Economía

Acevedo: "Las medidas son un misil al valor agregado"

Distintas entidades que nuclean al sector industrial sienten como una amenaza los anuncios y aseguran que "primarizan" la economía.

Miércoles 15 de Agosto de 2018

El paquete de ajuste dispuesto ayer por el gobierno nacional incluye la reducción del 66 por ciento de los reintegros a la exportación. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, cuestionó con dureza esa medida y la suspensión de la baja de retenciones a los productos derivados de la soja. "Son un misil contra el valor agregado", dijo.

"Me sorprende lo que pasó con el ministro de Producción, Dante Sica", criticó. Recordó que el funcionario había asegurado "más de una vez que no iba a haber baja de reintegros" y que hablaba por todo el gabinete. "Se ve que no los conoce bien aún", agregó.

"Son medidas antinaturales", expresó el presidente de la central fabril. "Me parece que son medidas de contadores, que no tienen en cuenta el valor agregado", dijo el empresario a un matutino porteño.

Acevedo consideró que el recorte en los reintegros es "una medida absurda" que "primariza totalmente la economía".

José Urtubey, vocal de la UIA y presidente de Celulosa, se quejó porque "hay improvisación en el manejo de la política económica", y arremetió contra Sica: "Hace unas semanas nos dijo dos cosas: que las tasas iban a ir bajando y que no iban a tocar los reintegros a las exportaciones", dijo. Y señaló que las tasas subieron de 40 por ciento a 45 por ciento y el gobierno anunció la reducción de reintegros.

La central fabril manifestó formalmente su "preocupación por el impacto negativo" que tendrán en el sector productivo las medidas anunciadas por el gobierno.

Afirmó que el recorte en los reintegros "tendrá consecuencias negativas para las industrias y las economías regionales" y sostuvo que, "en pos de cumplir con metas fiscales, Argentina posterga el objetivo de convertirse en el supermercado del mundo mediante el agregado de valor y la exportación de trabajo y conocimiento".

"El resultado de este proceso es la profundización de las dificultades existentes para diversificar el abanico de productos exportados, afectando las decisiones de inversión del sector privado y la generación de más y mejores puestos de trabajo", sostuvo la entidad fabril.

Consideró que "tanto los problemas estructurales como la actual coyuntura financiera de Argentina tienen como nexo común la necesidad de generación de dólares genuinos". Y advirtió que "medidas como estas no hacen otra cosa que incrementar las dificultades para revertir el saldo negativo de la cuenta corriente", dijo la entidad.

Cámaras pymes criticaron también la decisión del gobierno y advirtieron que puede "empeorar la situación" de las industrias.

El presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima), José Luis Ammaturo, señaló que "hay gran preocupación entre las pymes metalúrgicas por la decisión de reducir los reintegros a la exportación".

"El país necesita dólares y la exportación de productos industriales es la mejor forma para el ingreso de divisas, además de un gran fomento a la producción local", afirmó el dirigente. Agregó que "la industria metalúrgica atraviesa un momento de baja en la actividad y la reducción de los reintegros a la exportación puede empeorar esta situación".

El secretario general de Cgera, Raúl Zylbersztein, manifestó que "las recientes medidas tomadas por el Ministerio de Hacienda destruirán puestos de trabajo y deteriorarán la generación de riquezas".

Manifestó que "al alicaído mercado interno ahora se le agrega una palada más de tierra a las exportaciones industriales, que se ven castigadas con la baja de reintegros".

Recordó que "inclusive dentro de la estructura de exportaciones agropecuarias, el presente DNU le da el mismo valor al poroto de soja que a la primera generación de valor, como la harina o el aceite; ya ni siquiera ese primer proceso es cuidado desde el Ministerio de Hacienda; qué le queda entonces para las industrias pymes, que realizan bienes finales de consumo".

En este marco, el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), Gerardo Díaz Beltrán, advirtió que los pasivos financieros de las pymes ascienden a los $490 mil millones, con tasas que promedian entre el 50 y 60 por ciento anual. En ese sentido, analizó que "más de $150 mil millones serán pagados en concepto de intereses, que serán utilizados en el canal especulativo".

En este marco, unos 200 dirigentes de federaciones y cámaras empresarias de las provincias de Corrientes, Misiones, Chaco, Formosa, Entre Ríos y Santa Fe se reunieron en Corrientes para abordar las problemáticas que aquejan a las pymes, como la fuerte presión fiscal, tasas y acceso al crédito, competitividad, rentabilidad, tarifas y venta ilegal. Además, analizaron la situación que atraviesan los sectores de comercio y servicios, industria, economías regionales y turismo como base para gestionar propuestas ante diferentes organismos y como mapa de actualidad regional con miras a la futura ley pyme.

"Dependemos del financiamiento y resulta que las pymes estamos financiando al Estado, como por ejemplo con el anticipo del impuesto a las ganancias", manifestó el presidente de Came, y agregó: "La presión fiscal es insostenible, sobre todo la de ingresos brutos, sumamente distorsivo".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario