..

Diez años de prisión para la mujer que prostituía a una menor en un bar

Santa Fe.- El juicio por el cual el Tribunal Oral Federal condenó por el delito de trata de personas a 10 años de prisión a una mujer que explotaba sexualmente a una menor en un bar...

Jueves 06 de Octubre de 2011

Santa Fe.- El juicio por el cual el Tribunal Oral Federal condenó por el delito de trata de personas a 10 años de prisión a una mujer que explotaba sexualmente a una menor en un bar de El Trébol dejó expuesta una historia de abusos. También la conducta dudosa del jefe de la comisaría 4ª, que la Justicia ordenó investigar y a quien las autoridades de la Jefatura de la Unidad Regional XVIII separaron preventivamente del cargo.

La menor, que actualmente tiene 17 años, es oriunda del barrio Santa Rita de la capital provincial y tiene un nene de 3 años. Fue violada desde muy chica (se estima que no más de 10 años) por primos, tíos y hasta su propio padre. Desde muy jovencita se prostituía por pocas monedas en su barrio hasta que un "enamorado" se la llevó y la terminó depositando el bar El Unicornio, ubicado sobre la ruta 13, en las afueras de El Trébol.

Allí la encontró la policía hace un año trabajando de mesera en una inspección de rutina. Cuando los uniformados pidieron documentos, el de Cintia C. llamó la atención porque se notaba adulterado. Le habían cambiado la foto original y pegado la de la joven. Por ello la detuvieron y entre sus efectos personales apareció la partida de nacimiento del hijo y el DNI con su verdadera identidad y edad. Por ello fue detenida la encargada del local, Victoria Matterzon, bajo el cargo de trata de personas por la explotación sexual de la menor.

La joven, morocha, con porte voluptuoso y mirada provocadora, aparenta mayor edad que la que tiene. De hecho, ante los jueces José Escobar Cello, Ricardo Vázquez y Omar Digerónimo, integrantes del Tribunal Oral Federal, se presentó a declarar con los ojos pintados de un intenso celeste con pestañas postizas y uñas largas pintadas de rojo como complementos de un atuendo llamativo. Una conducta que, según especialistas, se condice con su pasado de abusada.

Contradicciones. Las versiones encontradas de Cintia C. brindó fueron reveladoras para el Tribunal: en octubre de 2010 sostuvo ante la policía que Matterzon le quitó su DNI contra su voluntad y falsificó otro con su foto, con la intención de retenerla y prostituirla. Todo lo contrario testificó meses después en una sesión en la cámara Gessell del Centro de Asistencia a la Víctima de la Defensoría del Pueblo en Santa Fe -donde se interroga a un testigo que puede ser visto desde otra habitación a través de un espejo-, donde contó a las psicólogas que la atendieron que todo lo que había dicho a la policía que la rescató era mentira y que ella ejercía la prostitución en el bar por voluntad propia.

Esta última versión repitió ante el Tribunal, aunque por contradicciones de la propia menor y el testimonio de una profesional de la Defensoría del Pueblo, la misma fue desestimada por los jueces que condenaron a Matterzon a 10 años de prisión, dos menos que los que había pedido la Fiscalía a cargo de Martín Ignacio Suárez Faisal.

Entre otras medidas, el fiscal pidió remitir a la Dirección de Asuntos Internos de la Policía santafesina copias de la declaraciones de la joven víctima y del jefe policial de El Trébol, Carlos Alberto Chasco. En las audiencias quedó al descubierto un accionar irregular de éste, quien mientras trasladaba a la chica en un móvil policial tras rescatarla del cabaret, habría sido advertido por la víctima que Matterzon no le había pagado por sus servicios en el bar. Lejos de entender la gravedad de la situación, Chasco habría vuelto a El Unicornio y le recordó la deuda a la proxeneta, que la habría saldado con un pago.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario