Economía

Bunge echa a 60 obreros aceiteros en Ramallo

El gigante cerealero informó al gremio la decisión de avanzar con las cesantías. También paró la planta. Denuncian un lock out.

Miércoles 25 de Julio de 2018

La multinacional cerealera Bunge comunicó al gremio aceitero que despedirá sin causa a 60 trabajadores del sector en su complejo industrial de Ramallo. También anticipó que cerrará la planta y suspenderá al resto del personal. En las instalaciones trabajan 160 obreros aceiteros y otros 150 de otros convenios.

La nueva tanda de despidos en el complejo oleaginoso, en el que revistan las empresas agroexportadoras más importante del país, fue denunciada ayer por la Federación de Trabajadores del Complejo Oleaginoso y Desmotadores de la República Argentina (FTCIODyARA).

La ofensiva patronal contra los obreros de la actividad comenzó a fines de enero pasado, cuando otro gigante cerealero, Cargill, decidió desvincular con retiros y despidos a más de 40 de trabajadores de sus fábricas del cordón industrial rosarino y Bahía Blanca. Esa decisión, que fue explicada como un "cambio en el perfil" de la plantilla laboral afectada, motivó un largo conflicto sindical.

Como si se turnaran, Bunge tomó la posta en el sombrío festival de telegramas. La federación que representa a los trabajadores aceiteros de todo el país informó que Bunge les comunicó su decisión de despedir sin causa alguna a 60 trabajadores aceiteros en el complejo industrial de Ramallo. En el establecimiento se ocupan 160 aceiteras y aceiteros, además de otros 150 trabajadores en otros convenios en todo el complejo. La firma también comunicó la decisión de cerrar la planta suspendiendo al resto del personal.

Ofensiva patronal

"Bunge ha decidido realizar una medida de fuerza consistente en un lock out patronal", denunció el gremio.

En su comunicación al gremio, la empresa justificó su decisión en una supuesta crisis que estaría atravesando. "Sin embargo, Bunge no realizó el correspondiente Procedimiento Preventivo de Crisis", denunció la federación.

Bunge es una de las empresas más grandes del sector agroexportador de Argentina, y pasó de facturar 23.530 millones de pesos en el año 2014 a 46.033 en el año 2017, prácticamente el doble en tres años. El sector agroexportadora está entre los más beneficiados con la política económica del gobierno, tanto con la quita de retenciones como con las dos grandes devaluaciones realizadas durante la gestión de Mauricio Macri.

"No hay justificación para las medidas que ha tomado Bunge al margen de la ley, y hacemos responsable de forma exclusiva a la patronal de cualquier daño, perjuicio o consecuencia que su irresponsable accionar pueda provocar en la salud y vida de los trabajadores y las instalaciones de la planta", señalaron desde la FTCIODyARA, que además hizo la denuncia ante el Ministerio de Trabajo de la Nación y dispuso el estado de alerta para iniciar "todas las medidas de acción sindical necesarias para la defensa de las fuentes de trabajo".

Los despidos ponen más presión a la precaria situación del empleo en la región, que vio crecer la tasas de desempleo en el primer trimestre del año y que enfrenta renovadas oleadas de despidos en empresas industriales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});