Poetas de las ciudad

Balas de goma

¿Qué comprarán con los dineros del pueblo? ¿Dónde pondrán las moneditas que azulean por las mejillas y el bolsillo del alma nuestra?

Domingo 19 de Agosto de 2018

Balas de goma

a Marcelo Scaravilli



¿Qué comprarán con los dineros del pueblo?

¿Dónde pondrán las moneditas

que azulean por las mejillas

y el bolsillo del alma nuestra?

¿Qué harán con el hedor que resta

en el nosotros pequeñito

y en los ojales

de nuestro sueldo agonizante?


¡Balas de goma

parirá la noche

de los ricos!


Desde la cabeza verdiblanca

de este cerro

que da a la calle French (¡oh, dulce jacobino!)

la vida ahora escupe un dolor

de perfil ya vivido

y viene el mediodía a decir

las balas de goma

que masticará el obrero digno,

envuelto en su poncho de alumbrar

el recodo donde respira lo justo.


¿Qué traen en sus puños

de dulzura antigua,

entre las piedras de la Plaza

de los Dos Congresos,

nuestros abuelos del alba enhiesta?

Un decreto que reparte astillas,

que degüella las canciones nuevas

de los mejores hijos,

y distribuye balas de goma

para intentar clausurar

el sueño exuberante,

esa unánime ciudadela

que dirá la palabra de todos,

aquella Comuna (*) justa y libre

que repartirá el pan rojo del futuro.


Capilla del Monte

17/01/2018

(*) Alude a la Comuna de París de 1871


Moreno


a la memoria de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez



Éranse una mujer y un hombre

rotos en su lumbre,

mientras el jueves era apenas

un niño que berreaba,

y el Conurbano ponía su cuerpo

y la partitura del invierno

a brillar en su corchea digna.


Honremos estos latidos ahora truncos,

que echaban todo el sábado a andar,

a entibiar su piel

en la taza humeante

del café temprano

y del asombro.


Y érase el dolor de Moreno

iluminando sus perfiles intactos,

derrotando a la noche del látigo

con su antorcha popular

en los andurriales del destino.


Viva mi pueblo,

que se yergue

sobre el cuadrante

de este tiempo oscuro,

con su rostro tallado

en la cantera de lo justo!


¡Que viva este corazón de pie

y el puño que crece

macerado en la luz!


¡Que se levante la piel suave

de los hombres

desde este manojo de sueños!


05/08/2018


El lobo de Hobbes

A mis compañeros trabajadores,

con quienes construimos

la jornada memorable

del 29/04/2016




Río de puños

sosteniendo el lienzo

allí donde el dialecto obrero

escribe el latido de la historia.


Por las escalinatas

de Ingeniería

el lobo de Hobbes,

montado sobre lomo de dólar,

enciende harapos

bajo la frente proletaria

del mundo.


Alabadas sean las muescas

de la herramienta

en declinación,

frente al gesto impiadoso

del burgués

y a la mueca gélida

de este salario que no alcanza.


Ahí llegan los compañeros

del alba,

con sus codos siempre besándose,

con sus manos puras

dibujando la tarde,

enseñándole a la luz

su oficio.



30/04/2016

0.47


Por Eduardo Valverde

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario