Economía

Biolcati: "La corrupción de la política triguera equivale a diez Schoklender"

Feroz ataque del jefe de La Rural al gobierno. Lo acusó de tener un "odio visceral" al campo.

Lunes 20 de Junio de 2011

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, aseguró que el sistema de comercialización de trigo y maíz dispuesto por el gobierno genera “un acto de corrupción que equivale a diez o quince Schocklender por año”.
  Brutal, el dirigente estanciero desparramó reclamo sectorial y chicana política al vincular la investigación sobre el crecimiento patrimonial del ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo con el reclamo que su entidad realiza contra el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y la exportadores de cereales por el mercado de trigo.
  Anticipó, así, la tónica que un sector del ruralismo y la oposición pretenden dar al clima de conflictividad creado al interior de distintas cadenas agropecuarias. Tal es el caso del trigo y el maíz, donde los productores acusan al gobierno de dejarlos cautivos de un mercado concentrado por grandes cerealeras, y de la leche. En este último caso, los tamberos reclaman un aumento del precio de la leche y se movilizarán mañana en Villa María, Córdoba, contra las industrias del sector.
  Con estos focos de conflicto en el sector, Biolcati echó leña al fuego. Dijo que las trabas impuestas al comercio del trigo y el maíz, están llevando al país “hacia una sojización absoluta”. Y denunció que hay “todo un espacio de corrupción y discrecionalidad” en el mercado de trigo y maíz donde los productores deben vender a “preciso ridículos” sus granos a exportadores que “consiguen cupos de exportación que un funcionario les otorga discrecionalmente”.
  “Antes un exportador tenía un 3% ó 4% de utilidad sobre una operación, hoy tiene el 30%; esta ganancia enorme obtenida a través del favor de un solo funcionario crea un acto de corrupción que, si uno piensa en las cifras, son diez o quince Shocklender por año”, calculó.

Odio. Biolcati dijo además que el gobierno tiene un “odio visceral” al campo, desde antes del conflicto por las retenciones móviles. “La guerra del 2008 también fue visceral, lo tienen adentro”.
  El dirigente señaló además que el gobierno implantó, desde los medios de comunicación, que el campo está bien pero igual “se queja y llora”, y acotó que “uno escucha las ironías de la Presidenta sobre la actividad agropecuaria, y parece que fuéramos el enemigo”.
  “Han logrado implantar eso que, cuando uno se queja, bueno, el campo se queja siempre. En cambio aparece un Shocklender, aunque nosotros tengamos diez, y claro, son las Madres de Plaza de Mayo, que merecen todo el respeto, y todo lo demás, y entonces la sociedad reacciona distinto”, lamentó.
  Para Biolcati, el gobierno favorece “una sojización absoluta”. Es más, dijo que “es una droga para ellos la soja, son totalmente dependientes, si llegan a tener un síndrome de abstinencia se les cae el presupuesto”, concluyó.

Exitoso control a cerealeras

Las empresas cerealeras registron en 2010 una suba 99,6% en el monto determinado por el impuesto a las ganancias, informó la Administración Federal de Ingresos Públcios (Afip). El organismo atribuyó esa mejora a las acciones de fiscalización que el organismo ejecutó sobre el sector.
  El director de la Afip, Ricardo Echegaray, recordó que en el año 2009, de las diez firmas que más facturaron, hubo cuatro “que no pagaron ni un sólo peso de Ganancias”. Por eso, el fisco “tuvo que incrementar fuertemente las acciones de control y fiscalización para combatir las planificaciones fiscales nocivas que habían incurrido algunos de los grupos concentrados del sector”.
  De acuerdo al informe difundido ayer, sobre las firmas exportadoras de cereales, el sector verificó en el 2010 un alza en su nivel de ventas de 16,9%, mientras que la determinación del impuesto a las ganancias sumó 607 millones de pesos. Esto representa un incremento de 99,6%.
  Echegaray remarcó que “el aumento sería aún mayor si se consideran a las sociedades con cierre de ejercicio en diciembre de 2010 —cuyo vencimiento operó en mayo de 2011—, ya que el incremento del impuesto a las ganancias determinado ascendió al 286%”.
  Durante 2010 hubo 531 infracciones por declaraciones inexactas en operaciones de comercio exterior a las empresas del sector, lo que implica un alza de 115% con relación al año anterior.
  “Una de las acciones de control más importantes se concretó con la utilización de los convenios de intercambio de información”, dijo Echegaray, quien agregó que “los acuerdos sirvieron para verificar el precio final en el país de destino de las operaciones trianguladas”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario