Economía

Bancarios reactivan negociación clave para actualizar las paritarias

El sindicato adelantó la discusión para revisar el acuerdo firmado a principios de año. Las negociaciones que se vienen

Martes 22 de Junio de 2021

El gremio que nuclea a los trabajadores bancarios reanudará hoy las negociaciones para actualizar la paritaria acordada a principios de año. El acuerdo, que estableció un aumento del 29% en tres tramos, preveía una cláusula de revisión en septiembre pero La Bancaria logró adelantarlo a junio. La discusión que se abre es clave en relación a la nueva etapa de la negociación salarial, luego de que la inflación acumulada en cinco meses del año se comiera el 75% de la pauta de aumento de precios contemplada en el presupuesto 2021.

La Asociación Bancaria fue uno de los primeros gremios en cerrar su paritaria este año al acordar un incremento de 29%, con revisión en septiembre y noviembre. Ese acuerdo fue oficializado incluso con una foto entre el secretario general del gremio, Sergio Palazzo, y el presidente Alberto Fernández. En aquel momento, el gobierno buscaba que los sindicatos cerraran paritarias “algunos puntos por encima” de una inflación que se estimaba en la zona del 30%.

Detrás de bancarios y aceiteros, que en el cambio de año habían acordado 25% con cláusula de revisión, llegaron otros acuerdos como el de los encargados de edificio, del 32% en varios tramos. Esta paritaria se reabrió la semana pasada y se pactó el pago de sumas fijas que elevan la pauta al 44%.

Estatales

Una segunda ronda paritaria se desarolló en marzo y tuvo como principales protagonistas a los trabajadores del sector público provincial. La pauta acordada estuvo en el orden del 35%, en varios tramos. La mayoría comenzó con 18% en marzo y 8% en junio, con cláusula de revisión en octubre.

La tercera ronda involucró a los gremios más numerosos del sector privado, como mercantiles, metalúrgicos y constructores, que se ubicaron entre 32% y 36%, también en varios tramos.

Hacia mitad de año, bajo presión de una ofensiva de remarcación de precios muy fuerte por parte del sector empresario que llevó la inflación acumulada a mayo al 21,5%, las negociaciones salariales subieron de rango.

El nuevo piso

La paritaria legislativa nacional, del 40%,avalada por Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, marcó una nueva referencia. Poco tiempo después, los camioneros, que negocian desde mitad de año, subieron la apuesta al 45%.

El gobierno nacional, en cabeza del mismo ministro de Economía, Martín Guzmán, subrayó durante todos estos meses la diferente actitud que tuvieron empresarios y trabajadores frente al intento de anclar las expectativas inflacionarios. Los unos, elevaron precios muy por encima de la pauta oficial. Los otros mostraron una responsabilidad casi excesiva en sus reclamos.

Por eso, lejos de alarmarse, el gobierno alienta los nuevos objetivos de negociación salarial. “La decisión y el compromiso del presidente Alberto Fernández es que este año la Argentina vuelva a crecer después de tres años y que ese crecimiento redunde en una recuperación real de los salarios para que le ganen a los precios y a la inflación”, dijo ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Su segunda, Cecilia Todesca Bocco, afirmó que las paritarias se irán reabriendo si la inflación es mayor a lo previsto, porque el objetivo es que los salarios no pierdan poder adquisitivo. Recordó que las paritarias tienen cláusulas de reapertura y el gobierno está de acuerdo con ello. Recordó que durante el gobierno de Mauricio Macri los salarios de los trabajadores registrados públicos y privados perdieron 17 puntos y que, apenas asumió Alberto Fernáncez, “esos mismos salarios habían subido 6,4% en términos reales”. Durante la pandemia, la pérdida fue casi un punto y en 2021, hasta marzo la recuperación era de 0,4 en total y de 2,5 en el caso de los privados.

Tramo a tramo

Aunque la inflación de este año erosionó los ingresos a nivel general, el impacto es distinto de acuerdo al tipo de convenio cerrado. Los mismos bancarios, por ejemplo, lograron transitar la primera mitad del año con un aumento que en los primeros dos tramos acumuló 23%, unos puntos por encima del aumento del IPC del período. El punto es que recién en agosto comenzaba a regir el restante 6%. De allí el pedido de adelantamiento de pago y de revisión de la paritaria en general.

En el caso de los aceiteros, el aumento del 25% desde enero rige para todo el año, con cláusula de revisión en agosto.

Estos gremios que cerraron temprano, y que además arrancan de básicos muy elevados, transitaron la primra parte del año con un colchón de salarios nuevos. Ahora, a medida que la inflación se acerca, se encienden las alertas.

Con los salarios de junio, los estatales provinciales alcanzarán un nivel de cobertura del 26% (un 18% en marzo y otro 8% este mes). Estos incrementos operaron recién a partir del tercer mes del año.

Entre abril y mayo comenzaron a operar los primeros tramos de aumento de sindicatos numerosos, como mercantiles, metalúrgicos y constructores.

Mientras la inflación se alimenta de la suba cotidiana de los precios, los aumentos salariales se pactan por períodos anuales, con tramos y revisiones. Por eso es importante la “construcción” del incremento acordado a lo largo del tiempo.

Los nuevos acuerdos, con el piso del 40%, incluyen clásusulas de revisión y también renovación de “salarios viejos”, correspondientes a las negociaciones 2020.

En caso de definirse la paritaria de La Bancaria esta misma semana, será el segundo sindicato en adelantar la revisión del entendimiento firmado en los primeros meses del año. “En la última paritaria cerrada en marzo pasado se había previsto activar dicha cláusula en septiembre y lo que está pidiendo nuestro gremio a nivel nacional es activar nuevamente la paritaria debido al aumento de la canasta de alimentos debido a la subida inflacionaria”, explicó el secretario adjunto de la Asociación Bancaria de Rosario, Sergio Rivolta.

Con mayores dificultades se preparan esta semana para reanudar las conversaciones dos gremios determinantes: sanidad,y alimentación.

De 12 millones de trabajadores registrados, 30% pertenecen al sector público (3,2 millones de asalariados y 360 mil monotributistas sociales). Otro 48% negocia salarios en el sector privado. El resto son trabajadores independientes, autónomos o monotributistas, que muchas veces no tienen encuadre colectivo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario