Economía

Al Invest, una plataforma de negocios globales

El sector agroalimentario es uno de los más atractivos para el intercambio entre la región y Europa.

Domingo 04 de Febrero de 2018

El sector agroalimentario de la región es uno de los más importantes del país y en Italia en la región de Umbría existe una gran tradición en actividades también vinculadas a los agroalimentos. Teniendo en cuenta esta conexión entre el espíritu de los diferentes sistemas productivos, una comitiva que forma parte del programa Al Invest 5.0 de la Unión Europea estuvo en Rosario para acercarse a las empresas locales y establecer nuevos vínculos de negocios de carácter global, aprovechando las bondades de la tecnología como herramienta facilitadora de cualquier vinculación.

Es que la relación entre ambos países ya no es pensada bajo el paradigma en donde desde el Viejo Continente acercan el conocimiento y por estas latitudes lo incorporan de forma unilateral. En este mundo global, la lógica pasa por establecer colaboraciones, conocerse aprovechando las posibilidades que otorgan, por ejemplo las videoconferencias, y así saltar para un primer paso la necesidad imperiosa de tener que viajar y cruzar el charco sí o sí.

Por ejemplo, la propuesta apunta a fomentar la vinculación de una empresa argentina con una italiana, porqué no, para exportar a China.

En el marco del programa Al Invest 5.0 "Aumentar la Competitividad de las Empresas a través la Innovación Tecnológica y la valorización Energética Sostenible (Aceites)" investigadores y empresarios del sector agroindustrial se reunieron en una jornada de vinculación tecnológica que se desarrolló en el Centro Científico Tecnológico Rosario (CCT) Rosario.

El evento tuvo como objetivo generar un espacio de encuentro entre el sector científico tecnológico con empresas de la región que integran la cadena de valor agroindustrial, enfocado a incrementar la competitividad a través de la innovación, en un marco de colaboración público privada de rango internacional.

Al Invest 5.0 es un programa de cooperación internacional apoyado por la Comisión Europea en América latina. El programa promueve la internacionalización y el desarrollo de las capacidades productivas, empresariales y asociativas de micro, pequeñas y medianas empresas, además de estimular procesos de integración e inclusión social. También busca fortalecer las capacidades de las organizaciones empresariales para que puedan mejorar sus servicios.

De la actividad que se desarrolló en el CCT participaron representantes de distintas entidades argentinas, italianas y paraguayas que forman parte del proyecto entre las que se encontraban: Roberto Rivarola, director del CCT Rosario; Nicolás Ayala, coordinador de industrias, innovación y agregado de valor del Ministerio de Producción de Santa Fe; Guillermo Moretti, presidente de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe); Claudio Mossuz, presidente de la Asociación Metalúrgica de Rosario; Enzo Faloci, director de Umbría Export; Enrico Frattegiani y Lucciano Cunccesi del Parco 3A; Paloma Fisch de la Unión Industrial Paraguaya (UIP); Fabián Rey, vicerrector de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (Ucel); y José Kenny, agregado científico de la Embajada de Italia.

"Es muy relevante poder continuar con estos encuentros tecnológicos donde el mundo científico y tecnológico intercambian con el sector socio-productivo", expresó Rivarola en la apertura del evento y subrayó que "es una de las tareas fundamentales del Conicet abrirse al aparato productivo para aprender de las empresas y brindar también nuestros conocimientos".

El máximo referente del Conicet Rosario explicó que se está trabajando muy activamente en el relacionamiento con empresas, a través de la oficina de vinculación tecnológica que procura un acercamiento entre el sector científico tecnológico con el sector productivo.

Respecto al fluido contacto que se estableció con Italia, adelantó que próximamente habrá novedades sobre la concreción del Parque Italia, en donde se instalará un espacio para investigación del área de la agroalimentación. "Es muy importante para los italianos y para nosotros en la región, donde la agronomía juega un papel muy importante. La gente de Italia está muy interesada y está en una etapa de consideraciones definitivas", puntualizó.

El proyecto del parque (entre 27 de Febrero, Virasoro, Beruti y la colectora del acceso sur) tuvo varias idas y vueltas. La propuesta había surgido en 1999 e incluía un edificio de cuatro plantas con auditorio para conferencias y proyecciones, las sedes de los comités y colectividades italianas, restaurante y biblioteca multimedia. También había un anfiteatro, un estacionamiento subterráneo, un instituto para la tercera edad, piscina, canchas para distintos deportes y una zona de juegos infantiles. Pero el proyecto no avanzó y quedó estancado. Hace dos años un grupo de referentes de la colectividad en Rosario retomó la iniciativa y comenzaron a tejer lazos para poder concretar la iniciativa, aunque con una propuesta más modesta.

Por su parte, el titular de Fisfe expresó que "este tipo de intercambios es muy importante para como provincia porque creemos que nos van a dar impulso para una renovación tecnológica".

Asimismo, destacó que el proyecto fue elegido entre más de un centenar de propuestas que se presentaron en la Comisión Europea en Latinoamérica y que "es un ejemplo de emprendedorismo, solidaridad y cooperación".

El director de Umbría Export resaltó el componente internacional del programa que tiene como uno de sus principales objetivos "la creación de un cluster virtual internacional que sirva de plataforma de conocimiento recíproco entre las empresas de Italia, sobretodo de la región de Umbría, Argentina y Paraguay".

Faloci destacó que la finalidad es crear oportunidad de conocimiento recíproco, bajo la lógica de la colaboración industrial, y puntualizó que el programa se enfoca en el sector de los aceites para uso animal, humano o bioenergético.

"Toda la cadena de aceites vegetales, desde producción hasta comercialización, como economía circular. Es un sector muy ancho, hablamos de energía renovable, biodiésel, aceite de consumo humano alimentario. En Santa Fe hay muchas experiencias", señaló.

En rigor, explicó que "en el mundo de hoy se puede llegar a buenos resultado no solamente imaginando que el país Europeo hace la transferencia al país de latinoamericano, porque el país Europeo es mas avanzado" sino que "el mundo es muy fluido y hay que ver la oportunidad de colaboración".

"Si el proyecto permite que una empresa de argentina se conecte con una empresa de Umbría, el proyecto tiene un éxito porque probablemente sin este programa las dos empresas no se hubieran conocido. Queremos crear la oportunidad para ayudar a las empresas de Latinoamérica a mejorar su situación pero no conceptualmente con un esquema muy rígido, de la parte A transfiere a la parte B, y la B sólo compra tecnología. La idea es la colaboración, el mercado global hoy es eso. Imaginamos pymes que se puedan aliar con empresas europeas para vender a China. Estos son los mecanismos del mundo actual", resaltó Faloci.

Si bien gran parte de los esfuerzos están puestos en establecer contactos aprovechando las bondades de la tecnología, próximamente una delegación argentina visitará la feria de energías renovables Ecomundo, la principal feria internacional de la economía verde que se celebra en Italia, y también un evento en Umbría que reúne a más de 300 empresas de la región.

Faloci planteó que existe una nueva lógica para hacer negocios y dijo que el trabajo que llevan adelante apunta justamente a tratar de hacer ver que una empresa no debe tener miedo a la competencia de otra empresa. "Pueden ser dos empresas pequeñas que tienen miedo de ir a un país extranjero, pero si no van en forma conjunta no pueden. Si no se supera este concepto, no se disfruta la verdadera oportunidad del mercado global. Nuestra obligación es ayudar para evolucionar a un tipo de relación más fluida.

La creación de un cluster virtual, intentar crear una plataforma virtual donde las empresas que quieran se puedan mostrar, bajo la coordinación de las instituciones que son la garantía de la calidad e la operación. Sin gasto, con los medios que tenemos hoy", indicó.

Ponderando también el aspecto internacional, el agregado científico de la Embajada de Italia consideró que el proyecto permite empezar a trabajar conjuntamente entre Italia y Argentina sobre los temas de tecnologías en agroalimentos creando una plataforma que luego pueda formar parte del proyecto del Parque Italia.

Luego de la apertura, se desarrollaron presentaciones por parte de distintos organismos de ciencia y tecnología de Argentina, Italia y Paraguay, que tuvieron como eje temas tales como: energías alternativas, economía circular, bioeconomía sustentable, eficiencia energética y biorremediación. Más tarde, los investigadores y empresarios se reunieron en mesas de trabajo para generar contactos, compartir experiencias, intercambiar conocimientos y problemáticas comunes a partir de las diferentes temáticas presentadas en las exposiciones.

Las actividades del equipo de Al Invest 5.0 continuaron en la localidad de Rafaela donde se realizaron reuniones con las instituciones que componen la Red de Ciencia Tecnología e Innovación de Rafaela y la Región (redCTel) entre las cuales se encuentran Inti, Inta, Unraf, Uces, UTN, Conicet, CCIR, Centec y el Municipio local, entre otros.

Durante el encuentro el equipo de Al Insvest pudo conocer las acciones que lleva adelante la redCTel, una iniciativa de la que participan numerosas entidades de la ciudad para fomentar el desarrollo local. A su vez, las instituciones convocadas accedieron a detalles del programa Al Invest 5.0.

La redCTel realizó a fines del año pasado un Encuentro Tecnológico Regional enfocado a agroalimentos, donde puso a disposición capacidades y ofertas tecnológicas surgidas de un relevamiento de demandas de empresas del sector, el cual se llevó a cabo durante agosto y septiembre. En este contexto, se presentaron además el programa Al Invest 5.0 a las empresas que asistieron con el fin de sumarlas a participar del proyecto.

Vinculación tecnológica local

El director del Instituto de Física Rosario (Ifir) y del Centro Científico Tecnológico (CCT) Conicet Rosario, Roberto Rivarola, contó que frente a la potencialidad de poder volcar el conocimiento a un sector productivo se está creando una empresa de base tecnológica, que se gestó en la aceleradora Bio.ar.

"Se presentaron proyectos de jóvenes investigadores que son los que más entran en esta dinámica de cambio, se hicieron estudios de mercado, financieros económicos y ya tenemos un proyecto en particular apoyado por la compañía La Segunda, que es un kit de detección del virus del papiloma humano. Además, también ganamos un Empretec, y vamos a contar con un subsidio importante de la Nación, para poder formar la empresa que pueda desarrollar los kits", detalló Rivarola.

El proyecto de Diego Chouhy, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR, Conicet-UNR), ganó un concurso de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (Anpcyt) para recibir financiamiento público, por parte del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec), que fue posible a partir del apalancamiento privado fruto de la inversión de la empresa Segser SA, miembro del Grupo Asegurador La Segunda.

Los fondos serán destinados al desarrollo de una empresa de base tecnológica que se encargará de la creación y producción de kits para el diagnóstico molecular en las áreas de infectología y enfermedades genéticas utilizando formatos de detección innovadores.

En este camino de la vinculación tecnológica, el director del CCT contó que otras de las opciones que comenzaron a implementarse es que las empresas puedan trabajar en los diferentes institutos utilizando el instrumental y los equipos. "El empresario está trabajando dentro de los institutos de investigación. Es algo muy novedoso que estamos desarrollando", relató.

Además, Rivarola recordó que recientemente se firmó un acuerdo con Molinos Río de la Plata para la purificación de aceite, de una planta que se va a desarrollar en San Lorenzo en donde se invertirán 14 millones de dólares. Esto se efectuará con tecnología del Instituto de Procesos Biotecnológicos y Químicos Rosario (Iprobyq).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario