Cultura y Libros

Letra y música de Rosario

La Editorial Municipal celebra sus 25 años con más de 250 títulos de libros y discos publicados, con la participación de más de 500 escritores, músicos, fotógrafos, historietistas, artistas e ilustradores.

Domingo 04 de Febrero de 2018

La Editorial Municipal de Rosario cumplió 25 años y esto se traduce no sólo en el trabajo realizado a lo largo del tiempo para contribuir a la promoción, difusión y circulación de la producción literaria y musical rosarina, sino también habla a las claras de una ciudad en constante desarrollo artístico y que necesita de estos espacios editoriales para seguir sosteniendo y ampliando su horizonte cultural.

Para los memoriosos, y siendo exactos, fue un 30 de julio de 1992 cuando el Concejo Municipal dio despacho a una normativa clave para la cultura local: la ordenanza 5.427, que formalizó la creación de la Editorial Municipal de Rosario, dependiente de la Secretaría de Cultura y Educación. Es por esto que la EMR está celebrando desde el año pasado y con diversas acciones: por un lado, por primera vez el tradicional concurso de poesía local se volvió nacional y su convocatoria sumó a 1.358 participantes (de entre los cuales ya fueron seleccionados los ganadores, cuatro ya publicados y diez más en marzo). Además, montó una intervención en forma de línea de tiempo llamada "Un viaje de 25 años", un recorrido que presenta fechas clave en la historia de la editorial, los primeros concursos, ediciones de libros y cd, menciona destacados escritores y músicos que forman parte del catálogo. La propuesta está expuesta en el hall de la Secretaría de Cultura (avenida Del Valle y Callao).

Oscar Taborda es el actual director de la EMR y explica que "el catálogo de la editorial, tanto de libros como de discos, está constituido por las obras seleccionadas a través de los diversos concursos que la propia editorial organiza, y en los casos que no, pretenden rescatar y poner en circulación, con una nueva mirada, el acervo cultural de la ciudad".

Así, a partir del año 2000 se inició una serie de rescates de autores locales que ahora conforman la Colección Mayor. "La idea, que sigue vigente, fue la de reunir textos dispersos o agotados de autores que consideráramos referentes de la región, precedidos de trabajos críticos exhaustivos, acompañados de material gráfico", dice Taborda

Bajo esa idea se publicaron las obras poéticas completas de Arturo Fruttero, Felipe Aldana, Aldo Oliva, Emilia Bertolé, Beatriz Vallejos, Irma Peirano, la novela Intemperie de Roger Pla, los ensayos y estudios literarios de María Teresa Gramuglio y Adolfo Prieto. "Ahora trabajamos sobre las obras de Fausto Hernández y Facundo Marull, referentes de la poesía rosarina de los años 40 y 50—adelanta Taborda—. Entiendo que la editorial es deudora de una tradición renovadora y a la vez popular, emparentada, en el ámbito local, entre otras, con la experiencia de la Biblioteca Vigil y también con El lagrimal trifurca y La Cachimba, dos revistas-editoriales representativas de los años 60-70".

En 1992 se nombró como primer director al escritor rosarino Héctor Sebastianelli. Luego, estuvieron en el cargo otros editores como Gary Vila Ortiz, Elvio Gandolfo y Pedro Cantini.

"La Editorial Municipal, como expresión de una política editorial pública de nivel local, es un caso único en el país. Cómo pasó de la mera voluntad política de dar cuenta de una producción literaria acotada a una unidad territorial de baja escala, a convertirse en una experiencia de referencia a nivel nacional, se explica por la persistencia en algunas grandes líneas de reflexión y de acción. Por ejemplo dar la batalla por la propia existencia en los espacios y circuitos de circulación y validación, en los medios masivos, en la línea de trabajo que proyectó las primeras producciones de largo aliento, tanto en libros como en discos, sobre el eje de la recuperación de la memoria literaria y musical de la ciudad", dijo Cantini.

Libros y discos

En 1994 se creó el sello discográfico Ediciones Musicales Rosarinas, cuyo catálogo se integra a través de concursos y coproducciones con músicos o agrupaciones, además de grabaciones y recopilaciones de artistas de obra reconocida. Al tono de los tiempos, la editorial abrió un espacio en www.editorialmunicipalderosario.bandcamp.com, para la descarga de sus discos y la escucha de manera digital.

Según recuerda Taborda, "debieron pasar varios años desde su creación para que la EMR comenzara a establecer para sí como un programa de desarrollo: concursos literarios periódicos, selección de jurados, stand comercial, pasantías universitarias, isotipo, planificación de colecciones. Bajo la dirección de Pedro Cantini se inició este proceso. Ese programa constitutivo permitió seguir construyendo y ampliando la editorial, y cuando yo asumí, en 2008, pudo pensarse en concursos de fotografía, de cuentos infantiles, de ilustración, de historieta, en nuevas colecciones, en antologías de poesía argentina o hispanoamericana, en coediciones con otras áreas municipales o con otros sellos independientes, en una página web, en dos e-books y en otra distribución".

Con sede en el Complejo Astronómico, en el parque Urquiza, grande es la tarea del equipo de trabajo que Taborda dirige hace más de diez años. "Tratamos de estar al tanto de todos los aspectos que hacen a los libros y discos y planificamos las distintas acciones de producción y posproducción. Juan Manuel Alonso, que está a cargo del diseño gráfico y el vínculo con las imprentas, trabaja con Lis Mondaini. Diego Giordano lleva adelante las ediciones de discos y Daniel García Helder coordina el área literaria. Contamos además con una empleada administrativa y con dos pasantes, estudiantes de la carrera de Letras, que reparten su carga horaria entre la atención de nuestro stand comercial y en tareas propiamente editoriales, como corrección, búsqueda de información, trabajos de archivo. Además contratamos para determinados proyectos a otros editores, escritores, investigadores, fotógrafos, ilustradores, diseñadores y, llegado el caso, traductores", detalla el director de la EMR.

A la producción de un catálogo propio, en los últimos años se han sumado asociaciones con otras editoriales o sellos discográficos. "Siempre estamos atentos para asociarnos con otras instituciones estatales y también privadas. Con la editorial Ivan Rosado hicimos un libro sobre la obra pictórica de Luis Ouvrard, con Musaraña El volcán, un presente de la historieta latinoamericana; con el sello discográfico Soy Mutante, el CD Mañana, con covers de temas clásicos de Los Gatos".

Con todas las características de una editorial independiente (y, aunque no lo es), se manejan con libertad a la hora de definir líneas y temas de publicación, género y estilo con el objetivo de producir contenido, gestionado de manera casi artesanal. "Con el Museo de la Memoria hicimos El Caso Chomicki y ahora estamos preparando otro, Historias del Segundo Cuerpo del Ejército; para los dos recientes concursos nacionales que realizamos, de poesía y de historieta de temática LGBTI, fue fundamental la aplicación que dispusimos en nuestra página web. Se podían presentar los trabajos de manera digital y eso redundó en una mayor participación. Ahora en febrero, con el mismo sistema, abrimos la recepción de materiales del Concurso Regional de Nouvelle, dirigido a autores nacidos o residentes en las provincias argentinas de Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe, y la república de Paraguay. Tenemos la expectativa de recibir muchos y muy buenos textos", explicó Taborda.

Basta con explorar el catálogo para corroborarlo: más de 250 títulos de libros y discos, con la participación de más de 500 escritores, músicos, fotógrafos, historietistas, artistas e ilustradores.

Cita de honor

Mario Castells. Escritor. Publicó “El mosto y la queresa” y “Trópico de Villa Diego”.

“El ser determina la conciencia”. Cuando me pidieron que refiera la importancia que tiene la EMR para mí, lo primero que me vino a la cabeza es esa frase del pensamiento marxista. No sólo porque premiaron y editaron mi primer libro de ficción —vale aclarar que escribo textos narrativos desde principios de los 90 y la mayoría permanecen perfectamente inéditos—, sino porque el compromiso que demostraron en hacer conocer mis libros, respetando sus particularidades éticas y estéticas, es el que me hizo escritor. Vale decir, yo, aunque ya había publicado dos libros, fui escritor a partir de entonces.
   Me interesa destacar a tres personas cuya responsabilidad es gravitante en lo que produce la editorial y respecto de mis libros editados en ella. Juan Manuel Alonso, Oscar Taborda y Daniel García Helder. He tenido la suerte de compartir con ellos muchos momentos gratos y tengo muchas anécdotas de esa recorrida en común; desde la estupenda y graciosísima presentación de mi libro en Santa Fe hasta la emocionante presentación de El mosto y la queresa en el Centro Español Juan de Salazar de Asunción, junto a mi admirado amigo Bartomeu Meliá. Ocasión en la que me emocioné como un cebolla y perdí la voz. Donde el compromiso con la obra queda más claro aún es en el libro de crónicas Trópico de Villa Diego. Sin la lectura de Daniel el resultado no habría sido el mismo.
   Destacar la labor de la EMR al cumplirse este aniversario es una cita de honor. Cita de honor llamaban los militantes setentistas a esas actividades que debían ser cumplidas con entusiasmo y disciplina. Mi cita de honor con la editorial estatal de mi ciudad, a pesar de un gobierno del que soy declarado enemigo, tiene ese mismo carácter.

Pura delicadeza

Beatriz Vignoli. Escritora, artista visual y periodista.Publicó “Almagro”, “Kozmik tango” y “Reality”.


Cuando me llamó Oscar Taborda para escribir en la colección de crónicas, elegí el lugar donde vivía entonces, un edificio en la zona sur de Rosario que tenía su historia, y quien me contó buena parte de esa historia fue uno de mis vecinos, el actual escritor y editor Lisandro Murray, nieto de uno de los primeros pobladores del barrio.
   Con Lisandro le dimos al proceso creativo de las fotos para el libro la agilidad de estar jugando a buscar las locaciones de una película documental. Al salir el libro, Kozmik tango, lo repartimos entre los vecinos y ellos lo disfrutaron muchísimo, les encantó ser parte de la literatura. Pero la historia no termina ahí ya que entre 2012 y 2013, gracias a un proyecto de la Dirección de Educación de la Municipalidad, el libro se convirtió efectivamente en una película, un corto documental de 20 minutos dirigido por Lucas Cosignani y coproducido entre la Dirección y Mala Frame y nosotros.
   Yo les estoy inmensamente agradecida a la gente de la Editorial Municipal. Además por el cuidado tan delicado que ponen en cada edición. Nora Avaro corrigiendo Reality fue un verdadero lujo. También por el diseño, la gráfica, todo es de calidad, no me quiero olvidar de ningún nombre así que mejor no hago una lista pero lo resumo en dos palabras: mil gracias.

Política cultural

Vanesa Baccelliere. Música. Públicó “Canciones en órbita” (Infantil).

Que Rosario tenga su propia editorial implica el lugar en el que la política de la ciudad pone a la cultura. Me publicaron con Canciones en órbita, un disco de música infantil. Significó que la consideraran positivamente y eso es un apoyo a mi trabajo y un empujón para seguir creciendo.

Impulso

Manuel Martínez. Músico, integrante del grupo La máquina invisible. Publicó el disco”La máquina invisible” (tango).

Con La maquina invisible en 2017 fuimos elegidos por la editorial dentro del concurso que se realiza dos veces al año, para editar nuestro primer disco: Lo habíamos empezado a grabar en 2016 y constituyó nuestra primera producción. Significó un impulso imprescindible desde lo económico, desde la gestión y la producción, porque se sumó la editorial al último trecho de lo que fue la concreción del disco. Fue muy importante para que lleguemos a hacer una excelente presentación y llegar a un buen producto con el que estuvimos muy conformes. La Editorial nos acompañó en lo que necesitábamos en su momento. Que Rosario tenga su editorial es hoy muy importante, sobre todo porque representa un fomento a las producciones que van por fuera de lo comercial porque apuestan a la creación de nuevas músicas locales y muchas veces no cuentan con los fondos o posibilidades de otras grandes productoras. Es imprescindible que siga impulsando a los nuevos artistas y nuevas producciones, dándole espacio a los músicos, cuando cada vez pareciera que se están recortando las posibilidades de mostrar nuestro arte.

Perfil local

Jazmín Varlea. Dibujante. Publicó el fanzine “Crisis capilar”.

En mi caso participé de tres títulos, dos de los cuales fueron por convocatoria. El primero fue la colección infantil de cuento cuando apenas estaba empezando a dedicarme al dibujo. Así que haber editado con la EMR significó sentirme acompañada en las distintas etapas de mi camino como dibujante. Para los artistas de la ciudad contar con un sello que apueste por publicaciones locales permite visibilizar nuestro trabajo. Es muy gratificante editar a través de la EMR porque es una editorial que está siempre en crecimiento y apuesta por el trabajo local. El hecho de que muchas de las publicaciones sean por convocatoria contribuye a que todos tengamos oportunidad de publicar.

Oportunidad

Nacha Vollenweider. Dibujante. Publicó en las antologías “Informe Historieta argentina del siglo XXI” e “Historieta LGBTI”.

Creo que es la primera vez que se publica una antología a nivel nacional sobre esta temática. Me parece una oportunidad muy interesante para difundir y poder reflexionar sobre la diversidad sexual para comenzar a naturalizarla mucho más. Es muy importante la publicación porque siento que de algún modo puedo hacer mi aporte.

Un espacio único

Juani Favre. Músico. Publicó “La paz ciencia” (folclore, pop-rock).

En un panorama nacional difícil, donde cada día se cierran más puertas a la cultura, es destacable que en Rosario, y en la provincia de Santa Fe, sigan existiendo espacios donde se otorgan apoyos a producciones artísticas, siendo actualmente la única provincia donde esto ocurre. Dicho esto, también cabe mencionar que la producción musical en la región es amplia y de gran nivel, por lo cual este tipo de iniciativas resultan insuficientes, y muchos grupos y artistas se quedan sin la posibilidad de acceder a una ayuda que les sería muy útil. Que haya salido mi disco significa, por un lado, la posibilidad de realizar una edición física para la cual no contaba con fondos, y de compensar económicamente el trabajo de la diseñadora, la artista puntana Celina Mundet. Sin esta posibilidad, el disco probablemente hubiese sido publicado solo por internet. Así, acceder al formato físico colaboró para que el trabajo tenga mayor llegada. Por otro lado, me quedó un cierto sabor amargo, dado que a la convocatoria se presentaron muchos colegas cuyo trabajo admiro y respeto, que también hubiesen merecido ser apoyados y que, al igual que yo, lo necesitaban.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario