POLICIALES

Confirman perpetua para el asesino de una dirigente trans pero bajo otra figura

La Sala I de la Cámara de Casación decidió dejar de lado la figura de "travesticidio" al ratificar la pena a quien mató a Diana Sacayán

Martes 06 de Octubre de 2020

La Cámara Nacional de Casación confirmó la prisión perpetua para Gabriel David Marino por el homicidio de la dirigente trans Diana Sacayán, cometido en octubre de 2015 en el barrio porteño de Flores, aunque le quitó el agravante de “odio a la identidad de género”, empleado en el fallo inicial de 2018. En ese sentido, la Sala I de la Cámara resolvió “rechazar el recurso de casación interpuesto por la defensa de Marino y confirmar la condena impuesta” aunque bajo el encuadre de “homicidio calificado por haber mediado violencia de género”.

En una resolución por mayoría, los camaristas revocaron el agravante de “travesticidio” de la condena dictada por el Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 en junio de 2018, cuando consideraron que Marino, de 27 años, había actuado por “odio a la identidad de género” de la dirigente transexual.

Los jueces Patricia Llerena y Gustavo Bruzzone conformaron la mayoría para confirmar la pena bajo la figura de homicidio agravado por “violencia de género”. En cambio, su colega Jorge Luis Rimondi votó en minoría por confirmar la condena con la calificación de homicidio agravado por alevosía. En lo que sí coincidieron los tres jueces fue en descartar el agravante del “odio de género”.

>> Leer más: Gran marcha y protesta contra los travesticidios en Plaza de Mayo

El juez Rimondi dijo que “el caso no presenta un grado de violencia del que pueda colegirse un prejuicio o discriminación hacia la víctima”y explicó que las heridas que Sacayán presentaba en sus pechos “condice mucho más con la idea de uno de los tantos intentos no asertivos por matar a la víctima que con la idea de dejar un mensaje hacia rasgos característicos de su identidad”.

El juez también subrayó que “no se cuenta con dichos de la víctima que de forma previa haya dado cuenta de una expresión transfóbica por parte del imputado”, que “no se ha encontrado en el lugar del hecho ninguna señal de esa expresión de odio” y que el crimen “no coincidió con un día significativo para la comunidad LGBTIQ+”.

Al fundamentar el “femicidio”, la jueza Llerena sostuvo que “en el caso se verifican los requisitos típicos indicados por la ley ya que el hecho fue realizado por un hombre en perjuicio de una mujer”. Y destacó que a partir de 2012 “se han abandonado los criterios biologicistas para la determinación del género. Como se ha visto, se ha acreditado sin mayor controversia que Diana Sacayán era mujer en los términos previstos por la ley argentina”, agregó Llerena.

Sacayán tenía 39 años, había nacido en Tucumán y era una activa militante por los derechos sexuales. La asesinaron entre el 10 y el 11 de octubre de 2015 en un departamento del barrio de Flores y su cuerpo fue hallado dos días después amordazado y atado de pies y manos. Tenía 27 lesiones, 13 de ellas producidas por un cuchillo de 20 centímetros de hoja secuestrado en la escena.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS