Economía

Alquileres: suben los precios y aumenta la morosidad

Un informe del Centro Scalabrini Ortiz muestra incrementos de 2 por ciento mensual en Rosario. La Cámara de inmobiliarias alerta por la falta de pago.

Viernes 09 de Agosto de 2019

El alquiler promedio de un departamento de un dormitorio en Rosario es de 8.733 pesos, una unidad cuyo precio de oferta "se incrementó 2 por ciento mensual desde febrero", según un informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso), difundido ayer.

Los datos del relevamiento toman en cuenta sólo el valor del alquiler, pero no incluyen servicios ni expensas. Según detalló Ceso, estas últimas encarecen un 20 por ciento el precio que paga un inquilino en la ciudad.

El análisis sobre el mercado de alquileres muestra que las unidades más chicas son las que más se encarecieron. "Aquellos que miden entre 20 y 34 metros cuadrados (m2) se incrementaron un 15 por ciento al pasar de $ 5.826 a $ 6.667 en el semestre comprendido entre los meses de febrero y agosto de 2019", precisó el informe. Esto representa un incremento del 2,3 por ciento mensual.

Además, detalló que el alquiler de un monoambiente en la ciudad cuesta 6.867 pesos en promedio, contra los 6.231 pesos de febrero, con lo cual registró un aumento mensual del 1,6 por ciento. De este modo "un jubilado que percibe el haber mínimo de $11.518 para alquilar un monoambiente destina el 60 por ciento de su ingreso al pago del mismo", expresó Ceso para dimensionar el impacto sobre los ingresos.

En tanto, el valor de los alquileres de departamentos de dos dormitorios llegan en promedio a los 11.400 pesos.

Por otra parte, la muestra detalla que mientras aumenta el tamaño del departamento, disminuye su costo por metro cuadrado. Por ejemplo, mientras que una unidad de 20 m2 cuesta en promedio $ 250 por m2, uno de 30 m2 cuesta en promedio $ 234 por m2.

Los valores expresados muestran un promedio de mercado, ya que el precio de cada alquiler está condicionado no sólo por el tipo de departamento y sus comodidades sino por las zonas. Según el informe de Ceso, los lugares de la ciudad con promedio de ofertas más caras se encuentran en Puerto Norte y Fisherton.

"El entorno del inmueble es uno de los principales elementos de su valorización. Transporte, seguridad, infraestructura básica de servicios, espacios de recreación cercanos y cercanía a centros comerciales son factores del entorno que afectan el precio de alquiler", detallaron desde Ceso.

También explicaron que el valor de las expensas para departamento s de uno y de dos dormitorios tuvo en el lapso medido un incremento del 19 por ciento, mientras que para las unidades de tres dormitorios la suba de este concepto llegó al 21 por ciento.

Crisis y atrasos

Los datos de la Cámara Inmobiliaria de Rosario (Cadeiros), coinciden con los números del Ceso. Ayer el titular de la entidad, José Ellena, aseguró que en la ciudad la actualización anual de precios de alquileres "en general llega al 30 por ciento, o bien a ajustes semestrales de 15 por ciento", que al segmentarse suma algunos puntos más.

En ese marco, el dirigente explicó que los valores promedio negociados para las unidades de un dormitorio en la ciudad, rondan en la zona semicéntrica entre los 7.000 y 7.500 pesos, mientras que los departamentos de dos dormitorios alcanzan precios promedio de alquiler de 11 mil pesos.

En diálogo con LT8, el dirigente empresario aseguró que se trata de "aunque se trata de aumentos sugeridos por los corredores inmobiliarios, nadie los supera porque el mercado no los convalida".

Pero además, Ellena alertó sobre el incremento de la morosidad en inquilinos que generalmente fueron cumplidores. "Lamentablemente es algo que se instaló en forma preocupante desde el año pasado que ahora se agravó", dijo y detalló que según datos de la cámara, mientras a fin de 2018 la falta de pago llegaba al 3 por ciento ahora asciende al 8 por ciento, es decir, se triplicó en apenas un semestre.

"Cuando hablamos de morosidad no se trata de atrasos en el pago durante el mes, sino de gente a los que se le juntan dos meses de contrato impago", aclaró Ellena y aseguró que "lo más notable es que son gente que siempre tuvo buena conducta de pago y acuciada por la necesidad no puede pagar el alquiler".

En ese punto, desde Cadeiros identificaron dos situaciones puntuales: por un lado, aquellos que tienen gastos que crecieron por sobre sus ingresos; y por otro, grupos familiares donde algún integrante perdió su trabajo.

Ante esta situación, Ellena señaló que la intención es "evitar la judicialización", y la estrategia de las inmobiliarias es buscar "llegar a acuerdos" entre las partes para minimizar el impacto que puede generar la situación tanto en el propietario como en el inquilino.

"Si bien cada caso es particular, en general planteamos congelar la deuda y fijar formas de pago para quienes puedan asumirla", dijo .

Por otra parte, "en otras situaciones en los cuales se hace imposible asumir nuevas deudas, se establecen acuerdos de desalojo pautado, y convenios de pago de lo que se debe", agregó el dirigente de Cadeiros.

"Mucha gente busca unidades más económicas, migran a otros barrios o localidades vecinas", aseguró Ellena, y reiteró que las inmobiliarias evitan por todos los medios llevar el tema de la falta de pago a la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario