Cultura y Libros

Libros nuevos

Domingo 02 de Septiembre de 2018

Cuando la locura se hermana con la lucidez

La hija oscura, de Elena Ferrante. Lumen, 152 páginas, $299.

Leda es una profesora de literatura inglesa, divorciada hace mucho tiempo, dedicada a sus hijas y al trabajo. Cuando ellas se trasladan a vivir con el padre, en vez de experimentar nostalgia y soledad, Leda de repente se siente liberada y decide tomarse unas vacaciones en un pequeño pueblo de la costa. En La hija oscura, la novela más querida por Elena Ferrante, la locura va de la mano de la lucidez absoluta: nada sobra cuando un gesto sin sentido nos acerca a la gran literatura.


El castigo que se les da a los delincuentes, un tema clave

Controlar el delito, controlar la sociedad, de Dario Melossi. Siglo XXI, 336 páginas, $579.

El castigo que recibe un delincuente ¿sirve para rehabilitarlo o para incapacitarlo? El tipo de penalidad que caracteriza a una sociedad en un momento dado se traduce en las tasas de encarcelamiento, en el funcionamiento del sistema de justicia y en el tipo de población que habita las prisiones. A la vez, se cristaliza en las imágenes con que los medios, los políticos y los académicos presentan a los delincuentes, los desviados, los outsiders como verdaderos monstruos.


Aira y un periplo signado por la excentricidad

Prins, de César Aira. Random House,

144 páginas, $299.

Un autor famoso dedicado exclusivamente a escribir novelas góticas decide abandonar definitivamente el oficio. Frustrado y amargado por haber permitido que sus aspiraciones literarias de juventud quedaran sepultadas bajo las exigencias del mercado editorial, decide dar un giro radical a su vida y entregarla al opio. Para conseguirlo cruzará Buenos Aires en el colectivo. El excéntrico César Aira vuelve a jugar sus cartas. Ya lleva escritas más de cien novelas.


Un viaje al delirio entre las sierras cordobesas

Los peregrinos del fin del mundo, de Gustavo Ferreyra, Alfaguara, 360 páginas, $599.

Bruna Yapolski tiene veintiocho años, es virgen, lee a Bataille, viene de estar internada en un psiquiátrico de París y aún guarda pastillas por si acaso. En vísperas de la Nochebuena de 2014, se va de retiro a las sierras cordobesas junto con una extraña cofradía católica. Gustavo Ferreyra vuelve a hacer lo que mejor sabe. A partir de reflexiones alucinadas, deshilacha todo pacto social y une con sarcástica puntada los extremos más opuestos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario