Economía

Bush augura un daño "doloroso y duradero" si no se aprueba el plan

El presidente George Bush sostuvo que la economía de Estados Unidos depende de las medidas decisivas que tome el gobierno y de si el Congreso no aprueba el plan de rescate de 700.000 millones de dólares, de lo contrario, “los daños económicos serán dolorosos y duraderos”. Bush dijo hoy que el “Congreso debe actuar” y la economía aguarda “medidas decisivas de parte de nuestro gobierno”.  ► Video; rechazo al plan de Bush

Martes 30 de Septiembre de 2008

Washington-  El presidente George W. Bush dijo hoy que Estados Unidos sufrirá perjuicios económicos “dolorosos y duraderos” si el Congreso no aprueba el plan de rescate de 700.000 dólares.

Bush insistió que el “Congreso debe actuar” y la economía aguarda “medidas decisivas de parte de nuestro gobierno”. La víspera, la Cámara de Representantes derrotó por estrecho margen un plan de rescate que la Casa Blanca y los legisladores más influyentes consideraban necesario.

Bush sostuvo que la economía depende de las medidas decisivas que tome el gobierno, ya que de lo contrario, “los daños económicos serán dolorosos y duraderos”.

“Estamos en un momento crítico para nuestra economía y necesitamos una legislación que se ocupe de los activos en problemas (...) que permita a la economía estadounidense moverse nuevamente”, afirmó.

“El Congreso debe actuar”, dijo Bush mientras las turbulencias en los mercados financieros estadounidenses se propagaban al resto del mundo.

El mandatario dijo que entendía las objeciones de algunos legisladores, incluyendo a muchos republicanos, pero insistió en que el tema es urgente.

“La realidad es que estamos en una situación urgente y las consecuencias aumentarán cada día si no actuamos”, manifestó.
Posteriormente, la Casa Blanca dijo en un comunicado que Bush había hablado con los candidatos presidenciales Barack Obama y John McCain y que ambos habían coincidido en que “este tema clave debe ser enfrentado”.

Bush quiso “asegurar a nuestros ciudadanos y los ciudadanos de todo el mundo que éste no es el fin del proceso legislativo”.
Los candidatos presidenciales John McCain y Barack Obama pidieron al Congreso que redoble sus esfuerzos para salvar el plan de rescate financiero y ambos indicaron que una parte fundamental de la legislación debería ser aumentar la garantía federal a los depósitos bancarios de 100.000 dólares a 250.000.

El mandatario reconoció que “poco importa el sendero que recorra un proyecto para ser ley. Lo importante es que tengamos una ley. Nos encontramos en un momento crucial para nuestra economía.

El presidente reconoció que “se trata de una votación difícil para los miembros del Congreso”, y que muchos de ellos ven con recelo los acontecimientos económicos. Empero, declaró que “nos encontramos en una situación urgente cuyas consecuencias empeorarán cada día si no actuamos. Si nuestra nación continúa por este sendero, el daño económico será penoso y duradero.

“Encaramos la alternativa de hacer algo y la perspectiva de penurias económicas para millones de estadounidenses”, agregó Bush. “Por la seguridad financiera de muchos estadounidenses, el Congreso debe actuar”.

El presidente mencionó la espectacular caída bursátil del lunes como indicio de lo que podría ocurrir si no es aprobado el plan de rescate.

Bush dijo que sus funcionarios hablarán el martes con los líderes legislativos para continuar el proyecto, ya que el Congreso estará re receso el martes y miércoles por las festividades del Año Nuevo judío.

En referencia al rechazo por 228-205 votos del plan de rescate, que ocasionó la peor caída de Wall Street desde los ataques del 2001, tanto McCain como Obama pidieron a los legisladores de sus respectivos partidos que sigan trabajando hasta dar con un plan aceptable para todos. (AP)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario