Cultura y Libros

El mal conocimiento de la historia

Griegos y romanos estaban obsesionados por la belleza del hombre, y la exhibieron hasta el hartazgo en lugares públicos y privados.

Domingo 21 de Abril de 2019

Estamos más llenos de deformaciones que de informaciones. Y somos intolerantes frente a la ambigüedad que está implícita en la vida. Buscamos lo "químicamente puro" como si nosotros mismos lo fuéramos. Ni la religión ni la política pueden subsistir sin sendos porcentajes de ambigüedad. Como tampoco hay seres humanos que no produzcan desechos, los propios y los del consumo.

Un conocido italiano que vive en Marburgo —personaje muy particular si los hay— me contaba que, como forma de intentar bajar el humo a ciertos alemanes arrogantes con quienes se cruzaba, durante las conversaciones dirigía su mirada constantemente a sus traseros... para recordarles que ellos también tienen que ir al baño.

No señor, no fue la Edad Media la que persiguió a las brujas. Fue la "Edad Moderna" en su plena maduración: en la primera mitad del siglo XVII es cuando la quema de brujas llega a su cenit, lo mismo que las denuncias y la tortura. La inquisición será una idea "medieval", pero se puso realmente peligrosa a partir del "Renacimiento". A Giordano Bruno lo queman en febrero del 1600.

Con el llamado "Descubrimiento" se pone en marcha el genocidio de América, el mismo año se expulsa de España a los judíos. Los españoles se roban toda la plata del Alto Perú y sin embargo España cae oficialmente en bancarrota tres veces seguidas a lo largo del siglo XVI. Ni toda esa sangre bastó para mantener equilibradas las finanzas de una nación europea.

El Renacimiento nada aporta en higiene. Hasta siglos después, nadie supo en Europa que hirviendo el agua se matan los gérmenes.

Las guerras confesionales que genera el seno mismo de la Cristiandad (¡!) comienzan en el XVI y terminan en el desastre de la Guerra de los Treinta Años: Europa entera masacrándose a sí misma desde 1618 hasta 1648. La intolerancia siguió expulsando "herejes": protestantes neerlandeses y franceses emigraron y fueron acogidos en Alemania, en los siglos XVI, XVII y XVIII. Rubens nace en Alemania en 1577 de padres flamencos refugiados. No, Alemania no es el país actual de refugiados, lo es desde aquel entonces —pero judíos alemanes, homosexuales y disidentes tuvieron que optar entre abandonar el país o morir a partir de 1933—...

El Islam no ejecutó en la Edad Media a ningún homosexual, lo hace apenas desde el siglo XX. Es más, la poesía homoerótica medieval árabe tuvo gran difusión, vista como lo más natural del mundo.

Shakespeare escribió Romeo y Julieta, pero le dedicaba los sonetos a su amado Willie Hughes.

Las mujeres reclaman hoy el descolgado de desnudos femeninos de los museos. La sexualización en la historia (hasta el siglo XIX) fue sin embargo del cuerpo masculino. Griegos y romanos estaban obsesionados por la belleza del hombre, y la exhibieron hasta el hartazgo en lugares públicos y privados. Y hay que que esforzarse por encontrar unas pocas figuras de mujeres desnudas en la Antigüedad. ¿Habrá que cerrar los Museos Vaticanos a causa de tanto, tanto hombre desnudo? El Renacimiento tuvo la misma obsesión, y la escultura más famosa del mundo es el David de Miguel Ángel. Sólo que a los grandes del Renacimiento, como a los Medici, nunca se les hubiera ocurrido hacerse retratar desnudos como lo hacían los emperadores romanos. Piénsese si a algún político de nuestra época —pese a todo lo sexualizada que está— se le pasaría por la cabeza retratarse como vino al mundo y exhibirse al público.

Alberto Durero se autorretrató completamente desnudo en el Nuremberg del 1500, con fines seguramente privados (¿amorosos con su "amigo" Pirckheimer o su bello discípulo Hans Baldung?). La obra se conserva hoy en las Colecciones Estatales de la ciudad de Weimar.

El Louvre de Abu Dhabi inaugurado en 2017 presenta arte europeo, pero con la condición de excluir radicalmente cualquier desnudo... Y estamos en el siglo XXI.

Cuando el presidente Bush habló del lamentable atentado del 11 de septiembre de 2001 como la "mayor catástrofe de todos los tiempos", con tres mil muertos, vino a mi memoria de inmediato el bombardeo británico a Darmstadt, Alemania, el 11 de septiembre de 1944, con un saldo de trece mil civiles muertos. Algunos dirán "era la guerra" (como si la muerte hiciera distinciones): ¿será que fue otra cosa que venganza? El argumento que habla de "ataques contra centros industriales" es en este caso, como en otros cientos, absolutamente falso.

Gran mérito el del "Renacimiento" ser fundamento de los Estados nacionales: desde entonces caminando en línea recta hacia los nacionalismos y sus consecuentes catástrofes, a más tardar a partir del siglo XVIII.

¿Son los catalanes tan distintos a los "españoles"? ¿No está impresa en castellano en Barcelona la mejor enciclopedia de una lengua de todos los tiempos: el diccionario Espasa? Hasta la Británica sale mal parada al lado de los cientoveintipico de tomos históricos.... Qué bien que Castilla y Cataluña se unieran en tal empresa. Y que gracias al castellano los catalanes se puedan entender con el mundo.

Sin duda no es nada fácil: tantas mentalidades, tantas certezas, tantos orgullos y anatemas, tanta violencia, tanto hacer de cuenta que no vivimos en el mundo que tenemos, que es uno solo. La nuestra es a la vez la mejor y la peor de todas las épocas por que ha pasado el planeta. Vaya ambigüedad....

Un consejo de Sigmund Freud: el arte de la vida consiste en aceptar las contradicciones.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario