..

Destrozan un busto a Garibaldi un día antes de su inauguración

Fue en la ciudad de San Lorenzo. La escultura se iba a emplazar en plaza Italia. Uno más de un sinfín de episodios de vandalismo.

Viernes 07 de Agosto de 2015

Un busto alegórico a Giuseppe Garibaldi que debía ser inaugurado ayer por la tarde en la Plaza Italia de San Lorenzo apareció destrozado, por lo que debió suspenderse el acto previsto para las 16.30 y del que participarían autoridades municipales y del consulado general y local italiano, entre otras. El episodio se suma a una serie de atentados a bienes y espacios públicos que son frecuentes, especialmente en los barrios de la ciudad.

"No creo que el hecho tenga que ver con Garibaldi concretamente, pese a que se trata de una figura con visos de polémica, ni contra la colectividad italiana. Creo que es un acto más de vandalismo, no tiene otra explicación", aclaró el secretario de Gobierno y Cultura de la municipalidad, Iván Ariel Ludueña, quien a su vez es el corresponsal consular italiano en San Lorenzo.

El funcionario comentó que la obra, que se estima fue destruida alrededor de las 18 del miércoles último aunque "nadie vio nada", fue donada a la ciudad por el médico cordobés Mario Borghese, diputado por América latina en Roma, quien hace un tiempo había visitado la localidad.

"La obra fue realizada por un escultor cordobés y había llegado incluso antes de las elecciones. La íbamos a inaugurar el miércoles pasado pero por la lluvia debió postergarse para hoy (por ayer) a las 16.30, de acuerdo a lo coordinado con el cónsul general, Giuseppe D'Agosto, entre otras autoridades que estarían presentes. Iba a ser un acto institucional con la intención de llevar cultura y hermosear el barrio. Se había reacondicionado toda la plaza, que está en la esquina de Hipólito Yrigoyen e Italia, en la zona norte, cuyos lugares públicos son vandalizados frecuentemente", denunció Ludueña.

Preocupante. Para el funcionario, "este tipo de hechos nos hacen plantear una serie de cuestiones como la intolerancia, el vandalismo crónico, el mero placer de dañar los espacios públicos en zonas como ésta, tan alejada del centro, pero también en otras y en espacios tan importantes como una plaza, que en un barrio significa un lugar de reunión. Pareciera que algunos no resisten que la ciudad crezca y sea hermoseada. Todo esto será abordado la semana que viene en una renión con autoridades policiales del nodo", advirtió.

El secretario de Gobierno y Cultura detalló el sinfín de episodios como el del miércoles, entre los que se destaca "la infinidad de veces que fue vandalizado el busto de Eva Perón, que hace tres años está intacto gracias a que se reconstruyó con un material antivandálico que nos costó sus buenos pesos; el monumento de la plaza del Inmigrante (de tamaño natural) también destruido muchísimas veces y repuesto hace poco; los contenedores de basura que están en cada cuadra y que debemos reponer entre uno y dos por semana porque los roban, queman, rompen las ruedas. Es terrible lo que ocurre con las garitas de colectivos que están vidriadas: las destruyen permanentemente. Y no hace mucho atentaron contra la biblioteca ubicada en la estación de trenes. Esto, es una cuestión netamente cultural y mejorar es una responsabilidad de todos los vecinos", concluyó.

En cuanto al destino del espacio dedicado a Giuseppe Garibaldi, Ludueña anunció que "será reemplazado con alguna imagen relacionada con la cultura italiana, pero con material antivandálico, y la plaza será puesta en valor. De todas maneras, vamos a saldar la deuda con Borghese, colocando una estatua del "héroe de dos mundos" en otro espacio de San Lorenzo. Esperamos que los vecinos cuiden y sean los celadores de estos bienes".

En Rosario y hace décadas, el héroe tampoco se salvó

Aunque Iván Ludueña se encargó de desestimar toda relación entre el episodio y la hostilidad de algunos sectores hacia Giuseppe Garibaldi, no puede dejar de recordarse el atentado que sufrió en Rosario el monumento al héroe italiano que se levanta en Oroño y Cochabamba.
En la obra, tallada en mármol de Carrara en 1882 por el escultor Alessandro Biggi, la figura de Garibaldi aparece sobre un alto pedestal, en cuya base se levanta una estatua al “Garibaldino”, una representación del soldado peninsular.
En la década del 70, un atentado destrozó literalmente a esa estatua. El Garibaldino voló por el aire y los pedazos quedaron depositados por años en el Museo de la Ciudad. En 2010, se encaró una obra de restauración total del conjunto escultórico, y el Garibaldino se reconstruyó completamente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario