Policiales

Dos hermanos condenados por un crimen originado en una disputa barrial

Alejandro y Carlos Leguizamón recibieron penas de 12 y 19 años de prisión por haber asesinado a Enrique Candia en 2018 en Villa Gobernador Gálvez

Jueves 10 de Junio de 2021

El 22 de diciembre de 2018 Enrique “Chicho” Candia terminó tirado muerto sobre un tejido a 50 metros del Fonavi Guereño ubicado en Mármol y Vuelta de Obligado, en Villa Gobernador Gálvez. Tenía 27 años y hacía cuatro meses que estaba en prisión domiciliaria con tobillera electrónica. Según dijeron los vecinos del barrio a pocas horas del hecho, el joven ya había sido amenazado y lo estaban buscando para quitarle la vida por una vieja bronca con los hermanos Alejandro y Carlos Leguizamón. Por ese asesinato, ayer un tribunal pluripersonal condenó a los dos acusados a las penas de 12 y 19 años de prisión respectivamente.

Tras un juicio oral en el cual la fiscal Marisol Fabbro había solicitado la pena de prisión perpetua para ambos hermanos, los jueces de primera instancia Nicolás Foppiani, José Luis Suárez y Pablo Pinto decidieron condenar a Carlos Javier Leguizamón, de 29 años, a la pena de 19 años de cárcel al hallarlo culpable de los delitos de homicidio calificado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas y agravado por el uso de arma de fuego, amenazas calificadas por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de uso civil, todos ellos en concurso real y en calidad de coautor; en tanto a Alejandro Jonatan Leguizamón, de 31 años, le impusieron 12 años de prisión efectiva por homicidio calificado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas y agravado por el uso de arma de fuego en calidad de coautor, absolviéndolo por el estricto beneficio de la duda por el delito de amenazas calificadas por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de uso civil.

>> Leer más: Apuntan a vecinos por el asesinato de un hombre

De acuerdo a la acusación, los hermanos ahora condenados junto a Abel Leguizamón (ya fallecido) llegaron hasta la casa de Chicho Candia poco antes de las 15 del sábado 22 de diciembre de 2018 y comenzaron a amenazarlo de muerte exhibiendo armas de fuego y exigiéndole que salga de su domicilio, lo que el muchacho se rehusó a hacer.

Una hora más tarde, dijo la fiscal Fabbro, los tres Leguizamón volvieron a la casa de Candia nuevamente portando armas de fuego y “mediando un acuerdo previo entre ellos con la intención de dar cumplimiento a las amenazas impartidas momentos antes, comenzaron a realizar múltiples disparos hacia el frente de su domicilio con el claro fin de ocasionar su fallecimiento”, ante lo cual Chicho salió de la finca portando un arma de fuego para intentar repeler la agresión. Así se generó un enfrentamiento entre el oven y los acusados producto del cual Candia resultó con graves heridas en el tórax que ocasionaron su inmediato fallecimiento.

>> Leer más: Le imputan un crimen, pero le dan domiciliaria por su coartada

El día posterior al crimen la pareja de Candia, Magdalena, le había dicho a La Capital que años antes “ Chicho tuvo una discusión con los Leguizamón y estaba cumpliendo una pena de prisión porque lo ensuciaron con un crimen que no cometió, y cuando se presentó el que mató a esa persona a él le dieron la detención domiciliaria”.

El homicidio por el cual Chicho había sido acusado fue el de Aldo Acosta, un hombre de 58 años ejecutado de seis balazos calibre 9 milímetros el 19 de diciembre de 2014 en Kennedy e Irigoyen de Villa Gobernador Gálvez, luego de que al menos tres hombres lo convencieran de ir a ver un trabajo de jardinería a pocas cuadras de su casa.

>> Leer más: Doce años de cárcel por un crimen y por robar camiones de garrafas

El incidente, en el que también resultó herido en el pecho y en las piernas Anselmo, de 14 años e hijo de la víctima, quedó bajo sospecha de haberse perpetrado como una venganza hacia las denuncias que hizo Norma Acosta, una de las hijas del hombre asesinado y ex mujer de Miguel Angel “Japo” Saboldi, un hombre que en 2013 murió en un incendio intencional en la alcaidía de Jefatura donde estaba detenido luego del dudoso allanamiento a una chacra de Alvear en el cual se halló droga y dinero. Desde un principio, la mujer acusó a la familia de Luis “Pollo” Bassi, condenado a 16 años de cárcel por el crimen de Juan Pablo Colazzo y absuelto en un juicio oral al que llegó como instigador de quien fuera el líder de la banda de Los Monos, Claudio “Pájaro” Cantero.

Por el homicidio de Acosta fue apresado primero Chicho Candia y luego cayeron los hermanos Osvaldo “Popito” y Claudio “Polo” Zalazar, a quienes entonces el fiscal de Homicidios Adrián Spelta acusó del mortal ataque y de una seguidilla de robos. Finalmente, en 2012 ambos hermanos. ligados a las huestes del Pollo Bassi, terminaron siendo condenados a 12 años de cárcel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario