Economía

Argentina y Brasil acortan los plazos de las trabas a las importaciones

Argentina y Brasil acordaron acortar el plazo de retención que se le aplica a las mercaderías alcanzadas por las licencias no automáticas de importación, y agilizar el intercambio de maquinaria agrícola. Este fue el saldo de la reunión que mantuvo ayer por la mañana en Brasilia la ministra de Industria, Débora Giorgi...

Viernes 03 de Junio de 2011

Argentina y Brasil acordaron acortar el plazo de retención que se le aplica a las mercaderías alcanzadas por las licencias no automáticas de importación, y agilizar el intercambio de maquinaria agrícola. Este fue el saldo de la reunión que mantuvo ayer por la mañana en Brasilia la ministra de Industria, Débora Giorgi, con su par de Brasil, Fernando Pimentel, y que tuvo por objetivo descomprimir la tensión creada por la imposición mutua de trabas comerciales sobre distintos productos.

Luego de dos horas de negociaciones, Giorgi afirmó en conferencia de prensa que desde Argentina se pondrá "toda la vocación" para que los productos importados ingresen al país cumpliendo un máximo de retención de 60 días, que es el que establece la Organización Mundial del Comercio.

Giorgi rechazó que exista de parte del gobierno argentino una política, no explicitada, de demorar en la Aduana los cargamentos que ingresan al país. Y explicó que "hay organismos, como los que analizan las condiciones fitosanitarias, que tienen sus tiempos".

Por su parte Pimentel destacó "el buen clima" que hubo en las negociaciones, ya que "tenemos una visión muy parecida de lo que debe ser la relación entre ambos países y de la economía mundial".

En ese contexto, ambos países concordaron con la necesidad de "acelerar las importaciones y reducir los plazos de aplicación de las licencias", que en el caso de Brasil es sobre los automóviles importados y en el de Argentina, sobre 557 productos.

Pimentel explicó que el gobierno brasileño utilizó las licencias para automóviles, un sector en el que tuvieron un fuerte déficit comercial, y eso creó un problema con Argentina, porque de 10 autos importados 5 vienen de su socio del Mercosur.

Sin embargo, Giorgi recordó que muchas de los componentes de esos autos provienen de fábricas de Brasil, lo que genera un déficit de 1.000 millones de dólares anuales en la balanza comercial de la de la cadena autopartista argentina. Concluyó, con eso, que la aplicación de las licencias en los autos también afecta a las empresas brasileñas productoras de autopartes. Algo similar acordaron en el sector de maquinaria agrícola.

Tras conocerse el parte comunicado conjunto, fuentes de la cartera de industria aseguraron que Brasil se comprometió a permitir el ingreso de los autos parados en la frontera en "un plazo máximo de 10 días", mientras que Argentina aceptó "complementariedad" con el sector de maquinaria agrícola.

Los funcionarios acordaron además realizar encuentros mensuales a nivel de técnicos y secretarios de los ministerios, para evaluar el desarrollo del comercio, como así también promover los encuentros sectoriales entre empresarios privados.

El intercambio comercial bilateral rondó los 33.000 millones de dólares en 2010, con un déficit de poco más de 4.000 millones para Argentina, según cifras oficiales. Este flujo se vio afectado a comienzos de mayo, cuando Brasil impuso licencias a la importación de autos, donde Argentina tiene superávit.

Respecto a los acuerdos entre privados, el portavoz de Industria indicó que se "reflotarán los acuerdos de cupos de exportación e importación entre privados", con lo cual en esas áreas quedarán desactivadas per se las licencias no automáticas. En este sentido se señalaron como los sectores más sensibles al calzado, algunas ramas de textiles, autopartes y línea marrón (estufas, calefactores y caloventores).

Real

El real brasileño se fortaleció un 1,13% ayer, después que el dólar se debilitara en forma generalizada al aumentar las expectativas de que Grecia recibirá un nuevo paquete de ayuda. La moneda brasileña terminó la jornada a 1,578 unidades por dólar. La apreciación del real es causa del fuerte lobby que está realizando la industria paulista para trabar importaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario