Detuvieron a una pareja que tenía encadenados y torturaba a sus trece hijos en California

El hecho ocurrió en la ciudad de Perris, a 115 kilómetros de Los Angeles, donde el matrimonio tenía confinados a sus hijos de entre dos y 29 años.

Martes 16 de Enero de 2018

Las autoridades de Estados Unidos liberaron a 13 hermanos de entre 2 y 29 años que al parecer eran mantenidos cautivos en condiciones inhumanas por su propios padres, quienes fueron detenidos de inmediato, confirmó la Policía.
Los niños y jóvenes fueron hallados en una casa ubicada en la ciudad de Perris, a unos 115 kilómetros al sureste de Los Ángeles, gracias al aviso dado por una de las hijas, de 17 años, que según el Departamento del Alguacil del condado de Riverside consiguió escapar en la madrugada del domingo y avisar de lo que estaba sucediendo con un teléfono móvil que encontró en la casa.
Cuando los agentes llegaron a la vivienda se encontraron con imágenes impactantes. Varios de los hijos estaban encadenados a las camas, sucios y desnutridos. Se desconoce desde hace cuánto tiempo se encontraban en esas condiciones.
Los esposos David y Louise Turpin, de 57 y 49 años, respectivamente, fueron arrestados y acusados "de tortura y de poner en peligro a los niños". La fianza se fijó en nueve millones de dólares para cada uno.
Dentro de la casa había "varios niños encadenados a sus camas con candados en un entorno oscuro y maloliente, pero los padres no pudieron proporcionar una razón lógica por la que sus hijos eran retenidos", dijo la Policía.
"Los agentes localizaron lo que creían que eran 12 niños dentro de la casa, pero se sorprendieron al descubrir que siete de ellos eran en realidad adultos, con edades comprendidas entre los 18 y los 29 años. Las víctimas parecían estar desnutridas y muy sucias", agregó.
La joven de 17 años que alertó de la situación tenía el aspecto de hecho de una niña de 10. Los 13 hermanos fueron llevados a la comisaría donde se les dio de comer y beber luego trasladados al hospital.
El "New York Times" informó que el padre había obtenido del Estado un permiso para tener en su casa una escuela privada en la que había registrados seis alumnos. La familia se mudó hace algunos años de Texas a California y los padres se declararon dos veces en bancarrota, según el "LA Times".
Los padres de David Turpin, que viven en Virginia Occidental, afirmaron al canal ABC News estar "sorprendidos y consternados" por las acusaciones. Según los abuelos, visitaron a la familia de su hijo por última vez hace cuatro o cinco años. Él y su mujer son profundamente religiosos y se sentían llamados por dios a tener tantos hijos, señalaron.
Varios vecinos aseguraron al diario local "Los Ángeles Times" que los niños y jóvenes no salían solos de la vivienda y que no lucían saludables en las pocas oportunidades que eran vistos.
Una vecina, Kimberly Milligan, dijo al "LA Times" que sólo veía a tres o cuatro niños muy de vez en cuando subiendo al automóvil de la familia y que le sorprendía lo pálidos que se veían. "Yo pensaba que les daban clase en casa. Me parecía que había algo raro pero uno no quiere pensar mal de las otras personas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario