Economía

Bein: "Va a haber plata circulando por los mercados emergentes"

El reconocido economista volvió a la ciudad para exponer su visión de la coyuntura.

Domingo 07 de Julio de 2019

“La tasa de interés en el mundo desarrollado está para bajar, va a haber plata circulando por los emergentes y los países normales la podrán aprovechar”. Así lo vaticinó el economista Miguel Bein durante la conferencia “Descifrando el futuro” que organizó el jueves pasado el Banco Industrial (Bind) en el Polo Tecnológico de Rosario.

Luego de varios años, el reconocido economista volvió a la ciudad para exponer su visión de la coyuntura en el marco del actual proceso electoral. Un calendario que tiene la próxima cita en agosto, con las Paso, cuyos resultados _en la visión de Bein_ no inducirán a un descontrol cambiario ya que “Hacienda y el Banco Central tienen herramientas” para administrar el mercado.

Por otro lado, la puja política no aportará en 2019 la tradicional expansión de los años electorales. “Esta vez la economía no pega la vuelta y el año cerrará con una caída de 1,6%”, estimó Bein. Entre otras cosas, adjudicó esta situación al “mal acuerdo” firmado el año pasado con el FMI, que limitó la capacidad de intervención del Banco Central en el mercado del dólar y empujó la devaluación de marzo. “Sin ese movimiento del tipo de cambio, la economía estaría volando a otra velocidad”, aseguró.

De acuerdo a su mirada, este episodio demoró la puesta en marcha, por parte del gobierno nacional, de la batería de medidas propias de los años electorales: atrasar el dólar, soltar las paritarias, aplanar las tarifas y estimular el consumo con programas como el Ahora 12, los créditos de la Ansés y los subsidios a la compra de autos. “Ni con descuentos de 100 mil pesos se venden porque nadie está en condiciones de comprar autos”, señaló.

Aun así, el ex viceministro de Economía opinó que “en el margen” hay una recuperación en julio respecto de los meses anteriores. Parado a mitad del año, sus previsiones para el 2019 son las de una inflación que tocó techo y cerrará 2019 en el 39% anual, un dólar tranquilo deslizándose hacia los $ 51 sobre el final de año, una reducción de seis puntos en la tasa de interés de referencia (hoy en 60%).

En materia financiera, el veranito de los últimos dos meses a nivel local conecta con un clima global de mayor propensión al riesgo. Bein echó mano de las encuestas de la propia Reserva Federal (FED) de Estados Unidos, para mostrar cómo sus propios conductores revisan a la baja sus perspectivas para la tasa de interés de fondos federales (corto plazo) en 2019 y 2020. Las estimaciones fueron bajando y actualmente son de 2,4% y 2,1% respectivamente.

Este precio del dinero, que está en línea con políticas monetarias de EEUU y Japón, reduce la rentabilidad de las inversiones, que vuelven a explorar posibilidades de negocios en los mercados emergentes. “En los últimos tres meses esta tendencia se expresó en la suba de precios y caída de rendimientos de los bonos de deuda a diez años de los países vecinos, incluso Argentina mejoró un poco, aunque partiendo de tasas que duplican el promedio regional”, indicó el economista.

No dejó de observar las colocaciones de deuda de YPF y Pampa Energía, a tasas en torno del 9%, como una señal positiva. “Argentina está empezando a romper el cerco que le impidió financiarse en los mercados durante el último año y medio”, señaló.

Cerco que, opinó, es hijo del “gran error” de la administración macrista, que fue “endeudarse por u$s 140 mil millones”. Una herencia que condicionará la economía de 2020, gane quien gane. Si el presidente es reelecto, opinó el economista, seguirá el mercado libre del dólar, las tasas se mantendrán altas, seguirá la política de seguir “buscando el superávit fiscal”, habrá un nivel de actividad “algo menor” y llegarán inversiones en sectores puntuales como “el campo, la energía y el sector inmobiliario”. Sin embargo, “la industria y las pymes van a seguir penando”, advirtió.

En cambio, si se impone la fórmula Fernández - Fernández, el programa incluirá, según estimó, control de cambios, la obligación de liquidar exportaciones (Bein consideró un error la liberación total del gobierno de Macri en ese tema), retenciones más altas para el campo que para la industria, una baja en la tasa de interés y limitaciones al ingreso de capitales financieros. “Los bancos van a que tener que trabajar más que ahora, cuando el juego pasa por prestarle al Banco Central. Eso se va a terminar”, dijo.

“Lo ideal sería que no hubiera tanta variabilidad de modelos y que los espacios políticos supieran apoyarse en lo mejor de las grandes teorías económicas, estimulando con equilibrio tanto la demanda y la inversión”, concluyó.

“La agenda global no debe ser tonta”

“La pelea entre Estados Unidos y China por la hegemonía mundial va más allá de una pelea por aranceles, esta tensión va a continuar, no es un mundo para ir alegremente a la globalización”. Miguel Bein se refirió a la discusión sobre el acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur. Criticó a los que calificaron esas negociaciones como “una tragedia” pero también rechazó la euforia desmesurada del presidente Macri. “En el mundo actual, donde incluso EEUU se pelea con todos para proteger su industria, la agenda argentina no debe ser tonta, hay que cuidarse de entregar alegremente puestos de trabajo a otros países sin hacer primero esfuerzos para utilizar plenamente la capacidad instalada de producción”, dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario