandante neto de dólares, es decir deficitario.  (Especial de NA, por Matilde Fierro)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario