Economía

Boudou: "Era importante" iniciar en Roma la promoción del canje de deuda

El ministro de Economía lo aseguró hoy basándos en el “gran número de tenedores individuales” de bonos que hay en este país, que tiene una relación histórica común con la Argentina.

Lunes 03 de Mayo de 2010

El ministro de Economía, Amado Boudou, aseguró hoy que “era muy importante” iniciar en Roma la promoción del canje de deuda en default que impulsa el gobierno nacional, por “el gran número de tenedores individuales” de bonos que hay en este país, que tiene una relación histórica común con la Argentina.

“Para nosotros era muy importante iniciar este camino en Roma,  Italia, por el gran número -algo más de 180.000- tenedores  individuales de deuda, de 50.000 dólares o menos”, dijo Boudou  durante el lanzamiento internacional de la oferta de canje en el  Hotel Parco dei Principi, de la capital italiana.

En este contexto, valoró la “buena reacción” de los tenedores  minoristas italianos, y confió en que el canje “va a tener un  importante nivel de aceptación” entre estos bonistas.

“La idea es que con esto terminemos con el desaguisado que se  hizo en 2001 cuando Argentina declaró el no pago de su deuda”,  remarcó el ministro en declaraciones a La Red, luego de reunirse  con asociaciones de consumidores en Roma.

Por otra parte, durante el lanzamiento señaló que el gobierno  “puso énfasis en solucionar la situación de estos tenedores no  sólo porque son importantes desde el punto de vista financiero,  sino porque se trata de individuos, de personas de un país que  tiene una altísima relación con Argentina, una historia y  sentimientos comunes”.

Según el ministro, estos tenedores italianos de bonos  argentinos en default quedaron fuera del canje en 2005 porque  “estuvieron mal asesorados, o por temor a que Argentina entrara en  nuevos incumplimientos”.

Boudou explicó que “los títulos que se van a entregar en el  canje son los mismos que en 2005, y para los intereses devengados  de 2003 hasta la fecha, para los tenedores institucionales se va a  emitir un nuevo bono con intereses a 2017 y una tasa del 8,75%”. 

Para los tenedores individuales, dijo que “se van a entregar  bonos PAR sin quita de capital”, porque “Argentina quiere tratar  este segmento de forma diferencial” y, por ese motivo, “por  instrucción de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de  Kirchner, los intereses vencidos se van a cobrar íntegramente en  efectivo”, destacó.

Asimismo, el ministro indicó que el gobierno espera “tener un  piso de aceptación del 60% en esta etapa del canje”, y de esta  forma, “intentar cerrar definitivamente un problema que no fue  creado por este gobierno”.

Boudou recordó que “el default fue declarado en 2001 y el  proceso político que se inició en 2003 está resolviendo la  situación de forma aceptable para los acreedores pero también  desde el punto de vista de la Argentina, de una economía  sustentable que pueda ocuparse sobre todo de la actividad interna  y, a la vez, cumplir con los acreedores”.

El ministro estará mañana en Londres presentando el canje ante  inversores institucionales; en tanto un equipo de su cartera  recorrerá Alemania, Suiza, Francia y “a todos los países donde hay  plazas financieras importantes” para promocionar el canje, y  “obtener el máximo nivel de aceptación posible”.

Estuvieron presentes el presidente de Adusbef, Elio Lannutti;  el presidente nacional de Codacons, Carlo Rienzi, y el presidente  honorario de esta misma asociación, Marco Ramadori.
También el secretario nacional de Siti, Domenico Bacci; el  presidente de Adoc, Carlo Pileri; el presidente de  Federconsumatori, Rosario Trafiletti; la secretaria Tiziana  Danese, y el presidente de Altroconsumo, Paolo Martinello.

Por la tarde, Boudou tiene previsto reunirse con Task Force  Argentina (TFA), asociación que preside Nicola Stock y representa  a unos 180.000 bonistas italianos.

El objetivo de la presentación internacional es sumar la mayor  cantidad posible de tenedores minoristas a la operación, en la que  el gobierno aspira a lograr una adhesión no menor a 60 por ciento.
Según Boudou, de alcanzarse ese nivel de adhesión se terminará  con las causas judiciales de aquellos acreedores que reclaman el  pago de lo adeudado por esa vía.

La semana pasada, el juez neoyorquino Thomas Griesa rechazó un  pedido de los bonistas en default que mantienen litigios con la  Argentina para frenar la operación. El segundo tramo de la gira  internacional de presentación de la propuesta será Londres, donde  Boudou y Lorenzino estarán el martes y el miércoles.

A la par del canje, Economía lanzará la suscripción hasta el  14 de mayo para adquirir un bono con vencimiento en el 2017 por  1.000 millones de dólares, en la que confía en conseguir una tasa  de un dígito.

El ministro reiteró la semana pasada que este canje “no es  sólo para normalizar la situación financiera del país, sino que  además, servirá para bajar las tasas de interés, y permitirá a  nuestras empresas financiarse de manera más beneficiosa, y  continuar impulsando el crecimiento".

La oferta de canje prevé una quita no menor de 66,3 por  ciento. En esta oportunidad la deuda elegible que entra en el  canje suma 18.300 millones de dólares, mientras que en 2005  ascendió a 81.800 millones de dólares, y recogió una adhesión  superior a 75 por ciento. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS