Cultura y Libros

En la búsqueda del oro

En su primer libro, Santiago Hernández Aparicio muestra una poesía de honda madurez y precisa confección, y hasta arriesga con la métrica y la rima.

Domingo 25 de Febrero de 2018

Poesía. Sermón del tiempo,de Santiago Hernández Aparicio, Baltasara Editora, 94 páginas, $200.


En su primer libro, Santiago Hernández Aparicio muestra una poesía de honda madurez y precisa confección, y hasta arriesga con la métrica y la rima

La posibilidad de llevar la propia subjetividad al campo de la poesía, en un equilibrio con un trabajo formal exigente, así como la captación de esa "armonía del afuera" para volverla materia en los poemas, es el desafío que consigue superar Santiago Hernández Aparicio (nacido en 1990) en su primer libro, comenzando su obra con el pie derecho y mostrando una alternativa a aquella poesía joven que se concentra en una subjetividad ombliguista que muchas veces se limita a balbucear el porrón y el humo del porro.

Resulta patente el esfuerzo por el rigor en el poema que no esquiva los metros ni a la rima, con ecos incluso de cierto barroquismo atemperado. "Una crisopeya insular" refiere en un sesudo epílogo Héctor Piccoli (crisopeya: arte con que se pretende transmutar los metales en oro), clara influencia en Hernández Aparicio.

La temporalidad —desde el título hasta el lustro que le ha llevado al autor confeccionar los poemas— se entrecruza con un espacio físico concreto, la Salta natal. Nos dice "ahí no nací yo, sí en las montañas,/ planicies por la carga amodorrada/ de provincias con el paso de fantasma".

Presentados en cinco secciones diferentes, varios de los textos presentan notas que enriquecen la toma de posesión e incluso abren nuevos sentidos posibles. El libro también se integra con numerosas citas y referencias culturales. Virgilio, Safo, Thomas Mann, Lezama Lima, Kandinsky, Hölderlin (bajo el seudónimo de Scardanelli), Beatriz Vallejos y el propio Piccoli configuran así un entramado de autores y obras que confluyen en los poemas. La fuerte presencia de la mitología clásica se entrecruza con lo regional, conviviendo Apolo con el Familiar (modo de referir al demonio), o también en una zamba para una reina troyana. Asimismo aparecen elementos del rito religioso, ya sea el "sermón" o el "ofertorio", que da nombre a una sección donde aparecen seis sonetos, destacando el poema a un amigo muerto ("Ofrenda a Juan Pablo") así como "Mientras camina bajo la lluvia…" (en el cual la nota alumbra al texto).

Hernández Aparicio consigue así poesía sólida y madura que augura el desarrollo de una obra promisoria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario