Economía

A dónde van los dólares

"El ensueño que despierta en las mayorías no anestesia el humor de la cotidiana realidad"

Martes 29 de Mayo de 2018

Al tomar deuda externa para cubrir el déficit fiscal ingresan dólares que retrasan el tipo de cambio, desalentando exportaciones y promoviendo importaciones. Por eso, para corregir el enorme desequilibrio externo es fundamental acelerar el gradualismo e ir a un ordenamiento más equilibrado de las finanzas públicas.

En de la alta inflación, la suba a niveles intolerables de la tasa de interés y la volatilidad del dólar, emerge como preocupación el enorme déficit externo, el saldo negativo de divisas que se genera en
las transacciones con otros países. En el 2017 llegó a casi 5% del PBI. Por eso, muchos señalan que Argentina tiene un doble problema: alto déficit fiscal y alto déficit externo.

¿Es así? Para dilucidarlo conviene apelar a las cifras oficiales sobre el balance de pagos. En 2017 las importaciones de bienes superaron a las exportaciones en u$s 5 mil millones, el pago de servicios al
exterior (fundamentalmente, turismo) superó a las ventas en u$s 10 mil millones y el pago de remesas de empresas extranjeras y la compra de dólares por parte de argentinos sumó u$s 15 mil millones. Así en 2017 hubo un déficit de divisas del orden de u$s 30 mil millones.

¿De dónde salieron los dólares para cubrir este desequilibrio? Según los datos del balance de pagos
se observa que: el Estado nacional y las provincias tomaron deuda externa por unos u$s 34 mil millones para financiar sus déficits fiscales. Los privados tomaron deuda externa por unos u$s 5 mil millones. Así, el total de deuda externa tomada sumó u$s 39 mil millones.

Estos datos muestran que los dólares generados por exportaciones y ventas de servicios a extranjeros fueron muy inferiores a los dólares demandados para pagar importaciones, hacer turismo,
pagar otros servicios contratados en el extranjero, atesorar y enviar remesas al exterior. A su vez, también muestran que ese desequilibrio fue cubierto con dólares que ingresaron por nueva deuda externa pública y privada. La suma de ambas ascendió a u$s 39 mil millones.

La diferencia entre el ingreso de dólares por aumento de deuda externa y los que se consumieron
por exceso de compras en el exterior fueron unos u$s 9 mil millones que engrosaron las reservas
del BCRA. De aquí que, cuando el Central vende divisas para mitigar la volatilidad cambiaria, no
está "rifando" dólares sino devolviendo a los inversores sus dólares prestados a raíz de que dejaron de
confiar en el peso argentino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario