..

Con los días surgen más detalles del crimen de una chica en Concordia

Conforme pasan los días, se conocen más detalles escabrosos del crimen de Josefina López la adolescente de 17 años mutilada y semienterrada en un parque público.

Domingo 30 de Agosto de 2015

Conforme pasan los días, se conocen más detalles escabrosos del crimen de Josefina López la adolescente de 17 años de Concordia, Entre Ríos, mutilada y semienterrada en un parque público. El único detenido por el hecho es su tío político, un bonaerense que cuenta con antecedentes por violación y que ahora es acusado por su propia hermana, que asegura que a ella también la quiso flagelar cuando era menor de edad y que para defenderse le gatilló, sin éxito, porque el arma estaba descargada. "Si hubiera tenido balas, esta chica estaría viva", se lamentó.

Se presume que Juan Carlos Acuña (47) mató a Josefina porque ésta amenazó con delatarlo ante su tía materna, sobre la relación que ambos mantenían en secreto y aparementemente a cambio de dinero. Trascendió que el hombre le quitó la vida destrozándole el rostro con una piedra de grandes dimensiones, y la dejó tapada con ladrillos de una vieja construcción del parque San Carlos de Concordia. Con absoluta frialdad, regresó a su casa, miró un partido de fútbol y se acostó a dormir junto a su esposa.

Al día siguiente habría regresado para comenzar con la tarea de seccionar con un cuchillo el cuerpo de la víctima, lo cual habría concluido al tercer día desde el homicidio. A las partes mutiladas las dispuso en ese mismo predio, distantes a pocos metros unas de otras, semienterradas con la expectativa de que algún perro vagabundo y alimañas se ocuparan de terminar de borrar rastros. A 27 días de reportada como desaparecida (el 29 de julio último), la policía dio en primer lugar con parte del torso y las piernas, y horas más tarde halló la cabeza y el resto de los miembros.

Basándose en las comunicaciones a través de Facebook y de celulares entre la menor y su tío, la investigación apuntó directamente hacia "Víbora" Acuña, quien hacía dos años que se había asentado en Concordia, en pareja con la tía materna de Josefina, a quien habría conocido a través de las redes sociales. Tras radicarse en la ciudad, el hombre se dedicó al cultivo de arándanos.

Ni bien trascendió la noticia del macabro hallazgo de los restos de Josefina, los vecinos de Acuña se organizaron espontáneamente, con la intención de lincharlo, prendiéndole fuego a la casilla donde vivía, en el barrio El Sol. El hombre fue rescatado por la policía y trasladado en principio a dependencias policiales locales y luego a la Unidad Penal Nº 2 de Gualeguaychú, donde quedará preso preventivamente por 90 días, de acuerdo a lo dispuesto por el juez suplente de Garantías, Pablo Garrera.

El Ministerio Público Fiscal se tomó casi las 48 horas que tenía de plazo, desde el momento de su detención el martes pasado, para indagar al acusado, quien se abstuvo de declarar, según le recomendó su defensa, que está en manos del representante de la Defensoría de Pobres y Menores de Concordia, Jorge Sebastián Tito. La causa hoy está caratulada como "homicidio agravado por femicidio", un delito para el cual la Justicia prevé una condena de prisión perpetua, en caso que el acusado sea encontrado culpable.

Pasado oscuro. Se supo que el "Víbora" es un ex boxeador oriundo del partido bonaerense de Baradero. Paola Acuña (38), su hermana por parte de madre, declaró recientemente a la prensa concordiense que ella también intentó ser abusada por su hermano cuando tenía apenas 14 años y que sabía de otros abusos que éste habría cometido. En comunicación telefónica desde Baradero con el diario Río Uruguay, la mujer contó que en una oportunidad se defendió de su agresor intentando dispararle con un arma de fuego, pero ésta estaba descargada. "Si hubiera tenido balas, esta chica de Concordia estaría viva. Yo estaría presa, pero esa familia no tendría que estar sufriendo por este maniático", dijo acongojada.

El ataque fue en la casa donde Paola ya vivía con su pareja, que era efectivo de una fuerza de seguridad. La mujer dijo que tomó el arma de su concubino y gatilló, con "la mala suerte de que el arma estaba descargada". Contó que siempre temió por la seguridad de una de sus hijas, por una amenaza que oportunamente le hizo Acuña y acotó que su caso no fue el único, ya que "tiempo antes había atacado a una chica en las vías del tren en Baradero. La golpeó y abusó, pero él no fue preso".

Libre por buena conducta. Lo concreto es que después Acuña "se fue a vivir a la ciudad de Lima y estaba juntado con una chica, con la que tuvo tres hijos", pero se "propasó con la cuñada y salió disparado de allá, fue cuando se fue a Alsina, más cerca de Baradero". Fue después de eso que se conoció el caso en el que "golpeó a una chica, la abusó y la dejó casi muerta. Pero la chica tuvo suerte porque la encontraron pidiendo auxilio, estuvo un mes peleando por su vida en el hospital y se salvó", recordó la hermana del victimario.

Por este hecho el violador estuvo condenado a siete años de cárcel, pero sóilo cumplió tres "porque le dieron la libertad por buena conducta y ahora me entero lo que este desgraciado le hizo a esa joven en Concordia", expresó Paola, quien considera que el de su hermano es un cuadro irrecuperable: "Por eso, la verdad que no entiendo a los jueces, porque a este tipo de gente hay que darles cadena perpetua", sentenció.

"Lo que me hizo a mí me marcó para toda la vida. Lo que pasó en Concordia lamentablemente no me sorprendió. No salí por ningún medio a hacer declaraciones, pero de alguna manera necesito pedir perdón a los familiares de esa chica (por Josefina), si bien por más que les diga lo que les diga, sé que no hay consuelo posible para ellos", concluyó la mujer.

Emergencia en violencia sexual

En la plaza 1º de Mayo de Paraná, organizaciones y ciudadanos nucleados en la Multisectorial por los Derechos de las Mujeres realizaron el viernes pasado por la tarde una manifestación, volanteada y recolección de firmas para exigir al gobierno de Entre Ríos que declare la emergencia en violencia sexual y doméstica, de manera que se tomen las medidas y se destinen los presupuestos necesarios para terminar con este flagelo social.

"Para que no haya más Josefinas", fue el lema de la convocatoria, en cuyo marco se realizaron distintas intervenciones, como un mural móvil pintado en vivo, como forma de transmitir la toma de conciencia sobre una problemática que se cobra cientos de víctimas por año.

"Buscamos poner en foco lo que pasó con Josefina López y visibilizar la violencia de género", y "que se ponga como prioritario en la agenda política esta cuestión, teniendo en cuenta que hay un montón de mujeres que hacen la denuncia pero no reciben respuesta por parte de los organismos estatales por falta de presupuesto y por falta de voluntad política: no hay refugios, no hay una contención interdisciplinaria y terminan muriendo en manos del agresor", señaló a una agencia entrerriana de noticias Victoria Salomón, estudiante de psicología y militante de la Juventud Comunista Revolucionaria, quien participó de la movida.

Mientras tanto, miles de mujeres alcanzadas por esta problemática permanecen en el desamparo y libradas a su suerte. No hay estadísticas oficiales, pero se estima que en lo que va del año, ya hubo 277 víctimas mortales, según lo reflejan las trágicas crónicas policiales.

En el documento que se remitirá al gobierno entrerriano, se destacó que las leyes sancionadas durante el kirchnerismo, como la "de protección integral a las mujeres" o la número 26.485, que se propone «erradicar, prevenir y sancionar la violencia hacia las mujeres» ha sido producto de luchas históricas del movimiento de mujeres. Sin embargo señalaron que "queda demostrado que hacen falta medidas de reglamentación y presupuestarias para que sirvan a la causa para la que fueron creadas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario