..

Doce policías fueron detenidos por la crucifixión de un muchacho en San Francisco

Repercusiones. El jefe de la Unidad Regional V de la Policía santafesina, Daniel Alcaraz, hizo saber que los arrestos fueron dispuestos anteanoche por el fiscal Martín Castellanos.

Domingo 25 de Mayo de 2014

Doce policías fueron detenidos en la localidad de Frontera acusados de haber vendado a un joven como una momia, sujetarlo con cinta a un trozo de madera a modo de crucifixión y ponerle un cartel con la leyenda “no robarás”.

   El jefe de la Unidad Regional V de la Policía santafesina, Daniel Alcaraz, hizo saber que los arrestos fueron dispuestos anteanoche por el fiscal Martín Castellanos.

   “En base a las investigaciones se dispuso el arresto de doce empleados policiales de la comisaría de Frontera a los efectos de determinar o deslindar responsabilidades sobre este hecho”, dijo el jefe policial.

   Según fuentes policiales, entre los detenidos estaría quien hasta hace algunas horas era el jefe de la comisaría 6ª, Carlos Flores, y el segundo jefe, oficial auxiliar Francisco Campos. Tras las aprehensiones, el comisario y otros efectivos fueron llevados a distintas seccionales de Rafaela.

   En tanto, la víctima, Víctor Robledo, de 27 años, regresó con su familia a su domicilio en la vecina Frontera.

   Había sido encontrado el jueves, a las 2.30, sujeto con cinta de embalaje a un trozo de madera a modo de crucifixión y con un cartel que decía “no robarás” adherido a su torso, en la localidad cordobesa de San Francisco, a pocos metros del limite provincial.

Crucificado. Tal cual lo publicó La Capital en su edición de ayer, el joven fue hallado la madrugada del jueves crucificado con cintas de embalar sobre una improvisada cruz de palos en una esquina de la ciudad de San Francisco.

    En principio, el hombre responsabilizó a efectivos policiales de su ciudad de origen, Frontera, lindera con San Francisco, pero posteriormente también se abrieron numerosas hipótesis que los investigadores aún tratan de desentrañar.

   La víctima tiene antecedentes penales por delitos contra la propiedad en Santa Fe, mientras que en Córdoba no tiene prontuario. Fue encontrado por efectivos del Comando de Acción Preventiva (CAP) a las 2.30 del jueves en la esquina de 25 de Mayo y Sabattini. Estaba colgado de una cruz improvisada con dos maderos que fueron atados con cintas de embalar. Con el mismo adhesivo sujetaron al hombre y lo cubrieron totalmente dejándole libre solamente la nariz. Sobre su vientre tenía un cartel con el séptimo mandamiento cristiano: “No robarás”.

Hipótesis. En principio, se pensó en un caso de justicia por mano propia protagonizado por vecinos, pero luego el mismo joven acusó a efectivos de la policía de Frontera. Dijo que lo golpearon, lo maniataron y lo dejaron donde fue hallado por la policía cordobesa. Sin embargo, en el Hospital Regional Bernardo Iturraspe, adonde fue trasladado y se le constató un cuadro de hipotermia, se determinó que no había sufrido golpes, lo cual contrastó con sus declaraciones a la fiscal Leonor Faillá.

   Conocido el caso, los efectivos de la comisaría de Frontera fueron removidos, aunque las autoridades de la Unidad Regional V dijeron que tal medida ya estaba prevista de antemano por razones operativas. Sin embargo, esa misma noche se ordenó la detención de los doce efectivos.

   Es que, a raíz del episodio, la Justicia inició una causa para establecer lo sucedido, mientras que la policía santafesina dispuso que se realice una investigación interna y administrativa para determinar si algún efectivo de la comisaría estuvo involucrado.

Detenido. Fuentes policiales informaron que Robledo había sido detenido el 21 de este mes en esa localidad por un incidente callejero con un automovilista, y que el miércoles fue liberado. Un vecino que lo vio atado a la cruz de madera del lado de San Francisco llamó a la policía cordobesa, que lo rescató y trasladó al hospital local, donde fue asistido.

   Luego de recibir el alta, el joven fue llevado a la Unidad Judicial de la localidad cordobesa, donde declaró ante los investigadores que había sido abandonado en esas condiciones “por entre cuatro y cinco policías de Frontera” que, tal cual lo declaró ante la fiscal de la causa, lo golpearon.

   Segun la policía de Santa Fe, Robledo fue detenido el miércoles cuando arrojó un ladrillo y lesionó en el rostro al conductor un Peugeot 504 porque había estacionado y obstruyó un garaje. No obstante, y como no tenía antecedentes penales, al día siguiente fue liberado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario