Economía

Aseguran que la carga es "inequitativa" y penaliza el ahorro en pesos

La reglamentación de Ganancias que grava la renta financiera establece que se paga por las utilidades que genere un activo financiero pero no sobre todas, sino a partir de una ganancia de los casi 67 mil pesos anuales correspondientes al año 2018. Ese valor subirá a 104.735,77 pesos para 2019 y se actualizará por índice de Precios al Consumidor (IPC) todos los meses de octubre.

Viernes 28 de Diciembre de 2018

La reglamentación de Ganancias que grava la renta financiera establece que se paga por las utilidades que genere un activo financiero pero no sobre todas, sino a partir de una ganancia de los casi 67 mil pesos anuales correspondientes al año 2018. Ese valor subirá a 104.735,77 pesos para 2019 y se actualizará por índice de Precios al Consumidor (IPC) todos los meses de octubre.

Es decir, no pagan todos sino quienes superen esa renta anualmente y además, los que lo hagan abonan un 5 por ciento por sobre las inversiones en pesos y un 15 por ciento si son en dólares o indexadas por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) o Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

Inequidades

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) cuestionó ayer los alcances del impuesto, fundamentalmente "por el proceso inflacionario vivido durante 2018" y su correlato de altos rendimientos nominales de las colocaciones financieras, las cuales "en gran parte sólo han compensado la inflación", dijeron.

"Parece inequitativo que el impuesto se aplique sobre utilidades nominales y no reales, razón por la cual debería permitirse deducir la tasa de inflación", advirtió.

Para mostrar lo que considera "inequidad y penalización a los ahorros en pesos", Iaraf presentó el ejemplo de un inversor que poseía un capital inicial de 2 millones de pesos y a inicios de 2018 le presentaron tres alternativas posibles de inversión. Si optó por un plazo fijo común en pesos a una tasa anual efectiva promedio del 55 por ciento, generará un impuesto de $51.650, una vez computada la deducción especial y aplicada la alícuota del 5 por ciento. Si en cambio, el mismo capital se invirtió en una colocación ajustable por índice de costo de vida (que se supone por simplicidad del 45 por ciento anual) y a una tasa de interés efectiva anual del 10 por ciento, si bien habrá rendido antes de impuesto un monto idéntico a la primera opción ($1,1 millones) el impuesto determinado será de tan solo $30.000. Por último, si el capital se convirtió a dólares y a su vez se colocó en un plazo fijo a una tasa anual del 1 por ciento, generará un impuesto de $6.160.

Finalmente, "esto genera importantes complicaciones de administración tributaria ya que el titular deberá poseer y recabar la información sobre los rendimentos obtenidos para presentar las declaraciones juradas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});