Economía

Boicot al consumo en contra la suba de precios

Devaluación y después. El gobierno nacional impulsa el control ciudadano en las góndolas. El "apagón de consumo", impulsada por redes sociales, tuvo dispar adhesión en Rosario.

Sábado 08 de Febrero de 2014

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, apoyó al "apagón de consumo" impulsado desde las redes sociales que se realizó ayer en todo el país y sostuvo que es necesario enfrentar la "desmesura ética y moral" de los empresarios. El funcionario resaltó su apoyo a la "soberanía del consumidor", al respaldar la protesta de consumidores.

A través de las redes sociales, se convocó a no comprar productos en supermercados ni combustibles en estaciones de servicio, en protesta por la suba de precios, una reacción de los consumidores que se registra con frecuencia en otros países.

Sin embargo, la iniciativa tuvo más un efecto testimonial que concreto ya que en las principales ciudades del país las conductas de consumo no se alteraron sustancialmente. Por ejemplo, en Rosario el flujo de actividades en las estaciones de servicio fue normal según expresaron los empresarios del sector (ver aparte).

En los últimos días el gobierno nacional encaró una campaña en la que instó a la población a velar por los acuerdos de precios y denunciar acciones de especulación y aumentos desmedidos.

La primera referencia oficial de la jornada de boicot fue la del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien consideró que "una de las condiciones básicas del ejercicio de la soberanía del consumidor consiste precisamente en no comprar en aquellos comercios o empresas donde el valor del bien se ha incrementado de un modo absolutamente desmesurado".

Al respecto, el jefe de ministros aseguró que "la remarcación de precios por parte de comerciantes inescrupulosos y empresarios especuladores, no tiene nada que ver con el comportamiento de las variables económicas".

Poca respuesta. Capitanich se quejó por que en los últimos días "no hubo variaciones a la baja" de los precios por parte de los comerciantes, a pesar que retrocedió el valor del dólar.

Las asociaciones de defensa del consumidor y cámaras de entidades comerciales expresaron ayer en apoyo a la convocatoria a no comprar en aquellos establecimientos que registran un aumento abusivo de precios y exhortaron a premiar o castigar el comportamiento de las empresas.

El presidente de la Unión de Consumidores de la Argentina, Fernando Blanco Muiño, dijo que la campaña convocada a través de las redes sociales "es una acción importante para llevar a cabo por el incumplimiento de las cadenas de distribución y las petroleras" respecto de los acuerdos de precios. También consideró que esta convocatoria "es una acción de educación al consumidor".

A su turno, Claudio Boada, de la Unión de Usuarios y Consumidores, dijo que "toda acción social colectiva que sume voluntades es positiva", y exhortó a que las convocatorias se efectúen de manera coordinada "con acciones continuas y permanentes".

Los comerciantes. Pero más allá de las asociaciones de consumidores, el titular de Fedecámaras, Rubén Manusovich, expresó que la entidad está convocando a "un paro de compras contra las empresas proveedoras que están pretendiendo marcar precios en forma abusiva, usando como pretexto el aumento del dólar".

El secretario de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (Came), Vicente Lourenzo, dijo que la convocatoria "es una herramienta que tiene la gente, que se usa en otros países".

También los supermercados de propietarios chinos anunciaron que boicotearán hasta el martes a los frigoríficos por el aumento que se registraron durante los últimos días en los productos cárnicos.

Miguel Angel Calvete, director ejecutivo de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas de la Argentina, adelantó que tomaron la iniciativa "debido a los incrementos de precios desmedidos que se registraron recientemente en la carne".

Los supermercados asociados a la federación también expresaron su apoyo al "boicot a la compra en hipermercados" y le solicitaron al gobierno nacional "que exponga públicamente ante la sociedad a las empresas que hayan sido denunciadas por aumentar excesivamente los precios".

El directivo explicó que hasta el momento hay 1.121 autoservicios chinos de Capital Federal, Gran Buenos Aires y Rosario que decidieron sumarse a la propuesta de no comprar medias reses a los frigoríficos desde el jueves y hasta el próximo martes.

La pretensión de los supermercadistas con esta medida es "que baje el precio de la carne", pero Calvete aclaró que "se trata sólo de las carnicerías administradas por los propietarios chinos y no de aquellas que fueron subalquiladas dentro de los locales".

Por su parte, la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima) pidió a sus afiliados "prudencia" en el traslado a precios de la incidencia de insumos importados. "Quienes integramos la federación tenemos el firme compromiso de defender la industria nacional y el nivel de empleo del sector de la madera y el mueble", dijeron.

Shell mantiene el aumento

El presidente de Shell Argentina, Juan José Aranguren, admitió ayer que esa petrolera aún no redujo el precio de los combustibles que comercializa, y aseguró que lo hará cuando baje el valor del petróleo crudo. Ayer en Rosario las estaciones de servicio de esa firma mantenían los precios con el incremento del 12 por ciento implementado la semana pasada.

Surtidores

Desde el sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, Garages, Playas y Lavaderos Automáticos (Soesgpyla) salieron a alertar a la población de Rosario que hay estaciones de servicio que frenaron el pago con tarjetas de crédito y debito en el expendio de combustible. No obstante, desde la cámara empresaria desmitieron que esto ocurra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS