Economía

Alarma por la caída de la producción industrial en el último semestre

"La solución consiste en mejorar la competitividad vía productividad y no sólo por medio de la devaluación”, es la conclusión del informe de la consultora Management & Fit.

Sábado 03 de Mayo de 2014

Las cifras oficiales que dieron cuenta de una brusca caída de la producción industrial en el primer trimestre causaron alarma entre economistas y entidades empresarias. La consultora Management & Fit advirtió que sin “una estrategia de largo plazo”, el sector manufacturero seguirá en recesión.

   “Si el objetivo es una industria sustentable y cuya expansión no consuma las divisas disponibles (lo que históricamente ahogó los ciclos de crecimiento económico), la solución consiste en mejorar la competitividad vía productividad y no sólo por medio de la devaluación”, es la conclusión del informe de M&F.

   De acuerdo con los últimos informes del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) referidos a la actividad industrial difundidos el 25 de abril, el sector no sólo tuvo una caída interanual del 6% sino que ya atraviesa dos trimestres consecutivos de caída en la medición con estacionalidad y tres en la desestacionalizada, lo que es considerado técnicamente como recesión.

   En la medición con estacionalidad, tomada contra el mismo trimestre del año anterior, el organismo estadístico registró caídas del 3,5% en el cuarto período de 2013 y del 3,1% en el primero de 2014. En la desestacionalizada, contra el trimestre inmediatamente anterior, los retrocesos fueron de 1,7 % en el tercer trimestre de 2013, de 2,4% en el cuarto y de 0,2% en el primero de 2014.

   Este freno fue acompañado por suspensiones y despidos en ramas claves como la metalmecánica y la frigorífica. Esta situación profundizó el alerta

Demanda. “Diversos factores explican este panorama complejo; por el lado de la demanda, el giro de la política económica afectó negativamente, mientras que, por el lado de la oferta, la devaluación no mejoró sustancialmente el ’colchón’ cambiario debido a la persistencia de una inflación elevada”, puntualizó la consultora, en un trabajo coordinado por el economista Matías Carugati, quien añadió que “además, la competitividad de la producción nacional se ve afectada por una presión tributaria en niveles históricos.

   Asimismo, “el endurecimiento de las condiciones crediticias restringe el financiamiento productivo, que subsiste en gran medida por las líneas promocionadas por el gobierno (a través de bancos públicos, fondos de Ansés, regulaciones del BCRA que obligan a bancos privados, etc.)”, completó.

   La solución al problema, a juicio de M&F, pasa por una estrategia de largo plazo. “Hace falta inversión en capital físico (infraestructura) y humano (educación), mejorar la calidad institucional (legislación) y utilizar de forma inteligente la política tributaria para desarrollar una industria innovadora, de alto valor agregado y, por sobre todo, generadora de empleos de calidad”, destacó el informe.

Empleo. En cuanto al empleo la economista de la Gran Makro Fernanda Vallejos sostuvo que “hay estabilidad en el mercado laboral más allá de las heterogeneidades que se presentan en el bloque industrial”, y adelantó que “se espera una reactivación en el segundo trimestre”.

   Vallejos remarcó que “si bien hubo caídas en algunos sectores industriales, evidenciadas por causas concretas como las compras de Brasil y sobre todo la baja en el sector automotriz, también hay que tener en cuenta que siempre los primeros trimestres se caracterizan por tener niveles de actividad más bajos”.

   “Esto sucede porque son períodos de la economía en los que se reacomodan los precios, las paritarias todavía no están cerradas y es cuando se producen las pujas normales en los sectores económicos, el tema es ver qué medidas se toman desde el Estado para normalizar esta situación”, resaltó.

Reactivación. La economista dijo que “a la luz de los números del primer trimestre y las medidas que se tomaron y se tomarán, se espera que el segundo trimestre tenga una reactivación en el mercado de trabajo”.

   “Se evidencia que habrá un mayor dinamismo en la economía doméstica, el consumo crecerá por el impacto de las paritarias que están ya casi todas cerradas, y también por la recuperación del ingreso con las actualizaciones en salario mínimo vital y móvil”, citó la economista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario