Economía

Advierten que por la falta de oferta habría que importar carne en 2010

Nuevamente se volvieron a encender las luces de alerta en la cadena cárnica, ante la posibilidad de que se tenga que importar carne en el 2010, dados los recortes sustanciales en la producción y un consumo en aumento.

Miércoles 10 de Junio de 2009

Nuevamente se volvieron a encender las luces de alerta en la cadena cárnica, ante la posibilidad de que se tenga que importar carne en el 2010, dados los recortes sustanciales en la producción y un consumo en aumento.

  El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati, advirtió ayer que la producción de carne no alcanzará para cubrir la demanda del año que viene, y sostuvo: "O bajamos el consumo de 70 a 50 kilos por habitante o traemos carne de otro lado, cosa que no va a ser ni fácil ni barato".

  Biolcati subrayó que "con políticas y estímulos adecuados" este déficit se podría revertir. La importación de carne es una amenaza que se blande periódicamente desde el sector ganadero. Pero en el último año y medio esa posibilidad comenzó a verse como más cercana por un conjunto de indicadores preocupantes: la pérdida de rentabilidad del sector, el desplazamiento a manos de la agricultura y la sequía de los últimos dos ciclos que resultaron no sólo una pérdida de stock sino en un incremento de la faena de hembras, que denota un proceso de liquidación y de descapitalización.

  Raúl Milano, director del Mercado Ganadero (Rosgan), señaló que la liquidación de vientres, sumada a la mortandad por la sequía y la pérdida de productividad, arrojó como resultado una caída de stock de 4 millones de cabezas. Como el consumo no cede, el escenario de un desfasaje entre la oferta y la demanda que obligue a importar carne no es disparatado. "Es insólito porque nunca se importó carne", agregó.

  De todas maneras advirtió que esa teoría se haría realidad sólo si no operara el factor precio, ya que se supone que de haber menor oferta los valores subirían, y bajaría el consumo.

  "La reducción de stock es producto de la descapitalización del productor, los 4 millones de cabezas menos no son producto del corrimiento de la frontera agrícola sino de la descapitalización del que hace hacienda de cría, que tiene que vender para seguir viviendo, o del productor tambero que vende los tambos", señaló.

  Carlos Sartor, secretario de sistemas Agroalimentarios de la provincia de Santa Fe, opinó que la restricción de la oferta ganadera se acentuó por la mortandad provocada por la sequía y la disminución en los índices de preñez y destete. A su juicio, esto hace suponer también una reacomodamiento en los precios.

  "La cría se hace un negocio inviable, puede haber una disminución del consumo per cápita, habiendo un balanceo en la dieta con carnes alternativas como pollo o cerdo", consideró el funcionario. Y agregó: "No creo que tengamos que importar, salvo que se mantengan las actuales políticas que limitan el negocio ganadero".

 

Crisis.

  Arturo Lavallol, del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA), apuntó contra la intervención oficial en los mercados institucionales, que restan transparencia a la formación de precios. Se quejó porque el precio del kilo de carne que pagan los consumidores quintuplica el valor que recibe el productor ganadero.

  "Es fundamental que el gobierno dé rápidamente señales para que la gente se ponga a producir", alertó el dirigente ganadero, quien culpó de la actual situación a la "malísima política agropecuaria que se llevó adelante desde 2005 en adelante".

  Precisamente, subrayó que los valores de la hacienda para los productores están casi como en ese año, mientras que "los consumidores la pagan cinco veces más".

  Asimismo, remarcó que "si se suma la intensa sequía, esta combinación no puede ser más explosiva".

Para Milano, del Rosgan, no caben dudas de que "la ganadería está en crisis", producto de decisiones políticas anteriores. "El ciclo del animal es de 3 ó 4 años, por eso cualquier política errática se sufre tiempo después", explicó. l

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario