Economía

Bunge: Trabajo dictó conciliación obligatoria por 15 días

El Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto que se desató en la planta de Ramallo de la multinacional Bunge cuando la compañía cerealera anunció que despediría a 60 trabajadores en su complejo industrial, que cerraría la planta y suspendería al resto del personal de las instalaciones en las que trabajan 160 obreros aceiteros y otros 150 de otros convenios.

Jueves 26 de Julio de 2018

El Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto que se desató en la planta de Ramallo de la multinacional Bunge cuando la compañía cerealera anunció que despediría a 60 trabajadores en su complejo industrial, que cerraría la planta y suspendería al resto del personal de las instalaciones en las que trabajan 160 obreros aceiteros y otros 150 de otros convenios.

Si bien durante el día de ayer Bunge no acató la medida impulsada por la cartera laboral y desde el gremio de los Aceiteros denunciaron que "llenaron la planta con efectivos de Prefectura", sobre horas de la tarde la empresa se comprometió a acatar la conciliación obligatoria que frena por 15 días hábiles los despidos.

Desde el gremio de los aceiteros aseguran que el gobierno está detrás de los despidos en la planta de Bunge en Ramallo. "Esto es una cuestión de política. El gobierno está detrás de todo esto. No tenemos fe de que se resuelva nada en el tiempo", subrayó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Aceiteros de Rosario, Adrián Dávalos.

Sobre la resolución del Ministerio de Trabajo de Buenos Aires, el dirigente gremial resaltó que "se dictó la conciliación, Bunge no acató y llenaron la planta de efectivos de Prefectura Nacional, pero después la empresa se comprometió a acatar la conciliación desde mañana (por hoy) a primera hora".

Dávalos se mostró escéptico sobre el futuro en la planta de Ramallo, y dijo: "Creemos que van a acatar pero después van a seguir actuando de la misma manera". Explicó que "estas empresas están favorecidas por el contexto, accionan sabiendo que en los puertos puede intervenir las fuerzas armadas".

Tiempo de revancha

El referente sindical aseguró que se trata de "otro ataque contra aceiteros. Primero fue Cargill y ahora esta multinacional. Hay una revancha contra el gremio por algunas peleas sindicales. Porque luchamos para terminar con la tercerizacion, los feriados, las categorías de los empleados".

Además, desestimó los argumentos expuestos por la empresa para realizar los despidos. "Dicen que tomaron la decisión por cuestiones económicas. Pero esta empresa es una de las más beneficiadas con este modelo. Esto es una cuestión política. No nos olvidemos que Macri vino a esta planta hace algunos meses", finalizó el dirigente gremial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});