Economía

Abastecimiento: la UIA radicaliza su oposición pero la CGT la apoya

La Unión Industrial Argentina advierte que irá a la Justicia para frenar el proyecto de ley de defensa de los consumidores. La presidenta Cristina Fernández les sugirió ir al Congreso.

Viernes 15 de Agosto de 2014

El proyecto oficial de reforma a la ley de abastecimiento aceleró el quiebre entre la Unión Industrial Argentina (UIA) y el gobierno. Aunque la presidenta Cristina Fernández de Kirchner invitó a dirigir las objeciones al Congreso, donde se discutirá en definitiva el tema, los dirigentes fabriles amenazaron con ir directamente a la Justicia. Esa intransigencia exhibieron durante la reunión con el secretario de Comercio, Augusto Costa, quien en cambio recibió el respaldo de la Confederación General del Trabajo (CGT) que conduce Antonio Caló.

La jefa del Estado defendió los proyectos que envió la semana pasada al Congreso para realizar modificaciones a las leyes de defensa del consumidor, abastecimiento y defensa de la competencia. Las iniciativas, dio apuntan a mejorar la protección de usuarios y consumidores y dar más herramientas al Ejecutivo para combatir la inflación. "No queremos fundir a ningún empreario pero no queremos que los empresarios nos fundan a los Argentinos", dijo.

Es más, el secretario de Comercio aseguró que la iniciativa oficial corrige aspectos de la norma sancionada en el año 1974 que son más duros para los empresarios. Por ejemplo, dijo, elimina las penas de prisión. Explicó que durante la reunión, los dirigentes de la UIA se mostraron de acuerdo "totalmente" con los proyectos de reformas de las leyes de defensa de la competencia y del observatorio de precios, pero no quisieron discutir la ley de abastecimiento. "Les propuse discutir artículo por artículo pero se negaron porque dijeron que la ley, que es de 1974, está toda mal".

"Ellos cuestionan la ley del 74, no la reforma", dijo el funcionario, quien denunció que "están usando" del proyecto "de una manera malintencionada contra el gobierno" para "instalar angustia".

En un comunicado difundido luego de la reunión con Costa, los dirigentes fabriles explicitaron su oposición al poryecto porque "representa una fuerte interferencia del Estado en la actividad privada". Pero, en rigor, ipugnaron la política economica toda al añorar los primeros tiempos de la posconvertibilidad, cuando "la certidumbre macroeconómica, la baja inflación y el tipo de cambio unificado, entre otros activos, llevaron incluso a la necesidad de instrumentar medidas para administrar el exceso de divisas que nuestra economía generaba".

En cambio, la CGT oficialista respaldó el proyecto durante un encunetro con el secretario de Comercio. Durante la reunión, el funcionario pidió a los dirigentes que "cada sindicato mantenga fluidas conversaciones con los trabajadores para evitar abusos en materia de precios para evitar maniobras especulativas en las relaciones de producción y consumo".

Militancia. "Necesitamos militancia y compromiso para defender las medidas que amplían los derechos de los consumidores y generen previsibilidad y transparencia a toda la economía, para continuar con la senda del crecimiento", agregó Costa a los sindicalistas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS