Pandemia

Cuando la traducción borra las fronteras

El próximo viernes, a través de una plataforma virtual, se presenta el libro de una joven escritora italiana traducida por una rosarina. Un proyecto basado en la empatía, que consiguió derrotar a la pandemia.

Domingo 31 de Mayo de 2020

Transcurría el otoño de 2016 cuando la joven poeta italiana María Borio le ponía el punto final a su tercer libro. Allí dejaba una nota en la que daba cuenta de los nuevos regímenes de percepción y relación humanas que se avecinaban, tal vez sin saberlo, al ritmo del avance exponencial de la era digital. Tampoco tendría en cuenta que dos años después viajaría a Rosario para el Festival Internacional de Poesía.

Desde su Perugia natal, esta doctora en literatura italiana nacida en 1985 cruzó el océano y se conectó con una colega rosarina, la licenciada en letras, docente y escritora Marina Maggi, quien sería su voz en castellano en el evento internacional.

“El festival tiene esa dinámica de leer la traducción de poetas extranjeros y a mí me tocó leer poemas de María, que estaba como invitada en la edición de 2018. Y desde ahí me puse en contacto con ella y surgió la idea de hacer las traducciones porque quedé enamoradísima de sus poemas”, le cuenta Maggi a Cultura y Libros.

Ese sería el germen de un proceso en ciernes impulsado por la propia Maggi junto al sello rosarino trasnacional Le Pecore Nere, dirigido por Pina Iannuzzi y Regina Cellino, quienes llevarían adelante un trabajo junto al Consulado de Italia para aspirar a un subsidio y poder editar El otro límite (L’altro limite, 2017), la tercera obra de Borio, dentro de las que se encuentran Da montale alla lirica contemporanea (2013), XII cuaderno de poesía italiana contemporanea (2015), La poesia italiana dal 1970 al 2000 y Trasparenza (2019).

Fue así como se pusieron en contacto con María y surgió la traducción, cuya presentación está prevista para este viernes 5 de junio, a las 18.30, a través de Facebook Live, ya que la pandemia impidió realizar la presentación de forma presencial. En la misma estarán representantes del Consulado Italiano y del Instituto de Cultura de ese país, además de Regina, Marina —como intérprete— y la comunicadora social Paula Turina.

“Empezamos a leer los libros a partir de la recomendación de Marina y nos encantó. Ya veníamos haciendo ese trabajo con (el escritor rosarino) Javier Núñez, a quien tradujimos al italiano, y nos pusimos en contacto con ella para comenzar a hacer las traducciones”, cuenta Cellino.

Mientras Maggi traducía los textos, la editorial italoargentina se ponía en contacto con el Instituto Italiano de Cultura, que está en Buenos Aires, para comenzar a gestionar el subsidio que permitiera realizar las traducciones de la obra de Borio. Ese proceso se extendió por un año.

“A partir de esta experiencia decidimos que este sería el comienzo de una serie denominada Pasajes, que reunirá a poetas italianos contemporáneos; María ya cuenta con numerosos premios”, agrega Cellino.

borio.jpg

Maggi destaca que el cónsul italiano en Rosario, Martín Brook, estuvo muy presente en todo el proceso, y amplía: “Para mí fue todo un impacto porque no conocía a poetas italianos contemporáneos y, a su vez, fue una novedad hermosa y un desafío porque no tenía ningún antecedente en traducción al italiano; la verdad que quedé enamoradísima de la poética de Borio, que es muy joven y exitosa”, destaca Marina.

Para Marina, la poesía de Borio surge como un lazo hacia la vida de los otros, un extrañamiento radical que conlleva sumergirse en la densidad de las palabras para aflorar de nuevo al mundo como a una superficie radicalmente extraña. “Leyendo a María uno tiene la sensación de que pronunciar las cosas no es solo darles un sentido, sino también echar raíces”, apunta.

En el prólogo, Diego Ventivegna dice que la escritura de Borio tiene un grado de angustia por aquello que no puede ser reapropiado del todo. Porque los lugares de lo contemporáneo, que existen por lo general en el plano de lo “virtual”, convocan modos donde las ideas que tradicionalmente se asocian con el terreno de la poesía parecen ya no tener vigencia.

“El otro límite, sólo la imagen, me dijiste, pero lo borro y lo rescribo: letras, les digo, piénsenlas, en cada letra contemplan una palabra con un pie de niño apoyado en la mano de la madre, esa mano en la panza y la panza en un pensamiento”, se lee en un fragmento.

borio4.jpg

Dice Santiago Hernández Aparicio que El otro límite es una prueba viviente de lo que afirmaba la poeta Beatriz Vallejos, acerca de que “el misterio es el hijo de la transparencia”.

El próximo viernes, otra de las participantes de la presentación del libro de Borio será la comunicadora social Paula Turina, quien hará las veces de moderadora.

“Me parece que tiene una manera particular de contemplar las relaciones humanas pero también las rutinas y las formas en las que vivimos. Una frase que me gustó mucho del libro dice: «Mirando somos una cosa que permanece y abre»”.

“También creo que encuentra una forma muy original de hablar sobre un rasgo que nos atraviesa a todos, que es la virtualidad. Es una poeta que espero que irrumpa en la poesía de habla hispana”, cierra Turina, entusiasmada y agradecida a Le Pecore Nere por formar parte de un proyecto que, al parecer, no ha encontrado límites a pesar de la pandemia viral. Porque dentro de un marco de incertidumbre, como afirmó Gustavo Cerati, la poesía es la única verdad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario