Economía

Argentina depositó pago a bonistas y dejó a Griesa la llave del default

El juez estadounidense rechazó proteger esos fondos de un embargo de los buitres. Hoy citó a las partes a una audiencia. El gobierno nacional advirtió que recurriría al Tribunal de La Haya.

Viernes 27 de Junio de 2014

El gobierno nacional depositó ayer 1.000 millones de dólares para el pago a los bonistas que ingresaron a los canjes de deuda instrumentados en 2005 y 2010, a pesar de que el juez neoyorquino Thomas Griesa rechazó el pedido de reponer una medida cautelar para evitar el embargo de los fondos buitres.

Con esta decisión, el Ejecutivo argentino demostró su voluntad de pago a los acreedores de la deuda reestructurada y, al mismo tiempo, responsabilizó al juez, a la Justicia norteamericana y a las entidades financieras intermediarias, en el caso de que el pago no llegue a ser efectivizado el lunes 30 de junio. También advirtió sobre la posibilidad e iniciar acciones judiciales en foros internacionales.

La decisión oficial se conoció sobre el mediodía, a través del ministro de Economía, Axel Kicillof, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Incluso la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a través de Twitter, publicó el comunicado oficial en el que destacó la decisión bajo el título "Argentina paga".

Minutos después del encuentro con la prensa en la que Kicillof leyó el comunicado oficial, en Nueva York el juez Griesa dio a conocer su rechazo a la solicitud presentada por Argentina de suspender la medida que obliga a pagar a los fondos buitre para poder cumplir los compromisos con el resto de los acreedores de deuda, por lo que el dinero depositado podría ser embargado.

Griesa consideró que la solicitud "no es apropiada" y dijo que la orden de pagar a los fondos especulativos "no entra en vigor" a menos que el país realice pagos a los tenedores de bonos reestructurados.

El magistrado recordó que en el caso fue nombrado un mediador, el abogado neoyorquino Daniel Pollack, y que su tribunal "entiende que las negociaciones entre Argentina y los fondos buitre van a incluir el manejo de futuros pagos de los bonos reestructurados".

Por su parte, NML Capital, uno de los fondos buitres que litigaron contra el país, envió ayer una nota a Griesa en la que califican de "medida descarada" y "violatoria" de las disposiciones de la justicia estadounidense a la decisión adoptada por el gobierno argentino de pagar a los bonistas del canje.

Luego, NML pidió una audiencia, que Griesa concedió para hoy a las 11.30 hora argentina.

Kicillof, durante el anuncio de la medida oficial, se limitó a la lectura del comunicado en el que se recalca la "decisión soberana de honrar sus deudas" por parte la República Argentina, sin pretender "colisionar con otras decisiones emergentes de autoridad judicial que alteran las bases contractuales suscriptas".

"La Argentina ha procedido al pago de los servicios de capital e intereses de sus bonos bajo ley extranjera por el equivalente a 832 millones de dólares, de los cuales 539 millones fueron depositados en las cuentas 15.098 y 15.002 del Banco New York Mellow (BONY) en el Banco Central de la República Argentina", señala el comunicado.

En el documento, el gobierno advirtió además sobre la posibilidad de llevar adelante "eventuales acciones judiciales" ante foros internacionales como el Tribunal de La Haya y la justicia ordinaria local, debido a que el fallo del juez Griesa "vulnera el principio de inmunidad soberana vigente en ese país (EEUU) como norma de jerarquía institucional superior e interpreta además en forma antojadiza y absurda el principio de `pari passu`".

A renglón seguido, sostiene que "esta decisión soberana de la República Argentina implica advertir respecto de las consecuencias de sus actos a los Estados Unidos por la responsabilidad internacional que le cabe por las decisiones de su Poder Judicial, al agente fiduciario, a las entidades financieras involucradas, a los litigantes y al mismo juez Thomas Griesa respecto a eventuales acciones judiciales que nos permitan hacer valer legítimamente nuestros derechos como miembro de la comunidad internacional".Esas presentaciones se concretarían ante el Tribunal Internacional de La Haya "como sujetos de derecho internacional y ante tribunales ordinarios de la República Argentina".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario