Economía

Argentina y Brasil negociarán una nueva política común automotriz

 La decisión se tomó en el marco de la cumbre del Mercosur, durante la cual se describieron los pasos para avanzar en la unión aduanera. Los presidentes de los cuatro países que integran el bloque...

Sábado 18 de Diciembre de 2010

La Argentina y Brasil acordaron negociar una nueva una política automotriz común en dos años. La decisión se tomó en el marco de la cumbre del Mercosur, durante la cual se describieron los pasos para avanzar en la unión aduanera. Los presidentes de los cuatro países que integran el bloque, más los Estados asociados, consensuaron en la cumbre que finalizó ayer en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú, acelerar el proceso de integración.
  Alentado por el buen momento económico vivido por los países miembros, los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay adoptaron la receta “más Mercosur” para superar el escepticismo que rodeó el futuro del bloque tras el estallido de la crisis financiera internacional de 2008. Así, en la cumbre se definieron cronogramas para profundizar la unión aduanera, estimular la integración productiva, avanzar hacia un régimen automotor común, crear un sistema de protección de inversiones e impulsar el libre tránsito de personas y los derechos de los ciudadanos del bloque subregional mediante la elaboración de un Estatuto de la Ciudadanía.

El jefe. Además, el bloque decidió crear un nuevo cargo, el de alto representante, a ser ocupado por una figura “influyente” y con “buen tránsito político” que tendrá la misión de representar al Mercosur internacionalmente y, en el plano interno, de construir consensos, coordinar los trabajos de los diversos organismos y negociar soluciones para eventuales problemas. El brasileño Inacio Lula Da Silva, que está a punto de dejar la presidencia a su sucesora, Dilma Rousseff, es uno de los candidatos más firmes a ocupar ese cargo.
  Los mandatarios atificaron además la decisión de anticipar de 2015 a 2011 el plazo para identificar las trabas que persisten al comercio de servicios dentro del bloque, para eliminarlas más rápidamente.
  También dieron los primeros pasos para crear una “consciencia de identidad” subregional, a empezar por la adopción de placas unificadas para los vehículos, en un proceso que se iniciará en 2016 y finalizará antes de 2020.

Dos décadas. Todos los acuerdos tienden a consolidar el sueño de integración que nació hace 20 años, en Paraguay, con la firma del Tratado de Asunción. Casi dos décadas después, el Mercosur sigue siendo una unión aduanera imperfecta, con los sectores automotor y azucarero excluidos del proceso de integración y con frecuentes quejas de los dos socios menores, Paraguay y Uruguay, sobre las asimetrías económicas.
  Los acuerdos firmados en Foz do Iguazú fueron negociados durante la presidencia pro témpore de Lula da Silva, quien ayer minimizó los problemas y aseguró que la voluntad de integración de los países hace que las relaciones de Brasil y Argentina, por ejemplo, son hoy “mejores que Alemania y Francia”, los dos mayores socios de la Unión Europea.
  El ambiente de optimismo en la cumbre de Foz do Iguazú sólo fue opacado por la demora en la concreción de la adhesión de Venezuela como quinto socio pleno del Mercosur, que sigue pendiente de la ratificación del Congreso paraguayo. Los otros tres socios del Mercosur manifestaron su deseo de una rápida solución para el caso, y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue la más enfática, al pedir la aprobación del ingreso de Venezuela en el Mercosur durante el mandato de Lugo en la presidencia pro témpore del bloque.
  De la cumbre participaron, además de los mandatarios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Chile, Sebastián Piñera. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS