ConTacto

Pipi Piazzolla: "Mi abuelo me regaló mi primera batería"

El nieto del legendario músico y compositor Ástor Piazzolla y líder del sexteto Escalandrum habló en exclusiva con ConTacto sobre los preparativos para celebrar los 100 años de su abuelo y el lanzamiento de su nuevo álbum.

Jueves 03 de Diciembre de 2020

Su apellido es sinónimo de música del más alto nivel y reconocido en todo el mundo. Daniel “Pipi” Piazzolla, nieto de Ástor Piazzolla, supo hacerse su propio camino en una industria muy competitiva, valiéndose de mucho estudio y práctica constante. Con una clara vocación, decidió dedicarse a la música, a pesar de la resistencia inicial de su familia. Hoy se ha convertido en uno de los mejores bateristas de Argentina, siendo uno de los pocos que logró incorporar el ritmo de la batería al tango. Su sexteto Escalandrum combina el nuevo jazz argentino con la música popular. En 2012, fue galardonado con el “Gardel de Oro” y “Album del Año” por su trabajo “Piazzolla plays Piazzolla”.

¿Qué hiciste durante este año tan particular sin conciertos?

Estuve básicamente practicando un montón de instrumento, dando muchas clases online, haciendo muchas grabaciones y varios streaming. Hasta que termine el año seguiré con la misma tesitura, tratando de ir mezclando el disco de Escalandrum que va a salir el año que viene. Se va a llamar “Piazzolla 100”. Es todo dedicado a mi abuelo, porque el año que viene cumple 100 años. Estoy planificando de a poco lo que va a ser el 2021, que espero que la situación se normalice. Si es así, seguramente tenga muchas presentaciones en Argentina y también afuera del país.

¿Cuándo es la fecha de lanzamiento del nuevo proyecto de Escalandrum?

La idea es que salga el 11 de marzo que es el cumpleaños de mi abuelo. Me gustaría que salga justo ese día, vamos a ver si es posible. Pero alrededor de marzo de 2021 va a estar en la calle, en todas las plataformas, en vinilo, en CD, de todo, hasta videoclip.

Escalandrum.jpg
Escalandrum junto a Elena Roger presentaron recientemente “Proyecto María Elena Walsh” por streaming desde el Teatro Coliseo

Escalandrum junto a Elena Roger presentaron recientemente “Proyecto María Elena Walsh” por streaming desde el Teatro Coliseo

¿Cuáles son los planes para celebrar los 100 años de tu abuelo?

Va a estar lo que es “Experiencia Piazzolla” en el Konex en septiembre. Es un festival que ya se hizo varias veces, del cual soy curador. Hicimos un anticipo por streaming hace un mes atrás. Ya está la programación. Tengo entendido que el CCK va a hacer conciertos de Piazzolla durante todo el año, invocando a todas las orquestas que tuvo mi abuelo, a un montón de formaciones, artistas nuevos que lo hacen a su manera, muestras de arte y una muestra inmersiva. También el Teatro Colón y la Usina del Arte van a hacer cosas. En todo el país se van a realizar homenajes y en todo el mundo.

¿Cómo era la relación entre vos y tu abuelo?

Muy buena. Tuve la suerte de que me llevara a todos los conciertos que daba acá en Buenos Aires. Teníamos una relación muy cercana. Siempre me tenía en cuenta. Cuando no estaba de gira me pasaba a buscar y me llevaba a conciertos, a comer, a tomar algo o hablar de música. Me regaló mi primera batería. La verdad que la mejor.

¿Por qué la batería y no el bandoneón?

No se dio… A mí nadie me obligó a hacer nada. Elegí el piano cuando era chico, estudié piano clásico y después me pasé a la batería porque me empecé a enganchar mucho con el ritmo y encontré mi lugar ahí. Estuvo bueno, porque con la batería podés tocar un montón de estilos. Lo que más me gusta es que la batería nunca deja de tocar. Disfruto mucho ese instrumento que tiene una relación muy directa con África, con el nacimiento de la música. Me apasionó mucho eso.

¿Qué música escuchás?

Escucho mucho jazz moderno, en primer lugar, con todas estas mezclas estilísticas que involucran jazz de actualidad. Me gusta mucho la música brasilera y el rock. Escucho constantemente, desde siempre, el segundo quinteto de Miles Davis con Wayne Shorter, Herbie Hancock, Tony Williams y Ron Carter. Una vez por semana algo de ellos escucho. Una música del futuro.

Mañana es el Día del Tango, ¿cómo te vínculás con el género?

Es buenísimo. Tengo muchos amigos dentro del tango a los cuales respeto y me respetan. He grabado discos para la mayoría de ellos. Es una relación hermosa. Yo soy un hombre de tango también. Soy de los pocos bateristas que pueden tocar tango. Estoy dando una cátedra ahora en General Roca en el Instituto Universitario Patagónico de Artes donde enseño cómo se toca la batería en el tango, que es algo sobre lo que no hay libros. Me encanta tocar el género y tratar de inventar ritmos para poder acompañar.

Si tuvieras que elegir una canción que identifique tu historia de vida, ¿cuál sería?

“Libertango” podría ser. Un tema hermoso y que tiene un significado profundo: la búsqueda de la libertad. En mi caso, la libertad musical.

¿Por qué decidiste inclinarte por la música?

Un día nada más estudie otra carrera y fui a la facultad por presión familiar. Cuento esto siempre, porque es importante que la gente sepa que no solo los padres de los pibes que estudian a veces están en contra de que los hijos quieran ser músicos. Me pasó a mí también que soy nieto de Piazzolla. Ese día decidí que eso no era para mí y ya ahí me volqué 100% a la música. De parte de la mitad de mi familia había como miedo, porque a mi papá económicamente le costó mucho todo y a mi abuelo también, que pudo disfrutar de un bienestar económico en los últimos seis años de su vida nada más. Si uno se toma la música de una manera seria y aprende el oficio posiblemente puedas trabajar de esto. Si vos soñás que la vas a pegar con tu banda de barrio, ahí ya está más complicado, porque solo el 1% la emboca.

¿Cómo es un día de tu vida?

Me levanto a las 7, practico hasta las 11 normalmente, que es cuando tengo a mi primer alumno. A partir de ahí empiezo a dar clases. Cuando tengo un hueco vuelvo a practicar. Doy clases hasta las 16 o 17 y después me voy al parque con mi hijo. Por la noche, a veces grabo algún streaming o concierto. Cuando no estaba el covid, era prácticamente tocar todas las noches y estar ocupadísimo ensayando con miles de grupos y grabaciones. También llevaba y traía a los chicos a la escuela, una vida bastante vertiginosa. Espero que esto me sirva de enseñanza e ir haciendo las cosas de a una a la vez cuando se normalice todo.

¿Qué te gusta leer?

Biografías de músicos, que voy buscando de internet, o data que me sirva para mi profesión.

¿Con quién te gustaría tocar?

Con Escalandrum.

Pero esa es tu banda…

No tengo otra elección. Me gusta tocar con gente que la pase bien, más allá de los nombres. No tengo un sueño o ambición de tocar con alguien en particular. Tuve la suerte de tocar con muchos músicos enormes. Ahora mi único deseo es seguir tocando rodeado de buena gente, con buena onda, que toque lindo y que tenga ganas de ir para adelante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS