Economía

Bioceres encontró el éxito donde ninguna otra empresa lo hizo antes

La empresa rosarina que nació en la zona sur de la ciudad y ahora forma parte del mercado bursátil más importante del mundo

Martes 27 de Abril de 2021

"Todo lo que hacemos en Bioceres Semillas está inspirado en un concepto original: ser una compañía creada por productores para dar lugar a mucho más que otra marca de semillas. Nacimos para dar vida a cultivos capaces de lograr lo que parecía imposible. Cultivos más eficientes, tolerantes a los embates del clima y por supuesto más rentables". Así se autodescribe en su portal web la empresa rosarina Bioceres, que este martes marcó un gran hito en la economía del país debido a que comenzó a cotizar en el índice Nasdaq de Wall Street.

La firma creada por Víctor Trucco en 2001 y que hoy conduce su hijo Federico tomó forma en el parque tecnológico que se armó en el complejo científico tecnológico ubicado al sur de La Siberia. De hecho, la creación del Instituto Nacional de Agrobiotecnología (Indear), propiedad de Bioceres, fue el punto de partida de la construcción del predio en el que funciona actualmente el Centro Científico Tecnológico (CCT) del Conicet Rosario. Allí funcionan los principales institutos de investigación de ese organismo nacional.

Una de las principales claves del éxito de la empresa rosarina es que busca tener éxito donde ninguna otra empresa lo hizo antes: vendiendo trigo modificado genéticamente.

“Si bien la gran mayoría de los cultivos de soja y maíz del mundo ya son transgénicos, estos se alimentan al ganado. El trigo biotecnológico, por otro lado, sería consumido directamente por los humanos en pan y pasta, algo que los consumidores y reguladores han rechazado rotundamente en el pasado. Actualmente, solo Argentina, donde tiene su sede Bioceres, ha aprobado un trigo transgénico”, señaló en un artículo Bloomberg, la compañía estadounidense de asesoría financiera, software, data y media bursátil.

>> Leer más: Bioceres: la biotecnológica rosarina ya cotiza en el Nasdaq

El nuevo test para la empresa es la aprobación de Brasil a su trigo modificado. Es el principal importador del trigo criollo y su aprobación es clave para empezar a avanzar en Argentina, y gatillar otro rally en su ADR.

Según Trucco, el cambio climático (y su impacto en precios de alimentos y rindes) y el crecimiento poblacional conducirán a varios descreídos (reguladores y consumidores) a acercarse a esa tecnología ante el riesgo de hambrunas.

Asimismo, Trucco anunció, en diálogo con BBG, que la firma está preparando para vender hasta US$ 200 millones en bonos vinculados a la sostenibilidad: pagarían cupones vinculados a la captura de carbono en las granjas.

Asimismo, está aguardando que China autorice la soja resistente a sequía, lo que permitirá su siembra en la Argentina y exportación. Según fuentes del mercado, sería inminente ese paso del país asiático.

La empresa se hizo rápidamente competitiva debido a que sumó científicos de renombre y a que, a la par de los avances científicos, fue sumando empresas y capitalistas. Así se convirtió en un grupo corporativo líder global.

https://twitter.com/Nasdaq/status/1387060569509928965

"Trabajamos cada día para ofrecerte semillas con una genética sobresaliente y superadora en cada campaña que comienza. Hoy contamos con un amplio portfolio en semillas de trigo y soja. Ellas son el resultado del trabajo en investigación y desarrollo que venimos ejecutando desde hace más de 10 años y con resultados comprobados en las diferentes realidades de cada zona productiva de nuestro país", asegura la empresa en su portal.

Además, pondera que "en estas semillas hicimos posible un gran desafío: concentrar los más avanzados desarrollos genéticos y el espíritu innovador y emprendedor de quienes llevamos adelante Bioceres Semillas".

https://twitter.com/omarperotti/status/1387143433480032258

Federico Trucco, CEO de Bioceres remarcó que “estamos encantados de comenzar a cotizar en Nasdaq y de utilizar esta gran plataforma global para avanzar en nuestro objetivo de ayudar a la agricultura en la transición hacia la neutralidad de carbono, regenerar los ecosistemas agrícolas a la vez que mejoramos la productividad de nuestros sistemas, ayudando a mantener la disponibilidad de alimentos para la comunidad global”.

Bioceres hoy cuenta con 300 accionistas, entre ellos los empresarios Hugo Sygman (Grupo Insud) y Gustavo Grobocopatel (Los Grobo). Es una de las pocas en Argentina que basa su negocio en la ciencia y la biotecnología.

Su desarrollo en la primera década del siglo XXI, que incluyó una mirada estratégica respecto de la interacción con el sector público, la convirtió en un ícono del universo empresarial. Uno de sus hitos fue el desarrollo, a partir de un logro de investigadores del Conicet, de cultivos transgénicos tolerantes a sequía y salinidad. La introducción del gen HB4 en soja y trigo pone a esta compañía en el primer nivel del mercado global de biotecnología, donde dominan las grandes multinacionales.

El gen hb4, que fue aislado en la década pasada por la investigadora del Conicet y la UNL Raquel Chan. Luego fue incorporado a los grandes cultivos comerciales, con buen resultado. La soja con esa tecnología fue aprobada en Argentina aunque espera la aprobación en China, principal mercado, para su comercialización global. En el caso del trigo, la expectativa está centrada en la aprobación del principal mercado de exportación, que es Brasil.

https://twitter.com/pablojavkin/status/1387114365279735814

En su camino de expansión global, Bioceres se asoció y adquirió diferentes compañías internacionales. En Argentina tiene la mayoría del paquete accionario de otra de las biotecnológicas líderes, Rizobacter.

Su instituto de investigación, Indear, funciona en el centro tecnológico del Conicet en Rosario, junto a otros institutos de investigación pública. Fue inaugurado en 2010 con la presencia de la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario